Top Menu

 

Eduardo Rodríguez, el amuleto de Boston

El emergente
Ignacio Serrano

Zimbio.com
Eduardo Rodríguez ha ganado 7 de los 8 juegos en los que ha tenido decisión en 2018. Más importante que eso, los Medias Rojas han triunfado en 11 de las 12 veces que el zurdo ha lanzado en esta temporada.

La actuación del carabobeño ha sido brillante. No aparece entre los líderes en efectividad, pero ha sido parte de la gran campaña de Boston.

Ningún pitcher venezolano ha sido parte estable de una rotación con promedio de victorias superior a ese de .875 que exhibe Rodríguez, que tiene marca de 7-1 después de 12 comienzos.

Ese registro hasta ahora supera la marca para venezolanos, impuesta por Félix Hernández en 2009 con .792, cuando lideró en juegos ganados la Liga Americana y cerró con un balance de 19-5. Johan Santana consiguió .769 en el único torneo en el que un venezolano ha conseguido 20 lauros, aquel de 2004, en el que tuvo foja de 20-6. Y Aníbal Sánchez tuvo la misma media en 2006, aunque su registro fue de 10-3, porque únicamente hizo 18 salidas.

Queda todavía mucho camino por recorrer, pero lo hecho por Rodríguez en estos dos meses es llamativo.

Los Marineros perdieron 9 de los 34 cotejos que empezó el Rey Félix en ese 2009, que permanece como una de sus más notables cosechas.

El desempeño global del siniestro valenciano todavía no es comparable con el de Hernández de esa zafra o el Santana de 2004. Aquellos dos compitieron por el premio Cy Young, mientras que éste aún está en la ruta que eventualmente pudiera convertirle en uno de los mejores de la Liga Americana. Su desempeño es 21 por ciento superior a la media del joven circuito, de acuerdo con la efectividad ajustada, mientras que el derecho de Flor Amarillo fue 71 por ciento mejor que sus pares y el zurdo de Tovar lideró su liga con un rendimiento 82 por ciento por arriba de sus colegas.

Nada de eso desmerita a Rodríguez, que empieza a demostrar, con 25 años de edad, todo aquello que se decía de él cuando los patirrojos lo adquirieron en un cambio con los Orioles, en una transacción en la que cedieron al relevista Andrew Miller, en julio de 2014.

Esta es su cuarta justa en las Mayores y ya promete ser la mejor de todas. Es líder entre los criollos con 10,5 ponches por cada 9.0 innings, la mejor rata de su carrera en ese departamento, y su media de 2,9 bases por bolas en el mismo trecho también es la mejor en su corta carrera arriba.

Todo eso hace que también exhiba la más sobresaliente relación de abanicados y pasaportes en sus cuatro campeonatos en la MLB, con 3,67 fusilados por cada pasaje gratis, y también ha mejorado ligeramente la frecuencia con la que recibe cuadrangulares, en contraste con lo hecho durante su trayecto previo.

El dominio de E-Rod también ha mejorado. Los rivales batean para .228 en su contra, tienen un OBP de .294 y un slugging de .554, lo que equivale a un OPS de .648, cifras todas que engalanan su hoja de servicios y mejoran todo lo hecho en los torneos anteriores.

Todavía tiene tareas pendientes para aumentar su estatura y compararse con Hernández o Santana. Necesita ir más lejos en cada compromiso, por ejemplo. Apenas dos veces ha llegado al séptimo inning en 2018 y en siete de 12 oportunidades no ha completado 6.0 actos. Pero está en medio de su mejor cosecha. Y Boston hace fiesta cada vez que sube a la loma.

Columna publicada en El Nacional, el viernes 8 de junio de 2018. 

Compartir:

Publicar un comentario

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes