Top Menu

 

A Miguel Cabrera y Víctor Martínez les tocará cargar con Detroit

El inicialista aragûeño comenzó a batear este lunes y el designado guayanés se reportó libre de los problemas cardíacos que le afectaron la temporada pasada. El par de venezolanos son ahora los bastiones casi únicos de unos Tigres en reconstrucción

Seattle Mariners v Detroit Tigers
Zimbio.com
Por Ignacio Serrano
El Nacional

El swing se Miguel Cabrera, y sobre todo, el seco sonido que produce su bate al contacto con la  pelota, marcaron el rumbo noticioso en el campamento de los Tigres de Detroit y en la expedición venezolana este lunes en el Spring Training.

Cabrera, uniformado desde el domingo, entró a la caja de bateo en el complejo de Lakeland, en Florida, para su primera prueba desde que los médicos le mandaron a parar en septiembre, al descubrirle dos hernias discales en la parte baja de la espalda.

El aragûeño está saludable. Así lo proclamó el día anterior y así lo demostró en esta prueba inicial, que el departamento de prensa de los bengalíes se encargó de replicar a través de las redes sociales, con el entusiasmo de quien sabe lo que el toletero derecho es capaz de hacer cuando está en plenitud de facultades.

“Me siento mejor, más natural”, había dicho Cabrera al diario Detroit News, la tarde anterior. “Puedo decir que estoy libre de dolor por primera vez en mucho tiempo. Me siento bien”.

La buena condición física de Cabrera y la recuperacion de su compatriota Víctor Martínez son buenas noticias para los felinos y muy esperadas novedades en una organización en pleno proceso de reconstrucción, que ha salido de varias estrellas desde julio pasado y que depende en mucho de la pareja de venezolanos para tener un año medianamente competitivo.

Martínez, que prácticamente perdió 2017 por problemas cardíacos, se sumó a los entrenamientos este lunes, libre de la arritmia que le llevo a una sala de emergencia y que por dos veces le tuvo en la lista de incapacitados, donde cerró la zafra pasada.

De acuerdo con el reporte de MLB.com, el guayanés se siente bien y no tendrá restricciones de ningún tipo, cinco meses después de ser sometido a una cirugía de ablación, con la que los médicos buscaron corregirle el problema.

Ambos criollos vienen de cosechas por debajo de sus promedios, pero se mantienen como necesarios titanes en el lineup rayado, debido a los tiempos de cambio que vive el club.

La renovación es total. Acaso el antesalista Nick Castellanos, posiblemente devenido jardinero derecho, se mantiene entre los maderos que pueden hacer daño con extrabases ante los pitchers contrarios.

Ya no están J.D. Martínez, Ian Kinsler ni Justin Upton. Pero al menos Cabrera se siente fuerte, una condición que había desaparecido por la constante molestia en la espalda.

“Es un asunto que he tenido durante muchos años”, le había dicho al sitio Michigan Live. “Me afectó más el campeonato pasado. Perdí mucho poder y fuerza. Se pudo ver en mi rendimiento. No pongo excusas, pero así son las cosas”.

Cabrera viene de su peor torneo, pero Martínez también tiene mucho más que demostrar, a pesar de tener ya 39 años recién cumplidos.

El nativo de Ciudad Bolívar entra en el último año de su contrato de cuatro campañas, que firmó antes de la zafra de 2015 por un monto de 68 millones de dólares.

En la zafra final de su actual convenio, Martínez tratará de compensar el bajón experimentado desde la firma, pues a partir de entonces tiene promedios de .266/.327/.412, con 48 jonrones y 197 empujadas en tres torneos.

Hoy se alistan sanos y optimistas ante el desafío. No será poca cosa. Además de luchar contra el paso del tiempo, les toca ser guerreros solitarios en un lineup en total reconstrucción.

Ignacio Serrano

Publicado en El Nacional, el martes 20 de febrero de 2018. 

Compartir:

Publicar un comentario

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes