Top Menu

 

Omar López ganó la primera batalla en la guerra de estrategias

Notas de los
Caribes de Anzoátegui

El manager Omar López ganó la primera batalla táctica en la guerra de estrategias. Su par José López mantuvo al zurdo Alejandro Soto en el morrito ante René Reyes, en la parte alta del octavo tramo, con Niuman Romero en la intermedia, pensando que el margariteño podría ser más peligroso a la zurda contra el derecho Felipe Paulino, que calentaba en el bullpen. La mezcla de cuatro ambidiestros, tres zurdos y dos derechos que López hace en el lineup obliga a pensar constantemente qué hacer en momentos así. Reyes, que en la eliminatoria aporreó a tiradores de las dos manos, tuvo .370 de average y .792 de OPS ante diestros y .417 de average y 1.068 de OPS contra siniestros durante el campeonato, salió a hacer swing grande desde el inicio y con el tercero de esos swings desapareció la pelota por el left, para sentenciar el cotejo.

El triple de Luis Sardiñas contra Junior Guerra fue uno de tres extrabases (casi la mitad de los siete hits) conectados por los indígenas. También  fue el segundo tribey de los orientales en lo que va de enero. El otro, curiosamente, fue del grandullón Luis Jiménez.

Daryl Thompson nunca había permitido carreras en una final, antes de abrir esta vez con Anzoátegui. En sus primeras dos salidas trabajó como mínimo 7.0 actos y nunca permitió rayitas. Sin embargo, a pesar de las dos anotaciones en 5.1 tramos que recibió de Cardenales, deja en 0.93 su efectividad en este tipo de encuentros, igualmente notable.

Caribes tuvo en el bullpen a sus dos abridores zurdos pautados para Puerto La Cruz, Logan Darnell y Carlos Teller, disponibles para hacer unos 30 pitcheos en relevo. Darnell fue el primer auxilio al que llamó Omar López como bombero y, aunque embasó dos hombres, se fue con 1.1 innings en blanco.

Nick Struck sigue dando la hora como cerrador de la tribu. Por tercera vez apareció en la lomita y nuevamente se anotó el salvado, para ayudar a Caribes a tomar la ventaja en la final contra Cardenales.

Rafael Ortega exprimió a Junior Guerra. De sus 80 envíos, 19 fueron ante el patrullero central de los orientales.

Magglio Ordóñez, principal propietario de Caribes, se presentó en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez, este sábado. “Me pican los pies por jugar”, confesó delante del periodista César Sequera.

Compartir:

1 comentario :

  1. Lamentablemente a José Moreno le pegó la presión. A Guerra le dejó un bateador demás, al igual que a Soto. Sí los bates fuertes del Cardenales no hacen lo mismo que hizo René Reyes, buscar el el batazo largo cuando se necesitaba, poco haremos con los 10 o más sencillo que suelen batear.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes