Top Menu

 

La marcha atrás de Margarita

El emergente
Ignacio Serrano

N/D
El manager Henry Blanco
Quizás esta debía ser la temporada en que los Bravos dieran un paso más allá y avanzaran hasta donde todavía no ha llegado la franquicia.

Los insulares soñaron en enero hace 11 meses, antes de ver cortado su avance en los playoffs. ¿Era este el momento?

El fin de año encuentra a Margarita en la tristeza. No se dieron los resultados. Los neoespartanos nunca dejaron las posiciones inferiores. No lograron competir.

Hubo una diferencia capital entre los pasados dos campeonatos y este. En aquellos, los orientales avanzaron después de un firme octubre. El buen pie de la primera mitad les permitió cosechar su clasificación. Ese libreto no se dio ahora. Por eso, la eliminación.

Los Bravos compiten en inferioridad de condiciones. No hubo otra escuadra con menos grandeligas venezolanos en 2017. Mientras Magallanes, Aragua, Caracas o La Guaira rondaron la veintena, los margariteños fueron menos de una tercera parte.

Procedentes de la MLB, esta vez sólo se reportaron Breyvic Valera, que llegó lastimado y se sumó tarde, y José Osuna, que consiguió permiso por apenas un mes.

Es un roster joven, con talento innegable. Su pitcheo colectivo está cerrando con 4.02 de efectividad, la segunda mejor en la liga, apenas por detrás de las Águilas, que muestran 3.93, con la ventaja para ellas de jugar en el estadio más hostil a los bateadores.

Esa juventud emergente se reflejó en otros aspectos, como la veintena de criollos que hicieron su debut en la pelota profesional. En las primeras de cambio, muchachos como Alfredo Angarita, David Rodríguez o Imeldo Díaz ayudaron a que la divisa no estuviera lejos de las casillas intermedias. Cuando los demás comenzaron a incorporar peloteros de mayor recorrido y peso, las diferencias se ampliaron.

Eso selló la suerte neoespartana. La eliminatoria, se sabe, tiene una primera parte menos exigente y una segunda mitad mucho más competitiva. Todos los clubes dependen de novatos y reclutas al inicio. Los dirigidos por Henry Blanco sacaron provecho de eso en el pasado. Al empezar mal esta vez, quedaron tempranamente sentenciados.

Así se explica el resultado. Pero ¿cómo revertirlo en la 2018-2019 y más allá?

El proceso se ha hecho lento en la isla. Nada asegura que se va a acelerar, aunque el staff de lanzadores es motivo de esperanza y también la proliferación de infielders en ascenso.

A Blanco lo elimina la incapacidad para producir carreras. Fueron apenas 11 jonrones en 60 juegos, con la segunda peor cantidad de dobles, la más baja suma de anotadas y el slugging más flojo. ¿Cómo fabricar carreras así? ¿Robando más bases? No, cuando el número de outs es casi igual al de las estafas (41-31), lo que convierte esa herramienta, más bien, en un auto atentado. ¿Cambiando el perfil de la importación? Sin duda; salvando a Cade Gotta, no hubo otro extranjero que realmente infundiera temor.

Los Bravos siguen dependiendo de lo que aporten sus forasteros, por la mocedad de sus bateadores criollos, que promediaron menos de 25 años de edad. Pero también deben precisar qué ha salido mal en aquellos cambios que debían ser fundamentales para agregar veteranía y potencia: Carlos Rivero terminó triunfando en Lara, Luis Jiménez en Anzoátegui y José Castillo tanto con la tribu como con La Guaira. ¿Por qué en Margarita no?

Vienen tiempos de mucha preocupación. A los orientales les urge consolidar una generación nativa competitiva, tanto como reajustar el plan de vuelo. Nuestro beisbol necesita una corona para la única franquicia que todavía no ha podido celebrar.

Columna publicada por El Nacional, el jueves 28 de diciembre de 2017. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

Compartir:

6 comentarios :

  1. EN LA 2015-16 BRAVOS TERMINO CLASIFICANDO A LOS PLAYOFFS GRACIAS A FORMARTO DE LA LIGA. ESE DE LAS 2 VUELTAS A PUNTOS. POR QUE TUBO UN OCTUBRE HORRENDO Y POR ENDE UNA 1RA VUELTA MALA. COMPENSO CON UNA 2DA VUELTA FANTASTICA EN LA QUE LLEGARON DE 2DOS. ASI QUE AMIGO IGNACIO DEBES SOPORTAR UN POCO TU INFO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismo fue.. dejando por fuera a cardenales con mejor récord de ganados y perdidos por lo que eliminaron ese formato inmediatamente

      Eliminar
  2. Jose Chirino con todo respeto deje de hablar pamplinadas, sera que no recuerda la actuacion de bravos la temporada pasada, que por poco se mete en la final...

    ResponderEliminar
  3. Que paso con eliezer alfonso y luis ramirez

    ResponderEliminar
  4. Que paso con eliezer alfonso y luis ramirez

    ResponderEliminar
  5. Ignacio, usted dice en la nota que el estadio más difícil de la liga para bateadores es el de Maracaibo. No soy un experto en Factor Park ni nada por el estilo, mucho menos en Venezuela, pero a veces me pregunto si el de Margarita también es un cementerio para los toleteros. Es demasiado llamativo que, año tras año, Bravos tenga tan buenos números colectivos de pitcheo y que fracasen allí buenos bateadores. No soy el primero que lo dice ni mucho menos, de hecho, ya hay analistas que han sugerido en el pasado construir un roster de acuerdo a la peculiar atmósfera marítima que al parecer deprime el poder. Por otra parte, creo que en 2017 hay que citar obligatoriamente la enorme decepción de Daniel Mayora, que venía de una buena temporada en México y tampoco esta vez pudo echarse el equipo encima. Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes