Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

martes, 3 de julio de 2018

Gleyber Torres, Ronald Acuña y los nuevos talentos de la primera mitad

El emergente
Ignacio Serrano

El balance para los venezolanos en esta primera mitad de temporada en las Grandes Ligas tiene que comenzar, necesariamente, por revisar lo que está haciendo la generación de relevo.

No se trata ya de que una docena de compatriotas haya llegado a las Mayores por primera vez. Claro que esa cifra es toda una promesa con vistas a la recta final. Después de todo, el récord de criollos en una campaña completa es 20 y a este paso serán 24 los que se estrenen en 2018.

Sin duda que eso es una buena señal y un motivo para escribir con alegría en este recuento de mitad de camino. Pero la razón por la que iniciamos con los novatos es el impacto que ya han causado algunos debutantes.

En un torneo en el que las lesiones sacaron de camino a Miguel Cabrera y han limitado a Carlos Carrasco, sin Francisco Rodríguez y con altibajos para Felipe Vázquez, el grupo encabezado por Gleyber Torres y Ronald Acuña se alza como una fuente de buenas noticias en 2018.

La pareja de súper prospectos comenzó su andadura arriba con la legítima aspiración de lograr el premio Novato del Año. Sería una fiesta, que únicamente ha sucedido dos veces y que no ocurre desde 1985, cuando Oswaldo Guillén fue galardonado en la Liga Americana.

Un esguince en la rodilla izquierda puso en riesgo la aspiración de Acuña, pero su espectacularidad, velocidad y habilidad para chocar la pelota con fuerza le tienen de vuelta en la carrera. No le será fácil, porque hay buenos aspirantes y necesita rematar duro. Pero su irrupción en el viejo circuito es casi una proclama: el aviso de que una nueva era está comenzando para el beisbol de Venezuela y América Latina.

Lo mismo, pero con letras doradas, puede decirse respecto a Torres, quien ya impuso un récord de jonrones para un novato venezolano en su primera temporada y es el jugador de los Yanquis con 21 años de edad que ha dado más cuadrangulares antes del Juego de Estrellas.

Ellos representan lo más granado de una promoción que tiene miembros interesantes.

Muchos han sido debutantes esperados, como Luis Guillorme, Yonny Chirinos o los tres que fueron tomados en el Draft de la Regla 5. Otros han trabajado su ticket para asistir al acto de graduación, como acaba de pasar con Pablo López y Willians Astudillo. Hay promesas y mucho esfuerzo en este grupo.

También hay aspirantes a ser protagonistas, más allá de Torres y Acuña. Que lo diga el relevista José Gregorio Castillo, con 2.25 de efectividad, 18 ponches en 12.0 innings y apenas seis hits, tres boletos y un jonrón en 12 presentaciones con los Padres.

El receptor José Briceño ha sido una de las alegrías más inesperadas. En apenas 11 juegos tiene el tercer mejor WAR entre quienes están de estreno en la expedición nacional. Chirinos lanzó de gran manera, hasta que una lesión lo sacó de la rotación de los Ray y eventualmente le mandó a las Menores, donde Tampa Bay prefiere tenerlo, para limitar su número de episodios.

Castillo ha asumido el protagonismo que dejó el zuliano al ser bajado, aunque sus 12,8 ponches por cada 9.0 entradas aún no se equiparan con lo que están haciendo Acuña y Torres.

Ellos dos son los heraldos de lo que está por venir en el beisbol venezolano. Y ese futuro comenzó en esta primera mitad de campeonato.

Columna publicada en El Nacional, el martes 3 de julio de 2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario