Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

viernes, 29 de junio de 2018

El ejemplo de Marco Scutaro

El emergente
Ignacio Serrano

Evan Boyd, analista de STATS Inc., empresa recopiladora en la MLB, buscaba información sobre los Medias Blancas de Chicago cuando se topó con un dato que le causó asombro.

“No podía creerlo cuando lo vi”, escribió Boyd en Twitter. “Los promedios de embasado más elevados contra los Medias Blancas, desde la Era de la Bola Viva, con un mínimo de 150 apariciones en el plato, corresponden a: Babe Ruth con .493; Ted Williams con .449; MARCO SCUTARO con .448; Lou Gehrig con .446 y Jimmie Foxx con .445… así es el beisbol”.

Ruth, Williams, Gehrig y Foxx son cuatro leyendas, miembros del Salón de la Fama y ejemplos a la hora de buscar a los bateadores más dañinos en la historia.

Scutaro es el protagonista del documental A player to be named later, que se traduce como “El pelotero a ser nombrado después”, la figura que a menudo surge en las Mayores, cuando un equipo pacta un cambio y la otra divisa acuerda enviar posteriormente a un jugador de poca monta.

El yaracuyano sorprendió a muchos cuando en 2002 fue subido por los Mets de Nueva York. Tenía 26 años de edad y poco futuro por delante, a pesar de haber cumplido con el sueño de graduarse en el mejor beisbol del mundo.

La carrera de Scutaro realmente comenzó un poco después. Como nunca dejó de entrenarse, de trabajar y de creer, en 2004 se convirtió en un nombre habitual en el lineup de los Atléticos de Oakland, donde ganó fama por su dedicación y versatilidad. Para 2009, contra todo pronóstico, se había convertido en el shortstop titular de los Azulejos de Toronto. Entre 2010 y 2012 fue figura de los Medias Rojas de Boston y los Rockies de Colorado. Finalmente, vivió sus mejores tiempos con los Gigantes de San Francisco, cuando los rocosos lo enviaron a la bahía en un cambio de mitad de zafra.

El nativo de San Felipe fue el Jugador Más Valioso en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, en 2012. Ganó un anillo de Serie Mundial unos días después. Fue seleccionado para el Juego de Estrellas en 2013. Tenía 37 años de edad cuando por primera y única vez fue al Clásico de Julio. Un caso tan asombroso como feliz.

Una lesión en el cuello le impidió seguir brillando en los diamantes. Apenas fue a batear 13 veces en 2014 y finalmente colgó los spikes, imposibilitado de jugar por los severos dolores originados en la columna vertebral, que le llevaron al quirófano sin poder volver. Dejó para la historia el ejemplo de su extraordinaria carrera: no importa lo que digan los críticos o los scouts, lo más importante es el deseo de llegar, la constancia, esa fuerza que nace en el corazón y que sirve para conquistar los más inexpugnables desafíos.

De vez en cuando aparece alguien como Scutaro. Un jugador como Omar Infante, el eterno utility que un día logró un puesto en el Juego de Estrellas y empezó, desde allí, lo mejor de su camino, ya como pelotero de todos los días.

Todo eso vino a nuestra cabeza cuando escuchamos a Jesús Aguilar exculpar a los Indios de Cleveland, la organización que nunca le permitió consolidarse en la MLB. “Les agradezco, porque me hicieron fuerte mentalmente”, aseguró a MLB Central. “Mientras no me dieran una oportunidad, yo iba a seguir intentándolo, haciendo lo mío”.

Aguilar, como antes Scutaro o Infante, va rumbo a la temporada de su vida. Y es así, porque nunca se rindió.

Columna publicada en El Nacional, el viernes 29 de junio de 2018. 

7 comentarios:

  1. Fue Firmado por lo mínimo que se puede firmar a un pelotero en EEUU. lo ultimo que quedaba del botín. sencillo trabajo duro y constancia. casualidades de la vida lo cambian al caracas y se año despega su carrera , en Petroleros o el pastora un pelotero masss.. digno ejemplo de superacion

    ResponderEliminar
  2. por eso es que yo digo que el problema de los leones es esta gerencia, no tiene buena relación con los jugadores y por eso no convencen a nadie en mlb y no vienen a jugar muchos, y eso es desde esta gerencia, como es posible que scutaro solo desapareció y ya un jugador que le gustaba jugar con los leones no se vio mas despues de retirarse en mlb, lo mismo esta pasando con franklin gutierrez que por cierto dejaron de jugar aqui desde que esta luis avila con el equipo, sea por lesion o no su retiro por lo menos una despedida como debe ser, por cierto lo que esta pasando con un historico como alex gonzalez que el mismo como guerrillero que es se alzo

    ResponderEliminar
  3. Excelente articulo Ignacio, resaltando a una gran figura de nuestro beisbol, estrellla de la LVBP y con una gran carrera en la MLB. Solo algo que corregir Ignacio:
    "Apenas fue a batear 13 veces en 2004..."
    Creo que debe ser 2014 la ultima vez que Scutaro jugo en MLB.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Scutaro es de esos peloteros con los que me gustaria contar en un partido decisivo. Tenia hambre de jugar y GANAR. Con Caracas logro consolidarse y dejar huella en 2da base con el 19 que una vez uso Trillo. Gano el campeonato y la Serie del Caribe en 2006. Su entrega y determinacion aun lesionado hicieron que los Giants ganaran la serie de campeonato a San Luis y luego dando hits decisivos en la Serie Mundial. Ejemplo a seguir en el beisbol y cualquier deporte

    ResponderEliminar