Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 28 de junio de 2018

El ascenso de Pablo López… y esos otros que vienen después

El Emergente
Ignacio Serrano

Jesús Luzardo
Hay un antes y un después en la carrera profesional de Pablo López. Hace seis años firmó con los Marineros de Seattle y los Cardenales de Lara. Y luego de un inicio con altibajos, de haber perdido un año completo y conseguir números relativamente discretos, con pocos ponches y 4.06 de efectividad, fue cambiado en cosa de semanas por sus dos equipos, aquí y allá. No recordamos otro caso de un pelotero criollo que haya sido traspasado casi simultáneamente en la MLB y la LVBP.

López no ha lanzado todavía en Venezuela. Los Marlins de Miami son refractarios a la pelota invernal, así que las Águilas del Zulia siguen esperando por él. Pero en el norte, algo diferente, y ese algo le tiene en las Grandes Ligas.

En su nueva organización sumó poco más de 100 innings en 20 presentaciones, con 1.67 de efectividad, más de un ponche por pasaje y el mismo control excepcional que siempre le ha acompañado, y que le permite exhibir un promedio de apenas 1,3 bases por bolas por cada 9.0 entradas de actuación.

No se suponía que recibiera tan pronto la responsabilidad de abrir un juego en las Mayores, ahora, en junio, antes de cumplirse la primera mitad. Pero desde el Spring Training había cautivado a los peces y nunca bajó el ritmo.

Quizás no sea el único caso en esta campaña. Hay un prospecto de nacionalidad venezolana, nacido en Perú, que ya va por Doble A y debería estar arriba muy pronto. Se llama Jesús Luzardo, también pertenece a los rapaces y también ha brillado en las Menores desde que fue drafteado en el sorteo colegial de 2016.

Luzardo empezó en Clase A avanzada y ya va por Doble A. Ha iniciado 14 encuentros, tiene 2.67 de efectividad y no ha dejado de ponchar contrincantes, con 85 abanicados y apenas 19 pasaportes en 67.1 actos. Mejor todavía, apenas le han conectado cuatro vuelacercas. Es zurdo, controlado, con pitcheos que devastan el lineup rival y mantiene la pelota dentro del parque. ¿Puede haber algo mejor que eso?

El limeño está armando un caso realmente sólido. Sus únicas limitaciones son la edad, apenas 20 años, y que firmó hace muy poco, lo que no obliga a los Atléticos de Oakland a incluirlo en el roster de 40 y mucho menos a subirlo.

Al igual que López con los Marlins, Luzardo puede usar a su favor el estado de su divisa en la lucha divisional. Los A’s no están peleando un lugar en los playoffs. Quizás puedan permitirse más adelante el lujo de probar a algunos reclutas, especialmente si, como éste, empujan con fuerza la barda que les corta el paso en la ruta ascendente.

Hay otro caso inesperado que puede convertirse en noticia. De hecho, acaba de serlo, al recibir el premio al Pitcher de la Semana en la Liga Sureña. Se trata de Ranger Suárez, un caroreño con 22 años de nacido, que ha recibido dos cuadrangulares en 12 aperturas (sí, es abridor y se la botan cada seis juegos), tiene 2.76 de efectividad en 75.1 pasajes y únicamente ha dado 20 transferencias gratis.

Los Filis de Filadelfia sí están en la pelea. Pero Suárez, al igual que López, comenzó esta zafra a sólo dos pasos de la meta. No es imposible que dé el golpe de aquí a septiembre, tal como está lanzando.

Varios venezolanos están tocando las puertas. Pero estos otros pueden convertirse en las próximas sorpresas.

Columna publicada en El Nacional, el jueves 28 de junio de 2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario