Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

miércoles, 2 de mayo de 2018

Recuento de ladrones buenos

El emergente
Ignacio Serrano

Ender Inciarte / Zimbio.com
Ender Inciarte tiene un tope de 22 bases robadas en una temporada. Lo consiguió en 2017, cuando se adueñó de 22 almohadillas en 31 intentos. Pero el zuliano quiere más.

El primer aviso llegó en el Spring Training. Inciarte admitió que estaba trabajando desde el receso invernal para mejorar su rendimiento entre cojín y cojín. Entre sus muy buenas herramientas no está el poder. Su único modo de sumar bases extra está en las estafas, llegar a primera con boleto o sencillo y salir en pos de la intermedia, buscando llegar a salvo.

El marabino tuvo 71 por ciento de éxito el año pasado. Está en la frontera entre lo bueno y lo no tan bueno. Se entiende su deseo de dar un paso más. Y por lo visto en 2018, ha aprendido las lecciones de sus instructores.

Inciarte no solamente escamoteó 13 sacos en abril, tope entre los peloteros que hacen vida en la Liga Nacional. Además, lo hizo con dos récords, al convertirse en el primer venezolano sobre la decena en el primer mes de campaña y desplazar a Jerry Royster y al magallanero Kenny Lofton, antiguos dueños de la marca en la franquicia, con 11.

Consideremos este primer detalle: los Bravos tienen una historia centenaria y los registros permiten llegar a 1908 en busca de la marca; significa que por lo menos en 110 años ninguna de las ediciones de esta divisa, ya sea aquella que jugaba en Boston, la posterior en Milwaukee o esta de Atlanta, contó con un velocista semejante al inicio de la justa.

La marca moderna de los indígenas en una zafra completa es del cardenalero y posteriormente tigrero Otis Nixon, con 72 en 1991. Inciarte tiene una proyección de 78. ¿Podrá mantener el paso? Es difícil, en estos tiempos, pero será entretenido prestarle atención.

Hay aquí otro detalle rutilante: sus 13 éxitos ocurrieron en apenas 15 tratativas. Eso le da 87 por ciento de éxito, muy por encima del campeonato pasado y muy por arriba de la media en la MLB.

Tal maestría le permitió a Inciarte quebrar el mayor registro de abril para sus compatriotas y lograr un sitio privilegiado entre los venezolanos con más robadas en un mes. Únicamente Luis Aparicio, César Tovar, Roger Cedeño (cuatro veces) y José Altuve lograron cosechas superiores en un mes cualquiera.

Este es un arte difícil, especialmente porque los equipos han cambiado sus puntos de vista y hoy prefieren esperar los batazos, en vez de salir en busca de una base extra. Salvo que el porcentaje de éxito ronde o supere el 70 por ciento, robar es visto como un mal negocio en las Mayores. Un corredor que sea puesto out la mitad de las veces que salga en pos del siguiente saco termina perjudicando a su escuadra en el juego matemático de las probabilidades.

Cedeño se mantiene como el propietario del récord absoluto para venezolanos en una temporada. Se adueñó de 66 en 1999, superando las 57 de Aparicio en 1964. El único otro criollo con media centena de aciertos en una justa es Altuve. El zuliano inmortal cruzó esa frontera en cuatro oportunidades. El patrullero carabobeño lo hizo en un par de ocasiones.

Queda mucho trecho todavía para saber qué hará Inciarte con las piernas en 2018. Pero si mantiene este porcentaje de éxito y vuelve a rondar los 200 hits, como en 2017, habrá motivos para pensar que llegará a septiembre con chance de lograr ese difícil medio centenar.

Columna publicada en El Nacional, el miércoles 2 de mayo de 2018. 

1 comentario:

  1. Ojalá que Iniciarte se motive a seguir robando bases y supere el récord de los vzlanos; éxitos!!!

    ResponderEliminar