Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 12 de abril de 2018

Fracturan el codo de Elvis Andrus con una recta de 97 millas por hora

El campocorto venezolano Elvis Andrus, el campocorto más productivo con el madero en las Grandes Ligas desde 2017, salió del encuentro de los Rangers de Texas tras recibir un pelotazo en el codo que le manda a la lista de incapacitados.

Una recta a 97 millas por hora del relevista  Keynan Middleton impactó al criollo en el codo derecho, enviándolo al suelo, retorciéndose de dolor. Fue atendido de inmediato y llevado al cuarto de radiografías del Global Life Park, donde se probó la existencia de una fractura.

Fue el cuarto bolazo del encuentro entre los vigilantes y los Ángeles de Los Ángeles, y ocurrió justo después de que Mike Trout, estrella de los querubines, resultara golpeado, lo que dejó en el ambiente la posibilidad de que hubiera sido una agresión ex profeso de Middleton.

Andrus comenzó de inmediato a usar una férula y este jueves se someterá a una tomografía axial computarizada, para determinar la gravedad del percance, averiguar si necesitará cirugía y calcular el tiempo que deberá pasar en la lista de incapacitados.

“Es algo desafortunado, terrible, no tengo un palabras suficientes para decir cómo me siento”, declaró a MLB.com el manager Jeff Banister. “Pero sí tengo un vocabulario lo suficientemente grande como para asegurar que este es un equipo que no se echará a morir, que va a pelear”.

El caraqueño criado en Maracay pasó 1.393 juegos sin ir a la lista de incapacitados desde el inicio de su carrera.

Andrus es líder de su escuadra con .327 de average, 17 hits y 8 bases por bolas. Tiene .926 de OPS y viene de un torneo con 44 dobles, 20 jonrones, 100 anotadas, average de .297 y .808 de OPS.

Bannister habló sobre la posibilidad de que el bolazo haya sido intencional: “Esa es una pregunta justa, pero no voy a especular sobre eso”.

Revisa otras noticias de los grandeligas venezolanos haciendo click aquí.

Ignacio Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario