Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 15 de marzo de 2018

Danry Vásquez: “Fue injustificable y condenable desde todo punto de vista Acepté la responsabilidad y estoy trabajando para ser una mejor persona”

El patrullero venezolano Danry Vásquez ofreció una rueda de prensa este jueves en la cueva de los Tiburones de La Guaira, en el estadio Universitario, con el objetivo, según sus propias palabras, de asumir la responsabilidad y mostrar su arrepentimiento por el brutal episodio de violencia doméstica que protagonizó en Estados Unidos.

“Fue un acto que nunca debió pasar”, declaró Vásquez, rodeado de micrófonos y reporteros. “Desde el primer momento llamé a mi familia y les conté todo. Me sentí avergonzado y no estoy tratando de defenderme”.

Afirmó que pidió perdón a su ex novia y que la relación siguió un tiempo después del grave episodio, aunque no tienen contacto, dijo, “desde hace un año”.

Vásquez fue captado por una cámara de seguridad en 2016, golpeando con toda su fuerza a su compañera sentimental de entonces. Fue liberado de condena después de un breve proceso en el que la mujer no colaboró con la policía. El video fue revelado esta semana, causando un revuelo mucho mayor que entonces, por lo explícito de las imágenes.

“Mi familia, mis amigos y todos los que me rodean saben que estoy arrepentido de lo que hice, y así lo he demostrado en los últimos dos años, en los cuales mi nombre no ha aparecido en ninguna parte como protagonista de ninguna acción negativa”, expresó.

“Eso que hice fue algo injustificable y condenable, desde todo punto de vista. Por supuesto que estoy arrepentido. Pero ese que sale en ese video, que por cierto se suponía que no podía ser exhibido públicamente y podría hasta generar acciones legales, no es el Danry Vásquez de hoy en día. Como dice la nota de Tiburones que apareció publicada ayer, esos dos minutos me cambiaron la vida. Pero yo he cumplido con todo lo que me impusieron las autoridades norteamericanas, no sólo por obligación, sino por convicción. Desde 2016 me sometí a dos programas de control de ira y presté servicios comunitarios que me exigieron, incluyendo donaciones que hice a un banco de comida”.

“No sólo en Estados Unidos, también en Venezuela, y por iniciativa propia, sin que nadie me obligara, he estado participando y colaborando con organizaciones que trabajan en beneficio de niños y jóvenes”, agregó. “He ayudado a Funda Sonríe, dictando clínicas y obsequiando regalos a niños de pocos recursos, con Hagamos Algo, una organización de los Valles del Tuy, he donado ropa y comida. Pero lo más importante, insisto, es que en dos años nadie ha tenido nada malo que decir sobre Danry Vásquez , ni una sola palabra negativa en cuanto a mi actitud”.

“Desde el primer momento que sucedió, acepté la responsabilidad del hecho y he estado trabajando para ser una mejor persona”, sostuvo. “Soy una persona de segunda oportunidades. Soy muy cristiano”.

El toletero zurdo de los escualos considera que ha pagado por su error, aunque no haya sido condenado por la justicia.

“Justamente el 6 de marzo me llegó una comunicación del estado de Texas, donde me informan que legalmente ya cumplí con todas mis obligaciones a raíz de ese lamentable caso y que estoy absuelto de toda sanción legal”, argumentó. “Esta semana me aprobaron la visa para viajar a Estados Unidos, algo que hubiera sido imposible si le debiera algo a la justicia norteamericana”.

“Pero insisto: más allá de lo legal, lo importante es que he demostrado mi arrepentimiento, que todavía hoy me siento avergonzado de algo que hice en un momento en que se me nubló la mente, y que estoy dispuesto a dejar eso atrás, de ver hacia el futuro, y de aprovechar las segundas oportunidades que la vida le da a todo ser humano que se arrepiente de corazón”, agregó. “Continúo en tratamiento. Realizo clases virtuales y veo videos para el tratamiento de ira. Yo aprendí mi lección. He mejorado, desde que sucedieron los hechos y no he vuelto a incurrir en esos actos”.

Cree que “quien publicó el video no lo hizo con la mejor intención” y liberó a sus padres de la responsabilidad que, por haberle formado desde la niñez, pudieran tener sobre sus actos.

“Fue un momento de ira”, dijo. “Mi actual esposa me ha ayudado mucho, me ha acompañado en las sesiones con el psicólogo. No siento que mi imagen cayó por completo. Muchas personas saben lo que he hecho para ser mejor persona. Quiero ser un ejemplo y ayudar a que esto no se repita”.

Tampoco da por terminada su carrera.

“Quiero seguir buscando un contrato”, anunció. “Ya mi caso está cerrado en Estados Unidos y estoy esperando saber qué decidirá la MLB conmigo. Estoy comprometido con los Tiburones de La Guaira. Quiero dar charlas a los niños y jóvenes y ayudar para que no sucedan estas acciones. Me parece que una suspensión en la LVBP no tiene ciencia por un hecho que sucedió hace dos años. Qué más castigo que estar fuera por dos años sin trabajo”.

4 comentarios:

  1. Si cumplió las sanciones en Estados Unidos y las sanciones "accesorias" que le han hecho cumplir los equipos de béisbol con sus despidos en 2 años, creo que solo basta con observar su comportamiento desde entonces para entender que ha escarmentado.
    Ahojala retome su carrera, aun es muy joven y con muchas condiciones.

    ResponderEliminar
  2. muy buen comentario hace unos dias manifeste lo mismo si ya pago su pena no veo por que siguen los insultos con este sr el hombre sabe que hizo mal y punto es algo que no deberia de pasar es injustificable pero ya se debe pasar la pagina eso si bajo observacion el hombre tiene derecho al trabajo y a una nueva vida

    ResponderEliminar
  3. Pues ni tanto que le page
    Algo a ella un perdón
    Público a ella estupido no Merced jugar

    ResponderEliminar
  4. No merece jugar más béisbol por lo menos no en EE. UU. que se vaya a otro lado a México y que le caigan a palos alla "el y que" "arrepentido"

    ResponderEliminar