Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

domingo, 11 de febrero de 2018

Las deudas de la LVBP

El emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para estadio universitario
1. Televisar todos los juegos. La promesa tiene casi cinco años. Oscar Prieto Párraga se propuso lograr durante su presidencia que todos los encuentros fueran transmitidos. No se puede negar el avance, un éxito indiscutible que se vincula con la venta de los derechos de transmisión a una empresa que, a su vez, administra la grilla y negocia con las demás televisoras, sin que quedemos atados en exclusiva a una estación o dos, como fue hasta hace algún tiempo. Excelente. Pero la promesa sigue por cumplirse. Ni el desafío se ha completado ni puede estar contenta la fanaticada que se ha quedado esperando más de una transmisión. En la campaña 2017-2018 fue especialmente severo el caso de los cotejos en el Stadium Nueva Esparta. Es cierto que entre las enormes dificultades que sufrimos en Venezuela se encuentra el grave problema de los traslados, especialmente por vía aérea o marítima. Pese a ello, nuestro beisbol clama por la palabra empeñada y que, en el más limitado de los casos, todos los choques, sin excepción, estén disponibles vía internet, dentro y fuera del país. ¿Ocurrirá en la 2018-2019?

2. Fortalecer el antidopaje. La LVBP está dirigida por personas honorables, de gran reputación y trayectoria. Lo ocurrido a mediados de campeonato, terminando con la renuncia de la Comisión Antidopaje, obliga a rescatar el viejo refrán de los tiempos romanos: la esposa de emperador no sólo debe ser honesta, lo cual es importante; también debe parecerlo. Ya vendrán más noticias, pero la imagen del circuito sufrió por este impasse, que obliga a un reimpulso vigoroso y firme, que profundice la defensa de la salud de los atletas y el juego limpio.

3. El nivel de competencia. Una cuarta parte de los grandeligas venezolanos se presentó en la justa recién concluida. No es algo achacable directamente a los clubes. La brutal crisis social y económica que sufre Venezuela hizo que hasta algunos peloteros de ligas independientes prefirieran quedarse en el extranjero, temiendo la grave inseguridad personal o las severas carencias de productos y servicios. Esto, claro, impactó también en los importados, y su evolución para bien depende de un amanecer solidario y productivo en la nación que formamos, que aún no se ve y que tanto anhelamos. El público respondió y se jugó buen beisbol, sí, aunque fue imposible compensar totalmente tantas ausencias.

4. La siembra de valores. La violencia volvió a ser protagonista, llegando al punto de ver a peloteros subiendo a las tribunas o increpando a la gente, managers y jugadores abogando por una campaña de concientización, botellas volando hacia el terreno y reiteradas groserías de un sector de la fanaticada contra los protagonistas del pasatiempo nacional. Por años hemos sostenido que la solución está en manos de los equipos, que aún no realizan la necesaria y unánime campaña que permita rescatar lo mejor de la venezolanidad, haciendo de nuestros estadios lo que alguna vez fueran nuestras escuelas o el Metro de Caracas. Finalmente, vimos cómo directivos de una divisa impidieron el acceso a sus asientos a representantes del equipo rival, en represalia por haberlos visto aplaudir un jonrón con natural alegría. Es descorazonador. Nunca tendremos el país que soñamos si los encargados de dirigirlo no dan el ejemplo para bien.

Columna publicada en El Nacional, el domingo 11 de febrero de 2018. 

5 comentarios:

  1. Creo que es Hora que La LVBP establezca un Canal YouTube, o como en una oportunidad en su pagina Web uno podía localizar el juego en vivo televisado y lo podía ver desde cualquier parte del Mundo, o en su defecto que cada equipo tenga su canal internet o en youtube para ver los juegos on line en vivo.
    hay que adiestrar cada jugador con ayuda psicológica para que su comportamiento sea el ideal con el fanático, ademas hay que enseñarle o educar a los Fans a tener un comportamiento digno, requisar a todo el que entre al mero estilo Europeo con el Fútbol, vender las Gaseosas, maltas y cervezas en vasos de plástico, o de cartón, y con la Cerveza no seguir vendiendo después de la 7ma entrada, y tener a los agentes de seguridad interna activos y en movimiento cerca de cada acción indebida.
    Si quieren que el publico asista, el próximo campeonato se presenta mas duro que este, todo gracias a la tasa hiper inflacionaria del país, entonces cada equipo va ha tener que crear maneras de que el fanático no se aleje de los estadios creando paquetes para la adquisición de una entrada en beneficio del espectáculo y del fanático como también del equipo.

    ResponderEliminar
  2. Alguien sabe que equipo no dejo entrar en su estadio a la fanaticada rival? La verdad ni supe de esa locura.

    ResponderEliminar
  3. Me huele que la victima fue Cardenales Gerardo Moreno,tomando en cuenta que Ignacio Serrano fue comentarista de Lara.Los sospechosos son Zulia y Magallanes en semi finales

    ResponderEliminar
  4. Creo que los equipos tambien deben recibir algun tipo de sanación por emplear peloteros dopados, que ellos nonlo saben? bueno que coloquen controles para evitarlos porque me parece injusto que un equipo como Magallanes haya podido quedar campeón apalancado por un Dopado, esas cosas hay que evitarlas

    ResponderEliminar
  5. La violencia igual se extiende al lenguaje vulgar q se expresa tanto corporal como hablado, por parte de muchos peloteros q en cualquier circunstancia adversa y hasta provechosa para él o su equipo, se expresan groseramente. Así como al público se le debe exigir el mejor comportamiento, igual al pelotero se le debe establecer reglas al respecto.

    ResponderEliminar