Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

sábado, 3 de febrero de 2018

La oportunidad que se le abre al Kid Rodríguez

El emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para francisco rodriguez zimbio
Francisco Rodríguez
/ Zimbio.com
Cinco relevistas venezolanos que eran agentes libres firmaron contratos de ligas menores en menos de 72 horas. Vaya coincidencia. La cuenta llega a seis, si incluimos a Arcenio León, grandeliga en 2017 con Detroit, que aceptó una oferta para regresar a México, de donde salió hace un par de años hacia la MLB.

En el grupo sobresale Bruce Rondón. Ha pasado mucho tiempo desde que recibiera la oportunidad de cerrar juegos con los Tigres, precisamente. Tanto tiempo como cerrador del futuro de los bengalíes y tantas oportunidades perdidas.

Rondón y Jeanmar Gómez, antiguo cerrojo de los Filis, se reunirán en el campo de entrenamiento de los Medias Blancas, sin la garantía de comenzar arriba. En realidad, ninguno viajará a la pretemporada con algo seguro, aunque al menos Francisco Rodríguez parece tener el panorama abierto, en caso de estar tan bien como han dicho los reportes.

Dos problemas afectaron a Rodríguez en 2017, llevándole a perder su lugar en el roster de los bengalíes y a ser dado de baja luego en las menores de los Nacionales. Primero, la falta de velocidad, que posiblemente restó capacidad de engaño a su proverbial cambio de velocidad, causando la segunda falla, reflejada en un incremento en los jonrones y los boletos.

El Kid pactó con Filadelfia, luego de pasar tres meses en libertad. Valió la pena esperar. No buscaba un club competitivo, lo suyo era hallar una escuadra sin un bullpen consolidado, de preferencia en reconstrucción; una novena dispuesta a apostar por una vieja gloria de las Mayores, con lugar para un setup, con la doble intención de sacarse la lotería, competitivamente hablando, y disponer de un activo revaluado en julio, a la hora de vender peloteros antes de la recta final.

Si comenzara arriba y lanza bien, terminaría trabajando en los innings siete u ocho, protegiendo ventajas, y ese es el penúltimo paso que da quien quiere protagonizar en la novena entrada.

La velocidad del caraqueño rondó las 89-90 millas por hora en los últimos torneos. Eso no le impidió tener un sólido 2016, con 44 salvados y 3.24 de efectividad. Hasta poco antes, había mantenido su media de un ponche por inning y pocos cuadrangulares, y por eso cruzó sin problemas por los 400 rescates, el pitcher más joven en la gran carpa con tal cantidad.

Este mes comenzará la más importante prueba en la carrera de Rodríguez. En lugar de venir a Venezuela y sumarse a los Tiburones de La Guaira, se dedicó desde septiembre a trabajar su físico, incrementar su fuerza y recuperar la recta. Es algo que no puede hacerse en paralelo a su participación en la pelota activa. Y según esos reportes, hasta ahora optimistas, la decisión probó ser adecuada, si es verdad que está tocando las 93 millas por hora con la lisa.

El apagafuegos más exitoso de las Grandes Ligas en los últimos tres lustros debería recuperar capacidad de engaño, si es así. Un tirador necesita que la rápida en verdad sea rápida, para que el cambio engañe y saque de paso a los bateadores. De lo contrario, hay tiempo suficiente para hacer el ajuste y conectar la bola.

León tratará de regresar a las Mayores desde México. Edward Mujica posiblemente empezará en las menores de San Luis. Gómez y Rondón recibirán un chance si muestran el dominio que alguna vez tuvieron. Miguel Socolovich intentará quedarse arriba con Atlanta. Pero ninguno se enfrenta a un mejor panorama que el Kid, que tiene al alcance de la mano la posibilidad de recuperar su estatus en la MLB.

Columna publicada en El Nacional, el sábado 3 de febrero de 2018. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

No hay comentarios:

Publicar un comentario