Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

lunes, 29 de enero de 2018

La feliz metamorfosis de Caribes

Un equipo desorientado en noviembre cambió de cara al llegar enero. La agresiva transformación que en plena temporada realizó la gerencia permitió a Anzoátegui celebrar un merecido campeonato

Resultado de imagen para caribes campeonPor Ignacio Serrano
El Nacional

Quizás el inesperado despido de Denis Phipps pudo marcar un punto de inflexión para Anzoátegui. En plena temporada, con el apremio causado por el bajo rendimiento de su importación, la gerencia de Caribes dio el más vigoroso golpe de timón cuando decidió que era el momento de salir de su bate más productivo en los últimos dos años.

La tribu, ese equipo que hace apenas ocho semanas parecía sufrir una crisis terminal, que se sostenía en la sexta casilla de la tabla más por los defectos de sus perseguidores, La Guaira y Margarita, que por los méritos acumulados en su roster, dio una campanada de aviso al dejar ir a quien tan cerca como en la campaña 2016-2017 había figurado en el cuadro de honor de los premios anuales de la LVBP.

Phipps no era el problema, per sé, aunque sí era una parte del inconveniente mayor en el inicio de la justa, que tenía a los orientales sacando cuentas para saber si podrían clasificar, no digamos ya para pensar en la corona que acaban de conquistar.

La legión extranjera de los aborígenes no funcionaba. Mientras los bates criollos se convertían en la única razón de supervivencia, superados esos primeros 10 juegos en los que perdieron 9, la rotación hacia agua y un cuerpo de relevistas diseñado a partir de forasteros inconsistentes (y un Pedro Rodríguez que pedía mejor contrato para empezar a lanzar) dejaba escapar ventajas con reiteración pavorosa.

¿Cómo enderezó la ruta está curiara a la deriva? ¿Cómo fue posible llegar a enero con buen chance de celebrar el campeonato y finalmente derrotar en seis encuentros al Lara, el club más ganador de esta temporada?

Phipps tenía .123 de average el 6 de noviembre, cuando recibió la mala nueva sobre su despido. El manager Omar López todavía no llegada de la Arizona Fall League, a donde lo enviaron los Astros de Houston y donde ganaría su primer trofeo en apenas dos meses.

La gerencia empezó entonces un proceso de reinvención que se completó el 20 de enero, el día que López entregó la tarjeta con su lineup y la reserva para el primer duelo de la final.

Rodríguez fue enviado al Magallanes, trayendo a Yender Cáramo para ayudar en la rotación. Alexi Amarista firmó y se sumó al infield. Cuando Cáramo se lesionó, Yéiper Castillo dio un paso al frente y empezó a mostrar el nivel que tiempo atrás le tuvo como miembro estable de la rotación de las Águilas. El nicaragüense Carlos Teller llegó a finales de diciembre, para aportar al staff. Luis Sardiñas fue tomado en el draft, para estabilizar el infield como shortstop titular, y con él arribó Carlos Navas, un brazo muy necesario para el bullpen.

A fuerza de batazos, eliminaron a los Navegantes en el primer playoff. Así habían ganado los últimos ocho duelos de la eliminatoria y así habían avanzado a enero sin sobresaltos postreros, luego de tanto sufrir en la primera mitad. Entonces tomaron a Freddy García, para seguir reinventando a su grupo de iniciadores, y trajeron de México a Nick Struck, el cerrador que tanto necesitaban. Cuando Lara dejó pasar al zurdo Logan Darnell en el sorteo previo a la serie decisiva, consiguieron la última pieza que les faltaba: con cuatro iniciadores confiables, un puñado de apagafuegos eficaces, el cerrojo tan anhelado y un infield mucho más seguro, el panorama auspicios se había completado.

Muchos señalaron a los pájaros rojos como favoritos indiscutibles, sin ver el proceso que acababa de vivir el cuadro de Puerto La Cruz. Los occidentales eran adversarios formidables, sí, pero el alto mando oriental había conseguido lo que en noviembre parecía un imposible: darle a López un equipo balanceado y sin brechas, haciendo todo sobre la marcha, compensando graves carencias mientras avanzaba el calendario y dándole una solución a cada problema.

Lara llegó a la final con un equipo más profundo, con mejor banca y más brazos en el bullpen. En ese choque de titanes, se impuso quien aprovechó los lapsus rivales y jugó mejor beisbol.

Con su experiencia en estas instancias, López presionó a Moreno, un manager novato en la LVBP, que estuvo muy cerca de conquistar el ansiado premio en su año de estreno. Los reputados serpentineros crepusculares entregaron 20 bases entre boletos y pelotazos a partir del cuarto duelo. Y aunque Cardenales bateó más, y su pitcheo permitió apenas una carrera más que el de Caribes, la serie se desequilibró cuando Sardiñas disparó ese jonrón en el octavo tramo del quinto cotejo.

Allí terminó todo. Dos innings después (o dos días después, como se quiera ver) Luis Jiménez sacudió su Grand Slam para empezar el sexto juego y el resto lo hizo García. El equipo que en noviembre parecía desorientado, que se vio obligado a despedir a Phipps, su mejor importado, y a casi todos sus refuerzos extranjeros, había completado la transformación que le convirtió, con justicia, en el mejor elenco del campeonato.


Ignacio Serrano

Publicado en El-Nacional.com, el lunes 29 de enero de 2018

2 comentarios:

  1. Esa historia de Caribes es todo lo contrario a la del Caracas. Que empezaron muy bien, muy balanceados y poco a poco fueron perdiendo piezas y ese balance que los llevó a perder tan justamente contra el actual campeón. Tomemos los buenos ejemplos de los ganadores.

    ResponderEliminar
  2. Durante la Ronda Regular nadie daba medio por los Caribes, aun en el inicio de los Play Off, todo el mundo seguía apostando por unos Leones que habían perdido el plan de vuelo y unos Navegantes que no sabían hacia donde remar. Ya Caribes había practicado con ambos en los últimos juegos de la eliminatoria, preparando las Flechas para lo que sería una masacre en la primera vuelta del Play Off y en la Semifinal. Así el equipo por el que nadie daba medio, sacaba la casta que solo poseen los grandes de verdad, no los que hacen verse grandes, pues aquellos dos se quedaban en el camino y el equipo Mas Exitoso de la Decada, si, el Único que ha estado presente en las ultimas 8 Post Temporadas, se encaminaba hacia su Tercer Titulo. Caribes De Anzoategui Es Justo Campeón...

    ResponderEliminar