Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

viernes, 12 de enero de 2018

El balance de los Tigres

El emergente
Ignacio Serrano

¿Qué balance dejan los Tigres en la hora del adiós?

No hubo un equipo más activo en el mercado de cambios. La gerencia de Aragua intervino en ocho pactos el año pasado, recibiendo a 11 peloteros y entregando a 10.

Así adquirieron jugadores tan importantes como Guillermo Moscoso, ganador del Premio Carrao Bracho al Pitcher del Año, y Víctor Gárate, uno de los relevistas más usados en la ronda eliminatoria por el manager Buddy Bailey.

La oficina también sumó nombres. Fue el primer torneo de Nelson Poggioli como gerente deportivo, uniéndose a una agresiva directiva que desde hace cuatro años encabezan Carlos Guillén y Jorge Urribarrí.

El súper veterano Freddy García regresó a la acción, luego de solventar ciertas diferencias con el alto mando que fueron poco divulgadas. Su vuelta estuvo marcada por un desempeño excepcional, entre los mejores abridores del campeonato.

El californiano José Vargas explotó en octubre, exhibiendo una ofensiva de ribetes insólitos, que le llevó a imponer un récord de jonrones en el primer mes de campaña.

Jugadores poco conocidos, encabezados por el receptor Luis Villegas y el campocorto Carlos Peñalver, tomaron protagonismo en la primera mitad del campeonato, y un joven cuerpo de lanzadores se ubicó en lo más alto entre sus pares, para darle un temprano liderato a la divisa rayada.

¿Qué pasó después? ¿Por qué la afición bengalí termina con mal sabor en la boca?

Los centrales cerraron con balance positivo en lo deportivo. Ganaron más juegos de los que perdieron en la eliminatoria, clasificaron a la postemporada con dos semanas de anticipación y agregaron peloteros que deben ayudar en los años por venir: Moscoso, Gárate, Alberto González, Francisco Arcia y hasta José Castillo, a pesar de su edad.

Hubo adquisiciones que no se presentaron, algo que también ocurrió en el pasado. Pero ninguno de los que faltaron esta vez parecía ser la clave perdida para avanzar a la semifinal: Alex Monsalve, Gabriel García o Amalio Díaz. Nada de lo que entregaron por ellos resultó ser esa pieza que luego echaron de menos.

No hay nada que reprochar a Bailey, a pesar de su despido. El equipo con la peor ofensiva colectiva y el cuarto pitcheo en general tenía casi todos los números en la lotería del naufragio, pero llegó a los playoffs con clara opción de meterse en la semifinal.

Hubo diferencias respecto a anteriores ediciones, sin embargo. La presencia de los muchos grandeligas que posee la organización, una clave en el título de hace dos zafras, ha ido mermando desde entonces, llegando a ser algo simbólico antes de la segunda quincena del último diciembre. ¿Por qué? Tal vez sea la situación que vive Venezuela, pero es un hecho que eso llama la atención.

La búsqueda de la importación también ha tropezado con resultados decepcionantes. Siete bates extranjeros se combinaron para .219 de average colectivo. Una decena de pitchers foráneos dejaron 4.38 de efectividad, contra 4.02 que dejaron los criollos.

A la gerencia no le salieron bien los movimientos en el mercado internacional y quedó en minusvalía ante los rivales, al cerrar con una cuota de refuerzos reducida en dos tercios.

El despido de Bailey añadió confusión. Está claro que de nada sirvió. Los aragüeños perdieron dos de los siguientes tres cotejos y quedaron fuera. Al menos evaluando la eliminatoria y lo que pasó cuando se fue, no quedó en su espalda la culpa de no llegar a la semifinal.

¿Qué queda de todo esto? Eso dependerá de cómo afronten los felinos su relación con los bigleaguers que pertenecen a la escuadra, pensando en futuras novenas. Y que reencuentren el toque de Midas en el mercado internacional. No se pueden dar ventajas en un circuito tan competitivo.

 Columna publicada en El Nacional, el viernes 12 de enero de 2018. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

6 comentarios:

  1. En general balance negativo.
    Lo ideal sería que la directiva en pleno renunciara pero como sabemos que no tienen dignidad habrá que lidiar con su ineptitud.
    Esta temporada dejó algo claro y es que el pelotero franquicia para los próximos años debe ser Carlos Tocci siempre y cuando tenga el permiso para jugar. Es el único junto a Moscoso que debe ser intocable.

    ResponderEliminar
  2. No soy Tigrero, pero Aragua debe comenzar a establecer un plan de trabajo a mediano plazo contando con la base de jugadores como Tocci, Renato Nuñez, Ramon Flores, Vielma y conjugarlo con jugadores no tan veteranos pero q aun rindan como Moscosso, Callaspo, Arcia, Ledezma, Garate, ademas ya Bayley es Historia, hizo cosas grandiosas con Aragua pero su Ciclo terminó, deben comenzar a contar con entrenadores de esa dinastia q puedan influir en los peloteros actuales como Victor moreno, Alex Delgado, Chalao Mendez, JC Pulido... y por suspuesto Debe regresar a la Gerencia Rafael Rendon, porque Guillen es un Fiasco!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entiendelo, RRR exitoso, pa fuera

      guillen = psuv = fracasado... y lo dejaran forever

      Eliminar
  3. Triste y lamentablemente el cargo de Carlos Guillén, es un cargo político, y aquí todos sabemos lo que eso significa

    ResponderEliminar
  4. Guillen y las escorias enquistadas del Psuv en la directiva y todos las campos que abarca el equipo deben salir a patadas.

    ResponderEliminar
  5. Muchos fanaticos en el pasado pediamos la cabeza de rafael rodriguez rendon, hoy dia nos damos cuenta el grave error, RRR fue el arquitecto junto a manuel rodriguez de la dinastia,un equipo de hombres no de nombres, jugadores que dejaban el alma en el terreno de juego (maza,delgado,romero,gimenez entre otros. La llegada de carlos guillen vino de la mano de la politica, como buen magallanero se quizo traer a medio equipo del magallanes a maracay, y lo logro, pero mucho de esos jugadores aun no se colocan la camiseta de los tigres de aragua por primera vez. Otro punto negativo que destacar de la nueva directiva de los tigres de aragua es como acabaron con el circuito radial, en esta zafra el circuito no viajaba con el equipo con exepcion de valencia, osea narraban el juego via satelite desde un estudio, los mismos integrantes del circuito radial presentaron sus quejas en las redes sociales, incluyendo desmejoras salariales, todo para el bolsillo del revolucionario carlos guillen, en fin como faanatico me siento decepcionado porque le robaron la identidad a nuestros tigres, no veo esos tigres del pasado, esos con hambre de triunfos, esa familia donde cada jugador apoyaba a el otro, ojala esta directiva de un paso al costado y nos permita recuperar a aquellos tigres del pasado...

    ResponderEliminar