Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

martes, 16 de enero de 2018

Al maestro, con cariño

El emergente
Ignacio Serrano

El teléfono gris sonó con fuerte timbre. “¡Agárralo, que puede ser una noticia!”, habrían gritado Cándido Pérez o Johnny Villarroel. Esa mañana, sin embargo, la sección de Deportes estaba desierta. Todos los reporteros habían salido a patear la calle. El único allí era el pasante. Yo.

Una voz conocida salió del auricular. “Aquí Rubén Mijares, ¿quién habla por allí?”.

Rubén era un ídolo para quienes crecimos con el sueño de algún día seguir los pasos que él, que Juan Vené, Humberto Acosta o Rodolfo José Mauriello habían dado antes que nosotros. Nunca habíamos conversado.

Era mayo o junio de 1988 y Jesús Cova, ese otro maestro sabio y entrañable, me había asignado la tarea de escribir una sección diaria en El Nacional llamada De Olimpia a Seúl, con anécdotas sobre los Juegos Olímpicos.

“Aquí habla Ignacio Serrano”, respondió el veinteañero, en puntas de pie. “Ahhhh…”, soltó él. “De Olimpia a Seúl. Está buena la columna, carajito”.

Rubén Mijares me leía. Todavía hoy revivo esa emoción.

No tardé en constatar que él leía todo y a todos. No se escribe tan bien si no se lee con voracidad, y él era un fino redactor. Revisaba los periódicos de circulación nacional para constatar lo que cada uno publicaba. Por eso sentía frustración cuando, ya septuagenario, comprobaba que alguno de sus más jóvenes colegas no sabía lo que había aparecido en un diario rival.

Rubén era duro, exigente, áspero con frecuencia, cuando se trataba de nuestra profesión. En una Serie del Caribe en la que fue jefe de prensa, hace poco más de 10 años, le planteamos una serie de quejas sobre dificultades en nuestras labores. Él nos miró con esa mueca descendente en los labios que era tan suya: “Yo nunca necesité eso para hacer bien mi trabajo”.

Era verdad. Lo decía el mismo que, estando de paso en Nueva York, en 1968, coincidió con el asesinato de Robert Kennedy y se las arregló para realizar una cobertura que marcó diferencia, y que él, 30 años antes de la existencia del correo electrónico, enviaba cada día con los pilotos de Viasa, junto con fotografías exclusivas para Venezuela que personalmente tramitaba con The Associated Press.

Nadie ha analizado mejor el juego que él. Escucharlo con Alfonso Saer era un placer y una escuela. Telegráfico, punzante y acertado, Rubén inventó los tuits antes de existir el celular. Nunca le tuve más presente en mi vida que en estos tres meses en los que he tenido el privilegio de sentarme en la misma silla que él ocupó, en el circuito de Cardenales. Todavía no lo logro como tú habrías querido, Rubén, pero te pienso con cada comentario.

Nunca volvió a dedicarme un elogio, como aquel de 1988. Reímos y hablamos tantas veces, yo preguntaba, escuchaba y aprendía. Él contaba y a menudo regañaba. Cuánta fortuna llevarlo hoy conmigo.

El Emergente comenzó a batear en los años 90, en el mismo espacio que alguna vez ocupó Beisbol por dentro, su tan leída columna. Una mañana me detuvo en la calle el “Diablo” Víctor Ramírez, veterano empleado de la rotativa del diario. “Leí tu columna de beisbol”, dijo. “¿Y qué le pareció?”, preguntamos. “Me gusta más Rubén Mijares”. Touché. A mí también.

Rubén se nos fue en el Día del Maestro. Es tanta la coincidencia, que nos saca una sonrisa entre las lágrimas. Gracias, admirado amigo. Seguiré tratando de aprender.

Columna publicada en El Nacional, el martes 16 de enero de 2018. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

18 comentarios:

  1. He escuchado al circuito de cardenales por casi 30 años y era realmente un privilegio escuchar los analisis de Ruben sobre el juego. Sin animo de caer en comparaciones luego de irse del circuito y en mi humilde opinion Ignacio es el mejor comentarista que paso por el circuito Larense.

    ResponderEliminar
  2. Qué arrecha pluma tienes mi bien admirado Ignacio. Desde niño admiré a don Rubén, y el día que me lo encontré en el Hotel Príncipe sentí que había cumplido uno de mis sueños, L hablar de con quien siempre dije (en medio de mi inocente niñez) que debía ser el mánager de Cardenales de Lara. Un abrazo, Serrano

    ResponderEliminar
  3. Emotiva columna Ignacio, Ruben fue un todo tereno, paz a sus restos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo ignacio. Yo no lo conosco a ud. Pero siento que lo conociera de mucho tiempo. Cada palabra. Cada letra que tu has plasmado en estos Pequenos parrafos dedicado a Ruben Mijares. Le puedo asegurar que es el sentimiento que muchos llevamos por dentro. Porque en realidad yo aprendi a querer y a entender el beisbol fue gracias a Ruben Mijares y por supuesto que gracias a Alfonso Saer. Desde Panamá un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  5. Cuando quería saber de lo bueno o de lo malo que había hecho mi equipo del alma , Cardenales de Lara, sólo tenía que esperar los comentarios finales a cargo del Maestro Rubén Mijares. Siempre recuerdo que decia: "Bueno Señores ganó Cardenales, así que a llegar alegre a casa y a tratar bien a la Señora" Don Rubén y Don Alfonso, lo mejor de lo mejor. Descanse en Paz Rubén.

    ResponderEliminar
  6. Colega y amigo Ignacio, me topé con Rubén Mijares en la Serie del caribe realizada en Puerto la Cruz, en la que él fue el Gerente de Prensa y discutí con él por su estricto trato con sus colegas, cuando se trataba de que el trabajo saliera bien. Luego de eso entablamos una pequeña amistad que se extendió en los años beisboleros siguientes y con Rubén Mijares aprendí algo esencial. Nadie sabe tanto de béisbol, como los fanáticos. Pero él me decía, pero no los mánagers de tribuna, los aficionados que aman la p4lota como nosotros.

    ResponderEliminar
  7. El mejor Circuito de Transmisión está hoy en el Cielo. Narradores Delio Amado León, Carlos Tovar Bracho, José Anibal Manzo y Felo Ramírez con los comentarios de Carlitos González y Rubén Mijares. Tremendo Dream Team.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hermano, súmele a Pancho Pepe Croquer en esa lista....Era otro fuera de serie como narrador...

      Eliminar
  8. grande Ignacio, que privilegio que hoy dia formes parte del circuito de Cardenales

    ResponderEliminar
  9. quiero compartir con ustedes mi anecdota cuando conosi a ruben mijares fue viajando de maiquetia a margarita por aya en los años 80 me toco de compañero en el asiento de una ves que despego el avion me dijo te gusta el beisbol bastante le conteste y ahi saco un libro como una bliblia donde aparecian todos los grandes prospectos y comensamos a hablar del deporte luego me dijo yo soy rebuen mijares un hombre tan humilde pero de mucho hablar

    ResponderEliminar
  10. Ignacio, de hecho estos meses donde ruben estuvo hospitalizado siempre estuvo pendiente de su idolo, twiteando informacion acerca de su salud y lo que necesito. Siempre ruben te agradecera. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Tuve el honor de conocerlo personalmente en Maiquetia, en un vuelo hacia Barquisimeto. Recuerdo que estábamos en una buseta esperando a los pasajeros faltantes, ya que nos llevarían al avión, que estaba lejos. Llegó un lote de pasajeros rezagados, y en ese grupo venia el Gran Ruben. Al verlo, espontáneamente, hice como Alfonso Saer al anunciarlo en sus comentarios..." Y a nombre de Aco Barquisimeto, Ruben Mijares !!!". Imito muy bien la voz de Alfonso, y todo el mundo volteó hacia nosotros, al oir el anuncio. Por supuesto, la atracción de ese recorrido fué Ruben. Hablamos mucho de Baseball, de boxeo, de salsa, Una gran persona, humilde y muy inteligente. Dios te tenga en la gloria Ruben.

    ResponderEliminar
  12. !Excelente!, Ignacio. Una nota digna de Rubén.

    ResponderEliminar
  13. Tuve 2 conversaciones bien interesantes con Rubén Mijares. Una viendo calentar a Roy Halladay en la Serie Del Caribe de 1988, tiró un slider que me dejó con la boca abierta. "Míralo bien, porque esta puede ser la última vez que lo veas en vivo". Y si, más nunca pisó Venezuela. Curiosamente Halladay murió 2 meses antes que Mijares. En esa misma serie ocurrió una jugada que por lo rara que era no teníamos certeza como se anotaba. Mi deducción era la que parecía más "halada por los pelos", y los colegas en el palco de prensa me porfiaban que yo no tenía razón. Llegó Rubén Mijares y fue consultado por un enjambre de colegas. Se me acercó y en su peculiar estilo me espetó: "Carajito: Tu tienes razón, y la aplicación de la regla es como tu dices. ¿De dónde saliste tu?". Ese fue el preámbulo de una buena conversación de pelota, salsa y periodismo. Hasta que le tocó subir a resolver un problema con una credencial que un periodista había prestado a otra persona.

    ResponderEliminar
  14. Excelente columna Ignacio. Te admiro mucho al igual que al gran Rubén Mijares.

    ResponderEliminar
  15. Felicitaciones Ignacio ppr esa excelente columna de hoy dedicada al Señor Baseball, Don Rubén Mijares. Quedate en el circuito por muchos años asi como el lo hizo y está temporada la de su Adiós y la de tu arribo a la familia Cardenales de Lara seremos Campeones. En nombre de Jesucristo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Ignacio por tus conocimientos volcados a nosotros los cardenaleros que crecimos desde el Olimpico d la 37 escuchando por la radio a Elides J Rojas,el premier Arturo Celestino etc.

    ResponderEliminar