Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Un vistazo al pacto de las Aguilas y los Tigres

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para francisco arcia catcherUna cosa era segura: tarde o temprano, Francisco Arcia vestiría otro uniforme. No es que su relación con las Águilas fuera descortés, no. Pese a saberse de su deseo de ir a otro equipo, ni él ni la gerencia hicieron de eso un problema. La titularidad de Jesús Flores, la profundidad del Zulia en la posición y el anhelo de Arcia ante la nueva situación se manejaron bien. No hubo aquí un divorcio, al menos en el plano público. Fue un diálogo civilizado y bien llevado, y su final ocurrió esta semana, con su cambio a los Tigres.

Los rapaces se habían impuesto en septiembre la tarea de conseguirle divisa al experimentado catcher. Si obtenían una pieza valiosa, sería un añadido a celebrar.

Esa gema se llama Alexis Rivero.

Aragua lleva tres temporadas con el mismo predicamento, que le llevó esta vez a entregar uno de sus relevistas jóvenes, un talento intrigante, que ha lanzado en Triple A y que puede ser de mucha ayuda en una liga como la LVBP. Ante las ausencias de Wilson Ramos y Willson Contreras, fueron a por Sandy León y cobraron el premio gordo en 2016. Cuando éste se consolidó en las Mayores, sumaron a Juan Graterol. Cuando Graterol prefirió descansar, pensando en las Grandes Ligas, se hicieron de Alex Monsalve. Y ahora que este último está lesionado, sin fecha de regreso, adquieren a Arcia.

Son muchos caretas en muy poco tiempo. Esa posición y las paradas cortas han sido una justificada obsesión en Maracay. El corazón de la línea central. El empeño perenne de Buddy Bailey y Jorge Urribarrí.

El pacto anunciado el lunes es una consecuencia lógica en este panorama, aunque pudo tener otros finales.

Hace rato que los Tiburones dijeron no a la propuesta de los aguiluchos, una negativa que no les ha estallado en la cara gracias a lo hecho detrás del plato, y sobre todo con el madero, por el joven Arvicent Pérez. Los Cardenales recibieron últimamente una propuesta de los bengalíes, que querían recuperar a Elvis Escobar, otrora pieza de esa organización. Pero ni Arcia fue a parar a La Guaira ni Rivero pasó a Lara.

Los felinos son la parte que más cede. No por el peso de lo que entregan, equiparable a lo que reciben, sino porque su contraparte se había comprometido a salir de su mascota y fue poco lo que este aportó desde la llegada de Flores, en la 2016-2017.

Arcia, sin embargo, es un receptor interesante. Ha sido invitado al Spring Training por más de un lustro, tiene tres zafras en Triple A y batea a la zurda. No es una fuerza ofensiva, lo suyo es llevar el pitcheo y contener a los robadores, pero ¿qué otra cosa son León, Graterol y Monsalve, sino eso?

Los rayados dependían de catchers procedentes de Clase A avanzada y pasan a contar con alguien que en cualquier momento sube a tomarse un marroncito en las Grandes Ligas. Es un buen cambio, en términos competitivos.

Claro que Rivero es un precio importante. Acaba de cumplir 23 años de edad, viene de Triple A y, en el peor de los casos, es una mejoría en el bullpen B de las Águilas. No es un ponchador nato, aunque puede apelar a la vía del sueño. Su reto es poner ahora los números que puso cuando pasó por las categorías más bajas de los Filis de Filadelfia y pintaba como una verdadera promesa.

¿Quién gana? Posiblemente los dos. El tiempo nos dirá.

Columna publicada por El Nacional, el miércoles 15 de noviembre de 2017. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

3 comentarios:

  1. Para mi opiniopinión ganan las aguilas rivero es joven lanzador difícil de conseguir dejaron libre a quiroz y trajeron a graterol monsalve leon etc. Como van a hacer cuando tengan todos esos juntos? El nombre del juego es picheo y hemos entregado mucho talento por muy poco ninguno juega

    ResponderEliminar
  2. Si Rivero controla su descontrol bajo presión.
    Será tremendo relevista, el siempre me recuerda a Eduardo sanchez.
    Sorprendente prospecto en su momento y q llego hasta ser cerrador en una temporada con San luis.
    Pero q paralelo a eso, aquí en la liga se notaba claramente q la presión no era lo suyo.
    Aquí el calor de la liga, no es fácil para estos prospectos.
    Allá en usa tanto en las menores como mayores el público es mas frío y mucho más tolerante.
    Alexis Rivero tiene buenos picheos y cuando anda bien se ve siempre sobre los bateadores.
    Su problema es cuando los picheos no caen dónde lo desea.
    Este comienza a lanzar franco y allí es bateado.
    Si con el paso del tiempo domina esto
    Tiene tremendo futuro.

    ResponderEliminar
  3. Si Rivero controla su descontrol bajo presión.
    Será tremendo relevista, el siempre me recuerda a Eduardo sanchez.
    Sorprendente prospecto en su momento y q llego hasta ser cerrador en una temporada con San luis.
    Pero q paralelo a eso, aquí en la liga se notaba claramente q la presión no era lo suyo.
    Aquí el calor de la liga, no es fácil para estos prospectos.
    Allá en usa tanto en las menores como mayores el público es mas frío y mucho más tolerante.
    Alexis Rivero tiene buenos picheos y cuando anda bien se ve siempre sobre los bateadores.
    Su problema es cuando los picheos no caen dónde lo desea.
    Este comienza a lanzar franco y allí es bateado.
    Si con el paso del tiempo domina esto
    Tiene tremendo futuro.

    ResponderEliminar