Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 19 de octubre de 2017

Se cumplen 75 años de la eterna rivalidad entre Caracas y Magallanes

En esta temporada se cumplen 75 años del primer duelo entre Caracas y Magallanes. Ocurrió el 27 de diciembre de 1942, en el viejo estadio de San Agustín. Ese día comenzó la rivalidad que este jueves se retoma en la capital

Estadio de San Agustín, sede del primer duelo
Por Ignacio Serrano
El Nacional

Mucho antes de que existiera la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Antes, incluso, de que hubiera un equipo llamado Leones y de que la nave jugara en Valencia. Antes de todo eso y más, hace 75 años, nació la rivalidad que hoy vive un nuevo capítulo entre Caracas y Magallanes.

El calendario puso a melenudos y turcos frente a frente este jueves, en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia.

Es la primera vez en el campeonato 2017-2018 que miden fuerzas los dos equipos más populares de la pelota local, esos que reúnen, al menos según la conclusión de dos importantes encuestadoras, alrededor de la mitad de la fanaticada que se desvive y se desmuere por el deporte nacional.

(La pasión que causan los Eternos Rivales es tal, y toca de tal modo a propios y extraños, que la empresa que contrató uno de esos estudios de opinión pidió no revelar su identidad, como también lo solicitó el ejecutivo de la encuestadora que llevó a cabo la otra indagación.)

La fiesta que prenderá las luces del parque capitalino comenzó abonada por el instinto para los negocios del legendario Martín Tovar Lange, según cuenta el desaparecido Alexis Salas.

Tovar Lange, deseoso de invertir en un club de beisbol, se asoció con la Cerveza Caracas para convertir una novena varguense, el Cerveza Princesa, del inolvidable Jesús Corao, en el reluciente Cervecería Caracas, en 1942.

Ya el Magallanes era una institución de raigambre popular, especialmente en el oeste de la capital. Había renacido en 1928, una década después de desaparecer el primer equipo que llevó ese nombre y que jugó entre 1917 y 1918.

La travesía de la nave era fructífera, al momento de aparecer el Cervecería. Conquistó la Serie  Nacional de 1930, sembrando de encono deportivo sus duelos contra el Royal Criollos, la principal divisa del régimen gomecista y creador del “purocriollismo” en los tiempos fundacionales de la pelota nativa.

Magallanes había sido subcampeón en la edición de 1941 de la Primera División, heredera de la Serie Nacional y último antecedente de la LVBP. Con esa medalla en el pecho, concurrió al primer tope contra quien se convertiría en su eterno rival.

Tovar Lange resucitó el “purocriollismo”, con una audaz política de contrataciones. Firmó a muchos de los mejores peloteros venezolanos del momento, incluyendo a varios Héroes del 41, y al revivir la orgullosa virtud del Royal, heredó también la pugna con los Navegantes, que por entonces escribían con minúscula ese nombre, por ser sólo uno de los apodos del conjunto (también “leones” era sólo un mote conferido a los capitalinos, a quienes llamaban “los leones del Anauco).

Aquel 27 de diciembre, siete décadas atrás, el gran Vidal López, enseña y figura de los turcos, abrió por el Caracas, lanzó juego completo y disparó tres hits como cuarto de la alineación, camino a un blanqueo de 3 carreras por 0.

Lo de López fue sólo una de muchas paradojas en los inicios de ambos clubes.

El “Muchachote de Barlovento” ya había sido miembro de la nave. Y volvió a ser, a partir de 1943, y hasta su retiro, una de las caras más reconocidas en el bando de los bucaneros, que para más paradojas vistieron en los años 30 una camiseta que ponía “Magallanes de Caracas”.

Así empezó la fiesta que este jueves retoman en Valencia.

Así jugaron aquella primera vez
Luis Aparicio Ortega, el “Grande de Maracaibo”, el hombre en cuyo homenaje se disputa esta temporada de la LVBP, fue el primer bateador en un duelo entre Caracas y Magallanes, aquel 27 de diciembre de 1942. Tenía 30 años de edad. Faltaba algo más de una década para que cediera bate, guante y leyenda a su hijo Luis Aparicio Montiel, con Gavilanes y en Maracaibo, en 1953.

Vidal López hizo el primer pitcheo de ese choque histórico, en el estadio de San Agustín. También hizo el último, porque aisló seis hits y lanzó completo.

El cubano Plácido Bernal comenzó por los turcos, que contaron con jugadores notables en su alineación, como Jesús “Chucho” Ramos y Balbino Inojosa.

Los capitalinos presentaron un lineup de estrellas, con José Antonio Casanova, José Pérez Colmenares, Héctor Benítez “Redondo”, Luis Romero Petit, Ramón “Dumbo” Fernández y otros Héroes del 41.

El torneo estuvo tan cerrado como ese choque, que ganó el Caracas 3 por 0. El Cervecería se proclamó campeón, con juego y medio de ventaja sobre los bucaneros. Magallanes se desquitó, al obtener la corona un año después.
Versión actualizada de la nota publicado en El Nacional el domingo 21 de octubre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario