miércoles, 6 de septiembre de 2017

Venezuela, más allá del beisbol

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para san rafael de mucuchiesVuelvo a Caracas, tras recorrer una parte de Venezuela con mi familia, reencontrando amigos y amores, constatando lo mal que tantos la pasan.

Encontré a una amiga querida, flaca hasta los huesos, porque no tiene para comprar ni un pollo. Ella es la Venezuela de hoy.

Las estaciones de gasolina cerradas, sin combustible, en Barinas y Cojedes, y las colas de tantos para llenar el tanque en los Llanos. Eso es Venezuela hoy.

La familia campesina que conozco desde hace años y que compartió conmigo su pobre almuerzo de papas fritas en grasa de res, curuba y moras silvestres. Eso es Venezuela hoy.

Los humildes compatriotas empujando sus Centurys o Chevettes por una o dos cuadras, para llegar a la otra bomba, pensando que tal vez tenga gasolina. Ellos también.

Mi amiga que hace tiempo levantaba a sus hijos vendiendo empanadas y pastelitos, pero que ya no  puede, porque no encuentra harina. Ella también es la Venezuela de hoy.

La abuela, la madre y la tía que decidieron comer una vez al día para que el niño de la casa sí comiera las tres veces. Ellas son Venezuela hoy.

El Guardia Nacional que en la Mérida de este país tan petrolero como nuestro supervisó que solo pusiéramos 20 litros de gasolina. Él también es Venezuela hoy.

La señora delgadita que a mi lado no podía comprar el kilo de hueso, porque no le alcanzaba para pagar los 1.800 bolos. Ella es Venezuela hoy.

La muchacha vivaz e inteligente, a la que le di taller desde niña y que murió días después de parir, porque en el Páramo no había cómo atenderla. Ella es Venezuela.

La madre campesina que lloró su muerte y que vio irse a Colombia a su único hijo varón, porque allá al menos gana suficiente para el pan. Ellos son la Venezuela de hoy.

La anciana que tanto me quiere, que ya tiene los deditos retorcidos, soportando el dolor porque en ningún lugar encontramos su medicina, Hyflon. Ella es Venezuela hoy.

La sorda pregunta que escuchaba en todos lados, con melancolía y dolor: ¿Hasta cuándo? Eso también es Venezuela hoy.

Las hermanas turnándose en las colas y las puertas cerradas al atardecer, porque la delincuencia llegó hasta al Páramo. Eso es Venezuela hoy.

Hace más de 20 años que aprovecho mis vacaciones para pisar tierra en la Venezuela profunda que amo. Nunca vi tanta necesidad como hoy.

De vez en cuando, alguien me escribe para exigirme que hable solamente de beisbol. Esos tienen sus ojos y sus oídos cerrados para los más humildes, aquellos que tanto sufren.

Esos que no se conduelen por estas cosas, y que por razones políticas deciden voluntariamente no mirar el sufrimiento de tantos, también son Venezuela. 

A pesar de ellos, sé que va a amanecer.

Estoy de vacaciones. En estos días he dejado de ser columnista, para estar con mi familia. Pero no puedo dejar de ser venezolano.

16 comentarios:

  1. Hoy voy saliendo rumbo a la Patagonia Chilena con mi titulo de Ingeniero Quimico debajo del brazo a buscar nuevos horizontes debido a la escasez de comida y medicamentos además de los 4 asaltos que sufrí a punta de revolver en los últimos 3 meses, esto tambien es Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. Ignacio que triste relato nos dejas hoy, pero lo mas triste es que esa es la realidad que lamentablemente vivimos en nuestra querida y hermosa patria todos los que aquí permanecemos. Ni la llegada de la temporada de nuestro béisbol nos va a alegrar ya que no podremos asistir a los juegos con la frecuencia acostumbrada.

    ResponderEliminar
  3. Hoy voy saliendo rumbo a la Patagonia Chilena con mi titulo de Ingeniero Quimico debajo del brazo a buscar nuevos horizontes debido a la escasez de comida y medicamentos además de los 4 asaltos que sufrí a punta de revolver en los últimos 3 meses, esto tambien es Venezuela.

    ResponderEliminar
  4. Tremendo amigo de verdad que ni ya a drifrutar de el pasatiempo nacional podremos hacer por los altos costos de entrada y comida y la inseguridad que se vive en nuestro país amado

    ResponderEliminar
  5. esa es la realidad de nuestro amado pueblo....tu sensibilidad ante esta situación delata un ser humano bondadoso....necesitamos en esta hora amarga el tender lazos de hermandad que nos ayuden a " pasar el puente " ....Dios Misericordioso nos ayude a encontrar la salida y la Virgen interceda por nosotros...Amén

    ResponderEliminar
  6. Que lastima damos los venezolanos, y que por culpa de unos pocos muchos estemos pasando tantas vicisitudes. Dios mio ayúdanos a salir de este tormento revolucionario.

    ResponderEliminar
  7. Buen dia Ignacio, en verdad te felicito por tus comentarios, pues, no estas de espalda ante la realidad miserable que estamos viviendo.

    ResponderEliminar
  8. Ecos de una realidad inocultable ni por los supersofisticados laboratorios de realismo mágico oficiales.

    ResponderEliminar
  9. Y no hemos tocado fondo... Lamentablemente... Porque cada día estaremos peor gracias a una minoría que se creen intocables... Mas temprano que tarde esto se acabará

    ResponderEliminar
  10. Es una Realidad que lamentablemente padecemos en esta Venezuela de Hoy!!! Eso nos obliga a trasladarnos hacia otros lados para poder sobrevivir en este pais, desde aqui desde la Gran Sabana con pesadumbrez uno observa como un pais tan Rico,con Diversas Variedades y Recursos para Contender y estar en la Elite de los mejores Paises con Standares de Vida mejores que otros vecinos en America.
    y que un Grupo de Personas incapaces de Gobernar nos tengan en esta Situacion lamentable, Pobre y Mendigando... Pero como Reza un refran Popular: " No hay mal que dure 100 años...!!! Oramos y rezamos cada dia para que esto mejore y que aprendamos a ser selectivos con los proximos que quieran gobernar a nuestra Venezuela!!! La Mejor Patria!!! Porque Volveremos para llevar a Venezuela a ser el Pais que tiene que ser, y el que todos queremos!!!

    ResponderEliminar
  11. Es una dolorosa y trágica realidad.. Cabe preguntarse.. Y?

    Como a los perros no tienen amaestrado.. Cada día aprendemos un nuevo truco..

    Eso sí.. Tenemos beisbol..

    ResponderEliminar
  12. Nada mas real, lo he vivido en carne propia al visitar personas y amigos, que ya no hayan como hacer con a situación que los agobia, y preocupados porque en esos días se mencionaba que se anunciaría un nuevo aumento de sueldo(cosa que ocurrió ayer), y solo comentaban, con ese nuevo aumento,¿Como vamos a hacer?.. Esa también es la Venezuela de hoy

    ResponderEliminar
  13. Todos hablan y CNN hace cobertura del huracán Irma, el Papa en Colombia ambos pasan una semana y se van...Y Venezuela que?? Seguimos 18 años en esto? Amanece y amanece con una nueva noticia....

    ResponderEliminar
  14. cada día es una oportunidad para luchar por un mejor futuro, para alcanzar metas y hacer q esos sueños personales se hagan realidad pero hacerlo en Venezuela es todo un reto sin embargo cada día q despierto y abro mís ojos a pesar de q tal vez no haya desayuno o no haya un buen almuerzo o no me alcance para pagar completo el pasaje pongo mí fé en en el altisimo en el Dios todo poderoso para q salgamos adelente a pesar de lo díficil q es soñar, trabajar y vivir en esta tierra de gracia llamada VENEZUELA tengamos fé.

    PD: amigos así marcha la construcción del nuevo Estadio de La Rinconada https://goo.gl/fg81Hb espero q algún día lo terminen

    ResponderEliminar