martes, 5 de septiembre de 2017

Avisail García, el eterno prospecto venezolano que por fin floreció

Por Ignacio Serrano

El “pequeño Miggy”. Así le decían al venezolano Avisail García cuando llegó a las Grandes Ligas, en 2012.

Muy pocos conocían por entonces al joven de 21 años de edad, que acababa de ser subido por los Tigres de Detroit. Pero dos cosas llamaban poderosamente la atención.

Por un lado, estaba el talento de este patrullero nacido en Anaco, a quien los scouts y evaluadores de talento consideraban una estrella en potencia.

Por otro lado, estaba su asombroso parecido con Miguel Cabrera, Miggy, como le llaman sus compañeros y la prensa de Detroit. Eran muy semejantes, físicamente, y los movimientos del anzoatiguense al batear aumentaban las coincidencias.

El espejismo se mantuvo en aquella Serie Mundial contra los Gigantes de San Francisco, y durante algún tiempo más. En medio de la temporada de 2013, los felinos incluyeron al prospecto en un cambio con los Medias Blancas de Chicago, separando a la pareja que formaban el mejor bateador criollo de todos los tiempos y el astro en formación.

Tuvo sus buenos momentos, García, en aquellos tiempos iniciales. En las primeras semanas que pasó con los patiblancos, durante el resto de esa zafra 2013, ligó para .304 y acumuló 11 extrabases en 42 juegos.

El calvario vino después. El oriental sufrió una lesión que requirió cirugía en 2014, apenas jugó en aquella campaña, y deambuló sin rumbo aparente en los siguientes dos campeonatos. Parecía estar destinado al olvido, o quizás a una carrera como jardinero suplente. Hasta que llegó 2017.

García ha sido uno de los mejores bateadores de la Liga Americana, con un robusto average sobre .300 que le llevó a ser el líder del joven circuito durante un par de meses. Últimamente se ha trenzado en una disputa por el segundo lugar de ese departamento, asumiendo que los números de su compatriota José Altuve son inalcanzables.

Falta más de un mes de acción y ya alcanzó su tope personal de jonrones, quebró su mejor registro de impulsadas, rebasó su mayor cantidad de dobles, triples y extrabases. Está en la cresta de la ola.

Antigua reserva de los Caribes de Anzoátegui, pertenece en Venezuela a los Tigres de Aragua. Con esa organización quería jugar, porque su esposa es de Maracay y allí tiene su hogar la pareja.

Ahora quién sabe si le veremos en la LVBP. Para su bien, y el bien del beisbol venezolano, García es la nueva estrella de la embajada nacional en las Mayores.

Ya no es el “pequeño Miggy”. Ahora todos le conocen por su nombre. Se ha ganado ese privilegio, a fuerza de batazos.

Publicado en Blog.Banesco.com, el 31 de agosto de 2017. Aquí está la nota original.

2 comentarios:

  1. ¿Es esta la mayor aspiración como país beisbolero a la que podemos llegar? " quién sabe si le veremos en la LVBP. Para su bien, y el bien del beisbol venezolano, García es la nueva estrella de la embajada nacional en las Mayores". ¿Y nuestro beisbol? el "bien del beisbol venezolano" no está en lo que hagan 100, 200, 1000 o un millón de venezolanos en USA o Japón. Está en lo que haga nuestra liga, nuestros equipos, que son los que nos duelen.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar