Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

miércoles, 12 de julio de 2017

Seis grandes estrellas de Venezuela

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para luis aparicio
Luis Aparicio
En Miami faltaron los dos venezolanos con más presentaciones en el Juego de Estrellas de la MLB.

No estuvo Luis Aparicio, llamado 13 veces a la cita y único representante criollo con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown. El zuliano decidió no asistir, pese a ser invitado para un homenaje, alegando que la muerte de jóvenes compatriotas en las calles de nuestra Venezuela le impide celebrar.

Tampoco estuvo Miguel Cabrera, convocado 11 veces al evento y el más firme candidato criollo al templo de los inmortales, a menos que Omar Vizquel se le adelante. Los votantes decidieron que este año no le tocaba al aragüeño, debido a sus numeritos.

Cabrera merece las mayores consideraciones, pero en esta oportunidad le tocaba hacerse a un lado. Demasiadas lesiones han reducido su capacidad para aportar con el madero.


El inicialista de los Tigres de Detroit ha sido llamado a 11 clásicos en sus 15 campañas. Es una relación asombrosa. Aparicio también fue convocado a 11 festejos en sus primeros 11 torneos, con la diferencia de que en 1959, 1960 y 1962 fue seleccionado dos veces por torneo.

Eso se debe a que entre 1959 y 1962 se disputaron dos duelos estelares por campeonato, así que el legendario marabino sumó siete en cuatro años. En los hechos, el de Maracay le aventajaría por tres.

Vaya un detalle que resalta la grandeza de David Concepción. El torpedero de Ocumare de la Costa fue escogido para el choque de mitad de año en nueve de sus primeras 15 justas. Sería uno más que Aparicio en el mismo lapso, en caso de que en los años 60 no se hubiera puesto en práctica aquello de celebrar dos juegos de estrellas por campeonato.

José Altuve ha asistido a cinco de reuniones estelares en sus primeras seis temporadas completas. Eso supera lo que ocurrió con Cabrera, Aparicio y Concepción. Únicamente faltó en 2011, lo que es un caso relativo, ya que esa vez estaba en Triple A y participó en el Juego de Estrellas del Futuro; y de nuevo faltó en 2013, la única oportunidad que, siendo elegible, estuvo ausente.

Salvador Pérez va por un camino todavía mejor. El receptor de los Reales de Kansas City suma siete campañas en las Mayores, pero sólo las últimas cinco son completas. En esas cinco ha sido parte de la cohorte de astros, incluyendo las últimas cuatro como catcher abridor.

El último dato es notable. Hagamos la discriminación con lo sucedido entre 1959 y 1962, para precisar el número de justas, no el número de veces, en que un venezolano fue elegido como abridor del Juego de Estrellas.

Concepción y Aparicio totalizaron seis. Cabrera lleva cuatro, contando 2010, cuando le tocó sustituir al lesionado Justin Morneau. Y junto al inicialista aragüeño está Pérez, también con cuatro. Pero el carabobeño apenas tiene 27 años de edad. En teoría, le queda un buen tiempo en el tope.

Sería injusto no mencionar en este recuento al Chico Carrasquel, el precursor. Se convirtió en el tercer bigleaguer de Venezuela, en 1950, y en 1951 sorprendió a muchos, al ganar la votación entre los campocortos de la Liga Americana. Superó nada menos que a Phil Rizzuto, proclamado Jugador Más Valioso del joven circuito apenas unos meses antes de eso.

Son seis los principales protagonistas nativos en el Clásico de Julio. Dos de ellos fueron protagonistas anoche en Miami.

Columna publicada en El Nacional, el miércoles 12 de julio de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario