Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

lunes, 10 de julio de 2017

La notable evolución de la industria del beisbol en Venezuela

El Emergente
Ignacio Serrano

Daniel Flores
No todo está perdido. La peor crisis que ha vivido el beisbol venezolano, equiparable con la peor crisis social y económica que ha sufrido Venezuela desde el siglo 19, no se refleja en la producción de peloteros ni parece impactar en la vigorosa industria de las academias privadas, esos emprendimientos que han vuelto a ser protagonistas de la noticia con el nuevo proceso de firmas de Julio 2.

¿Cómo es posible que en las primeras 12 horas de este proceso, decenas de adolescentes nacidos en el país fueran reclutados por las Grandes Ligas, y que antes de completarse el primer día ya se hubieran firmado contratos que, combinados, sumaron más de 20 millones de dólares?

¿No vive nuestra tierra un punto de quiebre? ¿Cómo se explica que en tan sólo 12 meses, a partir del año pasado, se hayan invertido más de 50 millones de dólares en la adquisición de nuevos peloteros?

Esto ocurre poco después de la desaparición de la Venezuelan Summer League, el circuito que agrupaba a una veintena de organizaciones de las Mayores, cuya muerte de mengua fue dándose por la altísima inseguridad personal, primero, y luego la escasez, las trabas para las importaciones y la concesión de visados, que llevó a las divisas de la gran carpa a mudar sus operaciones a la República Dominicana, dejando aquí únicamente cuatro pequeñas bases de operaciones que apenas sirven para garantizar la detección de unos pocos talentos.

La iniciativa privada ha irrumpido vigorosamente, para compensar esa pérdida. Ex peloteros, hombres de beisbol, scouts y entrenadores han formado academias independientes que son hoy la razón por la que sigue manando nuestro Barroso beisbolero.

Ese pozo del que fluyen adolescentes como Daniel Flores está formado por escuelas que ya no se radican solamente en el eje formado por Maracay y Valencia, aunque ciertamente es allí donde el auge es mayor, al punto de haber creado la Liga de Verano Venezolana de Prospectos. También en Caracas y en la zona de Guarenas, Maracaibo, Puerto La Cruz y Barquisimeto florecen estas iniciativas.

Gracias a estas academias, los muchachos empiezan a prepararse concienzudamente desde los 11 o 12 años de nacidos. Como llegan más hechos a la edad crucial de 16, facilitan a los evaluadores de talento la decisión de firmarlos. Y con su participación en circuitos como la LVVP, que no es único, se completa la posibilidad de incluso contrastarles en competición, observando la progresión de sus estadísticas y su reacción ante la presión del juego.

La parte de arriba de la estructura sigue quebrada. La ausencia de las academias de la MLB significa la ausencia también de más de 1.000 empleos directos, incluyendo centenares de peloteros no considerados como prospectos, que podían probarse durante meses y convencer a sus escuadras, como pasó con José Altuve, Magglio Ordóñez, Edubray Ramos o Alexi Amarista. También se perdieron miles de empleos indirectos y el impacto que ese sistema causaba en sus comunidades, usualmente pequeños poblados.

La crisis todavía existe. Pero lo que han hecho las academias privadas permite soñar con un futuro brillante, una vez que haya pasado esta larga noche y las academias de las Mayores estén de vuelta, para completar el ciclo de desarrollo. Es posible que lo mejor esté por llegar.

Columna publicada en El Nacional, el lunes 10 de julio de 2017.

2 comentarios:

  1. Lastima que estos politiqueros venezolanos hayan dañado nuestro nivel de vida y al estar sufriendo los embates de la crisis el béisbol también se perjudicó, Ojala y pronto se resuelvan nuestros problemas país para exportar mayor cantidad de peloteros, vivir en armonía y seguir siendo la patria grande que fuimos otrora.

    ResponderEliminar
  2. La crisis todavía existe. Pero lo que han hecho las academias privadas permite soñar con un futuro brillante, una vez que haya pasado esta larga noche y las academias de las Mayores estén de vuelta, para completar el ciclo de desarrollo. Es posible que lo mejor esté por llegar.
    Esa es la perspectiva!

    ResponderEliminar