lunes, 31 de julio de 2017

Hace 100 años nació Chiquitín Ettedgui

El legendario periodista y atleta, miembro del Salón de la Fama del Beisbol en Venezuela, vio la luz en Puerto Cabello el 31 de julio de 1917. Su memoria sigue presente en todos quienes le conocimos

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

Herman “Chiquitín” Ettedgui, ex deportista, legendario periodista y, por sobre todas las cosas, un venezolano de bien, nació hace exactamente 100 años en Puerto Cabello, un día como hoy, el 31 de julio de 1917.

Ausente en nuestra cotidianidad desde junio de 2012, cuando dio su último suspiro, “Chiquitín” sigue presente en alma y recuerdo, gracias a una carrera brillante y a esa personalidad amigable y afectuosa que le granjeó amigos en todos los campos.

Este carabobeño, que se radicó en Caracas desde muy temprano, fue atleta de fuste en los tiempos románticos del deporte organizado en nuestro país, y así, contribuyó al nacimiento o consolidación de especialidades tan distintas como la pelota, el fútbol, el voleibol y el atletismo. Pero fue su labor delante de la máquina de escribir lo que le llevó a tener una estatuilla en el Salón de la Fama del Beisbol en Venezuela, como merecidísimo integrante del pabellón.

Ganó la medalla de bronce en los 100 metros planos de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1938, los primeros a los que asistió Venezuela y donde se instituyó el color vinotinto para nuestras selecciones nacionales.

También fue dirigente. De hecho, terminó siendo, junto a Abelardo Raidi, uno de los responsables en la estructuración del equipo que asistió a las series mundiales de 1940 y 1941, conduciendo a la conquista de los Héroes del 41 y a la entronización del beisbol como pasatiempo nacional.

Su trayectoria como reportero y cronista fue aún mejor, al punto de que llegó a ser presidente del Círculo de Periodistas Deportivos. Trabajó en El Universal y otros medios impresos, fue el primero en divulgar en Venezuela la firma del Patón Carrasquel con los Senadores de Washington, en 1939, y durante muchos años dirigió el departamento de Deportes de Venezolana de Televisión, canal del que fue imagen.

Nunca dejó de escribir o perifonear. Hasta prácticamente su último día, pudimos escucharle en Radio Deporte, su última trinchera como analista.

Fue anotador oficial, recopilador de las estadísticas y hasta presidente de la LVBP, entre 1958 y 1961.

La faceta más notable de “Chiquitín” trascendió todo aquello. Como sabemos todos los que tuvimos el gusto de quererle y disfrutar de su amistad, fue un maestro paciente y generoso, un amigo noble y un ciudadano ejemplar, multiplicador de esa venezolanidad que insufla esperanzas en quienes soñamos con un país mejor.

Inolvidable y centenario. Así es nuetsro “Chiquitín”.

Ignacio Serrano

1 comentario:

  1. Su frase mas recordada...Gracias por no fumar. Descanse en paz el maestro.

    ResponderEliminar