Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

lunes, 3 de julio de 2017

Enseñar a tu hijo a tiempo le ahorrará esfuerzo en el futuro

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler


Hijo- Bendición papá, ¿cómo te fue en el trabajo?

Pedro- Dios te bendiga hijo, ¿cómo te fue en el colegio? A mí me fue bien en el trabajo, gracias a Dios.

Hijo- Bien, papá. ¿Sabes que hoy, en clase de Educación Física, el profe puso unos ejercicios en escalera y los hice bien? Y varios de esos ejercicios eran los que hacemos nosotros en casa.

Pedro- ¡Qué bueno, hijo, qué bueno! ¿Viste que el trabajo disciplinado da sus frutos? Sigue así. Por cierto, ya es hora de irnos a la práctica, ponte listo.

Hijo- Ok, papá.

(Padre e hijo llegan al campo, para la práctica.)

Entrenador- ¿Cómo está, señor Pedro? ¿Cómo le va?

Pedro- Muy bien, entrenado muy bien. Súper contento con los pasos que cada semana mi hijo va dando. El mismo trabajo lo hacemos en menos tiempo. Va mejorando, hace mejor cada ejercicio.

Entrenador- Le dije que las mejoras eran primero cualitativas y luego cuantitativas.

Pedro- Entrenador, un niño que no haga estas cosas de ligas y escaleras, que usted nos ha recomendado, ¿puede mejorar igual? ¿O puede más adelante ponerse al día con lo que no trabajó hoy?

Entrenador- Hay una teoría sobre los procesos sensibles del aprendizaje. Esa teoría dice que un niño está apto a cada edad para determinado aprendizaje, por lo que enseñarle alguna cosa diferente no tiene sentido.

Pedro- ¿Y no es bueno y mejor que aprenda las cosas antes, para cuando llegue el momento de aplicarlas ya las sepa?

Entrenador- ¿Qué sentido tiene para su hijo que aprenda las materias de la universidad ahora mismo, si esta en formación escolar básica? Si su hijo no estudia, ¿usted cree que más grande aprenderá con la misma facilidad y emoción que lo hace ahora?

Pedro- Ummm… bueno, eso es cierto. Pero no entiendo aún. El niño no mejorará entonces, si no se entrena a tiempo.

Entrenador- Puede mejorar. Puede aprender a correr bien, pero tomará más tiempo. Lo mismo pasará con el bateo y el lanzamiento. El proceso de aprendizaje no consiste sólo en adquirir el conocimiento, sino en saber cómo aplicarlo y ajustarlo a las necesidades.

Pedro- El tema es algo complejo ¿no?

Entrenador- Amigo Pedro, si usted quiere aprender a pelear como Bruce Lee, pero yo sólo le lanzo la misma patada, y usted hace la misma defensa, ¿usted cree que llegará a ser bueno, como fue Bruce Lee?

Pedro- Sin duda que no lo lograré.

Entrenador- ¿Tiene sentido que le hable en términos avanzados y técnicas elaboradas de defensa y ataque a un nivel avanzado?

Pedro- Pues no.

Entrenador- Eso es el período sensible de aprendizaje. Usted está apto para aprender la base, diferentes movimientos, mejorar el uso de su cuerpo, varios ataques y defensas, yendo de forma lenta. Luego irá más rápido. Si no lo hace de niño, de adolescente le costará mucho más. Y de adulto, la dificultad se multiplica por mil. No es imposible, pero le tomará mucho tiempo fortalecer la movilidad, pensar en menor tiempo y reaccionar, entre otras cosas.

Pedro- Ya le entendí, entrenador, ahora sí.

Entrenador- Ahí vamos, amigo Pedro. Yo, buscando los mejores ejemplos que pueda usar. Y usted, con su mejor esfuerzo de aprender. Una vez más, le quedo agradecido por su tiempo. Y seguimos en contacto.

Pedro- Saludos, entrenador. Acá me quedaré a ver la práctica. Hablamos luego.

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario