Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 29 de junio de 2017

Murió Luis Romero Petit, leyenda de nuestro beisbol

El ex antesalista del Caracas y el Pastora fue figura de la Selección Nacional que ganó la Serie Mundial en 1941, en La Habana, desatando en Venezuela la pasión por el beisbol que dura hasta hoy

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

El gran Luis Romero Petit, leyenda viviente del beisbol y del deporte venezolanos, murió este jueves en Caracas, a los 100 años de edad, después de una vida larga y fructífera que será recordada por siempre.

El zuliano, nacido el 11 de abril de 1917, acababa de celebrar su centenario y se recuperaba de una intervención quirúrgica.

La Liga Venezolana de Beisbol Profesional, de la que fue uno de sus peloteros fundadores, confirmó la noticia a través de una nota de duelo.

“La Junta Directiva de la LVBP, su personal operativo y administrativo, expresan sus más sinceras palabras de condolencia, extensivas a cada uno de sus familiares, allegados, amigos, compañeros y conocidos. Paz a su alma”, señaló el comunicado liguero.

Romero Petit era uno de los dos sobrevivientes del memorable equipo que dominó la Serie Mundial de 1941, en el estadio La Tropical de La Habana.

Salido de la pelota amateur en su estado natal, figura joven del Pastora, fue reclutado para la Selección Nacional que participó en el torneo universal de 1940, en el que la Vinotinto terminó en las plazas intermedias.

Al año siguiente, fue tercera base y pieza fundamental en la conquista que convirtió en pasatiempo nacional al deporte de los diamantes.

Romero Petit saltó al profesional en 1946, con el nacimiento de la LVBP, siendo ya estrella del Cervecería Caracas en la Primera División, el “equipo de las caras bonitas”.

Pequeñito, buen hablador y siempre sonreído, nunca fue un toletero excelso, como se podría esperar de los defensores de la esquina caliente. Pero su guante fue muy elogiado y también su capacidad para soltar líneas importantes.

Ligó para .237, sin jonrones, en las 12 campañas que disputó en el circuito rentado local, entre 1946 y 1957, con los capitalinos y con el Vargas, Pastora y Pampero.

Le sobrevive el “Conejo” Enrique Fonseca, receptor de aquel brillante grupo recordado como los Héroes del 41. Fonseca tiene 98 años de nacido.

La cara iluminada de Romero Petit, su amabilidad al hablar, su venezolanidad irreductible y su bondad quedarán por siempre entre nosotros, así como su aporte decisivo para hacer del beisbol lo que hoy es en nuestro país.

Descansa en paz, Romerito. Tus émulos siguen brillando, ahora en las Grandes Ligas.

Ignacio Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario