Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

viernes, 9 de junio de 2017

De los Héroes de La Habana a los Héroes de Corea

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para chino canonico
La Venezuela de 1941 era mayormente rural y muy diferente al país de hoy. El deporte entretenía a la gente, pero no era una pasión de masas, aunque el vinotinto ya era el color distintivo de nuestras selecciones nacionales, desde que el Comité Olímpico Venezolano decidió utilizarlo para los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

En aquel marco ocurrió el primer gran suceso deportivo de esta tierra. Un grupo de soñadores ensambló un equipo guerrero, dispuesto a conquistar la Serie Mundial de beisbol amateur. La pelota ya era la disciplina más seguida por el pueblo. Por doquier se disputaban lances y desafíos con escuadras que son parte imborrable de nuestra historia: Royal Criollos, Centauros, Los Samanes, Magallanes, Japón, Concordia, Buenos Aires, Torreyas, Pastora, Gavilanes y tantos más.

El triunfo de los Héroes de La Habana, del que tanto se ha escrito, desató la primera fiebre deportiva en los venezolanos. Las historias de quienes lo vivieron son fascinantes. La radio unió al país. Miles de compatriotas contuvieron la respiración, cruzando los dedos por lo que hacían el Chino Canónico y el resto de sus compañeros en el estadio La Tropical.

Es igualmente apasionante el testimonio de los integrantes de aquella novena durante el viaje de regreso, cuando comenzaron a escuchar de sus paisanos a través de las ondas hertzianas y cómo les recibieron multitudinariamente en La Guaira, acompañándoles en masa hasta Caracas.

Aquella victoria, sumada a los títulos mundiales de 1944 y 1945, atornilló el beisbol en el gusto de la gente y fomentó como nunca la afición por el deporte en la patria de Bolívar.

Pocas veces nuestras selecciones nacionales han vivido un momento tan brillante. El beisbol tuvo otro episodio notable en 1959, con la conquista del oro en los Juegos Panamericanos de Chicago, pero probablemente no fue hasta 1992, con los Héroes de Portland, cuando el país entero volvió a unirse en un abrazo semejante.

Esa escuadra que dirigió Julio Toro también enamoró a los venezolanos. El país pobre y rural de 1941 se había convertido en uno urbano y contradictorio. Décadas de progreso, de carreteras, represas y el surgimiento de una vigorosa clase media, parecían quedar atrás. Dos intentos de golpe de estado siguieron a la terrible herida del Caracazo. Y en ese marco, Toro llevó a un grupo de elegidos, encabezados por Carl Herrera, a conquistar un cupo en los Juegos Olímpicos y la medalla de plata en el Torneo de las Américas de baloncesto, por encima de Brasil, Canadá, México, Puerto Rico, Argentina y únicamente por detrás del Dream Team de Estados Unidos.

El básquet, como el beisbol, nos dio otras alegrías. Pero ninguna ha tenido la rotunda repercusión de aquella.

Resultado de imagen para heroes de corea venezuelaHoy, los Héroes de La Habana y los Héroes de Portland reverdecen en esos muchachos que algún día serán llamados los Héroes de Corea, la primera oncena criolla que avanza a una final en un campeonato mundial de fútbol, practicando un balompié efectivo y corajudo, con la inspiradora conducción del DT Rafael Dudamel.

Venezuela, en medio de uno de sus peores trances históricos, vuelve a sonreír con orgullo, gracias a un grupo de jóvenes que se paró frente a un destino adverso y demostró que todo se puede cuando se lucha con determinación.


Publicado en El Nacional, el viernes 9 de junio de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.


La frase:
"Presidente, paren ya las armas. Hoy, un joven de 17 nos metió en la final, pero ayer murió uno de 17 años pidiendo un mejor país".
Rafael Dudamel
DT DE LA VINOTINTO

5 comentarios:

  1. Amigo Ignacio creo que olvidaste mencionar a los heroes de Mexico quienes conquistaron el torneo fiba de las Americas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Darwin. Lo dejo sobreentendido al decir que el baloncesto luego ha hecho otras cosas enormes, pero ninguna como aquella. Yo viví ambos triunfos, y el de Portland tuvo una épica que este último no tuvo, posiblemente porque no había equipo de EEUU y porque el primer gran logro colectivo, totalmente inesperado y con las apuestas en contra, fue aquel, Darwin. Igual podríamos decir de las chicas que fueron semifinalistas en el fútbol femenino, por ejemplo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Si Ignacio.....hay q incluir los héroes de Mexico de la selección d basket quienes lograron llegar más lejos q la selección q fue a Portland al ser campeones del torneo d las Américas ...aunque en descargo d los héroes d Portland su segundo fue como un campeonato también ya q la final fue contra el dream team d USA

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes Ignacio. Primera vez que escribo a pesar de leer todos los días sin falta El Emergente. Te felicito por la gran labor que haces, por tu profesionalismo y como un ABSOLUTO AMANTE DEL BÉISBOL, te felicito y agradezco POR EL INMENSO RESPETO CON EL QUE LO TRATAS!!!!!sin importar la arista que quieras abordar, es un lujo poder disfrutarte y poder digerir los bocadillos de nuestro pasatiempo nacional todos los días religiosamente. Me tomé la libertad de éstas cortas lineas ya que ha sido una grata sorpresa encontrar el presente articulo justo al día siguiente de un hecho tan extraordinario como el sucedido y que me llevó a comentarle al término del partido a mi única hija de 15 años (y "beisbolera" de sangre) exactamente la misma comparación, no solo con respecto a los héroes del 41, si no que lo hecho por el Basket en Portland. Logre vivir ambos sucesos ( tengo 53 años) y coincido en que muchos de los otros triunfos también resonantes de otras disciplinas no han tenido la repercusión NACIONAL Y UNÁNIME de los que mencionas y un claro ejemplo para poder graficarlo es que personas que en absoluto siguen los deportes o el fútbol en tal caso, ayer se levantaron de madrugada a ver el partido, es allí donde trasciende el suceso, cuando toca las fibras de personas que normalmente no se tomarían el tiempo para hacerle un seguimiento a un suceso deportivo en particular. GRANDES ESOS MUCHACHOS!!!!!. Por ultimo pero no menos importante, quiero decirte que comencé a entender y me enamoré del béisbol leyendo a R.J.Mauriello en el Nacional, lo consolidé con su sucesor Don HUmberto Acosta y ahora lo disfruto con el paladar de quien se ha convertido a fuerza de uso (lectura) en un excelente catador de buenas crónicas de béisbol contigo. Debes sentirte muy orgulloso de tu trabajo, eres en mi humilde opinión, parte de la Santísima Trinidad de los periodistas especializados en Béisbol de nuestro país , al menos durante los 45 años que estoy leyendo al respecto. Que Dios te Bendiga y te permita seguir brindándonos por mucho tiempo éste espacio.

    ResponderEliminar
  4. Al releer mi comentario me di cuenta de un gazapo tremendo, es obvio que no "viví"lo del titulo del 41, pero es casi que referencia obligada para todo amante del béisbol venezolano el conocimiento y el orgullo para nuestro gentilicio ese hecho, lo que nos hace sentir como vivida esa hazaña.

    ResponderEliminar