Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

sábado, 13 de mayo de 2017

Los 75 del Caracas y los 100 del Magallanes

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para caracas magallanesLos Leones del Caracas están celebrando esta semana 75 años de su nacimiento. Los Navegantes del Magallanes pedirán a la LVBP, la semana próxima, que el venidero campeonato se dispute en homenaje a los 100 años de esa franquicia. Pero resulta que ni los Leones nacieron en 1942 ni los Navegantes existían en 1917, ¿verdad? ¿O no?

Seamos honestos: ¿quién resuelve este enredo? Porque los seguidores turcos no reconocen como un todo esa parte de la historia melenuda que se recoge en los tiempos del Cervecería, del mismo modo que los fieles capitalinos pueden disputar la idea de que los turcos sean la primera divisa centenaria del deporte venezolano.

Llegó el momento de que nos pongamos de acuerdo en los diamantes locales. Es la hora de refrendar unánimemente dos capítulos fundamentales en la historia de pasatiempo nacional.

Repasemos los hechos.

Caracas nació en 1942, como Caracas BBC. Tomó el nombre de Cervecería y en 1952 pasó a ser Leones, al ser comprado por Pablo Morales y Oscar Prieto Ortiz.

Magallanes BBC vio la luz en 1917, sin más nombres que ese. Desapareció en 1918, renació en 1927, se convirtió en Oriente y luego Orientales a partir de 1955, reapareció en 1964, pasó ser Magallanes de Carabobo en 1969 y hoy le conocemos como Navegantes.

Si los fanáticos filibusteros no reconocen al Cervecería como parte inequívoca del Caracas, ¿por qué tendríamos que celebrar los 100 años de una novena que no es la misma de 1917 y que, forzando la barra, sólo tiene 72 temporadas de vida, sumando todos sus períodos?

La respuesta es simple: porque el Caracas de 1942 siempre ha sido el mismo, en el corazón de los caraquistas, del mismo modo que el Magallanes, en el orgullo de los magallaneros, es el mismo que esa tropa fundacional de 1917.

Cierto que puede verse de otros modos. En los boletines de ambos clubes podrán elegir la serie particular que más les convenga y sus directivas y departamentos de prensa podrán festejar los aniversarios que prefieran. Pero lo único importante aquí es el sentimiento de los aficionados. Y los seguidores de los metropolitanos se sienten legítimamente identificados con el Cervecería del “purocriollismo”, el “equipo de las caras bonitas”, tanto como los cabrialenses quieren y merecen el privilegio de sentirse la primera institución centenaria en el deporte venezolano.

La directiva de los eléctricos planteará a la Convención Anual de la LVBP que el torneo 2017-2018 se dispute en honor a los 100 años de la nave. Y como la fecha no va a pasar por alto, es momento de que los Eternos Rivales firmen la paz, para bien de nuestra pelota y su rica historia.

De la reunión en Barquisimeto saldrá un pronunciamiento. Pues bien, oficialicemos el sentimiento y orgullo de ambas legiones. Estos Leones existen porque en 1942 se fundó aquella franquicia, y estos Navegantes son lo que son precisamente porque un grupo de soñadores se reunió en un bar hace un siglo, buscando nombre para su novena.

Los Eternos Rivales son parte fundamental de nuestro beisbol. Uno necesita al otro y viceversa, tanto como el resto de la LVBP los necesita a los dos.

Que la venidera Convención Anual oficialice el recorrido de ambas instituciones, sin egoísmos ni resquemores. Es el momento de celebrar la rica historia del pasatiempo nacional.

Publicado en El Nacional, el sábado 13 de mayo de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario