miércoles, 3 de mayo de 2017

Carlos Carrasco y compañía

El Emergente
Ignacio Serrano

Cleveland Indians v Oakland Athletics
Zimbio.com
El primer mes de temporada para los lanzadores venezolanos en las Grandes Ligas se parece mucho al abril de los bateadores, con muchas caras nuevas, jóvenes en ascenso y la ausencia en las primeras planas de los principales astros de la expedición nacional.

Miguel Cabrera, José Altuve, Carlos González y Víctor Martínez, entre los toleteros, cedieron el paso ante Avisail García, Eugenio Suárez y Manuel Piña. Félix Hernández, Francisco Rodríguez y Aníbal Sánchez han hecho lo mismo entre los pitchers.

Muy poco hemos visto de los más experimentados tiradores. Hernández está lesionado, Rodríguez busca tomar el paso y Sánchez permanece en el bullpen. ¿Quién podría imaginar esto, apenas seis meses atrás?

Serpentineros con menos experiencia han asumido el liderazgo que quedó vacío, comenzando por Carlos Carrasco y el novato Antonio Senzatela, la más grata noticia hasta ahora entre los embajadores del patio en la MLB.

Carrasco vuelve por sus fueros, en esa pugna que sostiene consigo mismo desde hace tres años, en busca de su primera temporada con calibre de Cy Young. Las lesiones, mayormente, le han impedido completar la cuadratura del círculo.

El barquisimetano tiene el mejor WAR acumulado entre sus compatriotas, con 1.6, dos décimas por arriba del sorprendente Senzatela. Dejó 2.04 de efectividad, la mejor entre todos los que al menos completaron 20.0 innings, y también fue el mejor con 34 ponches y 215 de efectividad ajustada, es decir, que fue 115 por ciento mejor que el promedio de la Liga Americana en el mes inicial de acción.

Llama la atención que Carrasco haya recibido 5 jonrones, y todavía impresiona más que únicamente el Rey Félix le supere en ese departamento, con 6. Se trata de dos lanzadores usualmente dominantes. En el resto del torneo sabremos si fueron cifras casuales o si asomaron una tendencia.

Senzatela no ha pasado a tantos rivales por las armas. De hecho, únicamente fusiló a 18 en 32.0 actos, pero con 2.80 de efectividad y 180 de efectividad ajustada, o lo que es igual, 80 por ciento mejor que la media del circuito. En parte, su éxito se basa sobre su capacidad para poner la pelota donde quiere. Las 7 bases por bolas que ha entregado ayudan a reforzar la idea.

El más controlado, sin embargo, ha sido el Rey, con apenas 3 boletos en 26.2 episodios.

José Álvarez ha sometido a los bateadores rivales al más bajo average, con .121, seguido por José Torres, con .167, y el propio Carrasco, con .175 puntos.

Senzatela y Jhoulys Chacín han sido los más ganadores, con 3 juegos por cabeza. Al otro extremo, Martín Pérez ha perdido 4 veces, aunque sus números periféricos no reflejen tal cosa, salvo por el hecho de que fue el pitcher con más transferencias en toda la Americana, con 19.

Abril terminó, pues, y dejó varias promesas: la eventualidad de ver a Carrasco entre los mejores del joven circuito y que un venezolano resulte uno de los mejores reclutas de la justa, como Freddy García en 1999, la vez que un monticulista criollo ha estado más cerca de ser el Novato del Año.

Mención aparte merecen Eduardo Rodríguez y Felipe Rivero. Se han visto sólidos en sus roles, uno como abridor de los Medias Rojas de Boston y el otro como relevista de los Piratas de Pittsburgh. También ellos son protagonistas en este cambio de guardia que nos anunció abril.

Publicado en El Nacional, el miércoles 3 de mayo de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario