domingo, 9 de abril de 2017

Las metas de Carlos González

El Emergente
Ignacio Serrano

Colorado Rockies v Milwaukee Brewers
Zimbio.com
Carlos González ha sido campeón bate, ha ido tres veces al Juego de Estrellas, ha ganado el Guante de Oro y el Bate de Plata. Es una figura indiscutible en las Grandes Ligas, muy especialmente por su ofensiva. Y sin embargo, después de 10 temporadas, nunca ha podido sumar cosechas consecutivas sobre 100 impulsadas. He allí una meta para 2017.

CarGo está en un buen momento de su carrera. Ha dejado atrás las lesiones que con cierta frecuencia cortaron buenos desempeños y redujeron su chance de presentar mejores números acumulados. Este año busca su tercera zafra corrida sobre 150 encuentros. Nunca, antes de 2015, había podido participar en más de 145 choques. De hecho, sólo en 2010 había podido superar los 135. Así que acá tenemos otra meta a cumplir.

La buena salud del zuliano parece estar directamente relacionada con haber dejado de robar bases. Suena trivial, pero no es así. El beisbol cansa y desgasta mucho más de lo que piensan quienes no lo han jugado.

González estafó 107 almohadillas en sus primeros 691 encuentros, entre 2008 y 2013. Apenas sumó 7 en sus siguientes 378 cotejos, hasta el presente. En aquella época, su tope fue 26, en los tiempos en que soñábamos (él también) con verle convertido en otro 30-30. En esta nueva etapa, su máximo en un año es 3.

Sigue siendo un hábil robador, por cierto. Esos 7 cojines que ha escamoteado en los pasados cuatro campeonatos están acompañados por únicamente 2 intentos fallidos. Eso le da casi 80 por ciento de acierto al ir en busca de un saco que no le pertenece. Pero mejor que siga cuidándose, que una quinta justa sobre 20 estafas no sea una meta para él.

(La tentación siempre está allí, por su potencial como corredor. De hecho, apenas requiere 14 robos más para dejar atrás a Andrés Galarraga en el segundo lugar entre los jonroneros de la expedición local que además han superado el centenar de bases birladas. Pero mejor no pensar en esas cosas, para permitirle otros desafíos.)

Un torneo sobre 20 cuadrangulares, en cambio, le daría siete temporadas diferentes con esa cantidad. Únicamente Miguel Cabrera, Galarraga, Bob Abreu, Magglio Ordóñez y Víctor Martínez han acumulado siete o más. Pero sólo Cabrera (11) y Abreu (7) han logrado tantas a los 31 años de nacido, que es la edad del marabino. Así que acá tiene otra meta: dar caza al Comedulce y empatar ese segundo puesto de todos los tiempos entre los nativos.

Hay más. A los 31, el gran Antonio Armas mostraba 204 estacazos de vuelta completa en su currículo. Allá por los años 80, nos levantaba a los aficionados con sus largas conexiones.

El único representante del patio que ha superado eso nació en Maracay y sigue repartiendo tablazos con Detroit, ya sabemos. Pero González tiene todo 2017 para pasar de largo la marca de Armas y convertirse en el venezolano con mejor paso después de Cabrera, pues inició esta zafra con 201. Es otra meta a su alcance.

González se enfrenta a una campaña crucial, desde muchos aspectos. No sabe si finalmente será cambiado por los Rockies, si recibirá una oferta para alargar su contrato o si será agente libre tras la Serie Mundial. Tiene que resolver los viejos desafíos de mejorar su producción contra los zurdos y fuera de Coors Field. Pero como vemos, antes también tiene unas cuantas metas que lograr.

Publicado en El Nacional, el domingo 9 de abril de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario