Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 20 de abril de 2017

De Luis Aparicio a José Altuve, a toda velocidad

El Emergente
Ignacio Serrano 

Los Angeles Angels of Anaheim v Houston Astros
Zimbio.com
Luis Aparicio llegó a 200 bases robadas a los 27 años de edad, recién cumplidos. Era 1961 y venía de cinco temporadas consecutivas como el máximo estafador de la Liga Americana.

José Altuve completó sus 200 a comienzos de esta campaña, a los 27 años de nacido. Tiene cinco torneos seguidos por arriba de 30 almohadillas birladas y ha sido el mejor del joven circuito en dos oportunidades.

No hay modo de asegurar si el camarero de los Astros dará caza al legendario campocorto zuliano. Pero si éste tiene un alumno avanzado, ese es el infielder de Maracay.

Altuve comenzó la tercera semana de la zafra como el líder de la Americana en ese departamento. Tomó 5 sacos en 5 intentos, burlando a los catchers contrarios. Con él, son 8 los venezolanos que ya han superado los 200 robos en las Mayores, y es él quien mejor ritmo lleva, en la actualidad.

Elvis Andrus comenzó con más impulso. Le faltaban pocas semanas para su 26° cumpleaños cuando pasó de largo por el par de centenares. Ningún criollo ha llegado a esa cantidad a menor edad. Lo hizo el 7 de junio de 2015 y Aparicio el 14 de junio de 1961, cuando ya había soplado las 27 velitas.

Ya se sabe que el oriundo de Maracaibo era un pelotero distinto, un fuera de serie. No de balde impuso el casi irrompible récord por el que tanto se le recuerda, con lideratos como el mejor estafador en sus primeras nueve zafras en las Grandes Ligas. En ese lapso labró buena parte de su leyenda y ayudó decisivamente a inscribir a sus Medias Blancas en los libros de historia como los Go Go Sox.

Andrus ha bajado el paso. Luego de arrebatar 42 cojines en 2013, redujo progresivamente a 27, 25 y 24. Todavía es temido por los receptores, pero su reputación ha crecido con otro tipo de aportes, al punto de haber terminado entre los mejores bates del joven circuito el año pasado y mostrar mejores estadísticas en el presente.

Altuve, en cambio, no ha parado de correr. Ya empezó la disputa de un tercer liderato y apunta, de mantener el ritmo, a igualar un tope de Aparicio, el único venezolano con al menos seis campeonatos en fila sobre 30 estafadas.

El marabino sigue siendo el que llegó más rápido a los dos centenares. Lo hizo en 800 encuentros, por 836 del intermedista de Houston y 970 de Andrus, que tenía ventaja por su edad, pues debutó siendo más joven.

Omar Vizquel (404), Bob Abreu (400), David Concepción (321), César Tovar (226) y Roger Cedeño (213) son los otros corredores notables de Venezuela. Cedeño parecía destinado a cosas mayores, pero no bateó lo suficiente y quizás no tuvo tanta motivación como para seguir en la cresta de la ola, lo que le llevó a un retiro relativamente tempranero.

El carabobeño completó 200 a los 27 años de nacido, en su juego 887. Ya había bajado el impulso que le llevó a quebrar la marca de Aparicio en una justa, al adueñarse de 66 sacos ajenos en 1999.

¿Bajará Altuve su paso, como Cedeño, Andrus e incluso Aparicio? Es muy posible que sí. La edad, el cansancio acumulado, el esfuerzo de jugar siete u ocho meses cada año cobra un impuesto, salvo que usted se llame Rickey Henderson.

Por ahora, no baja el ritmo. Y aunque sean sus batazos los que causan más emociones en la afición, sus piernas también pueden darle un lugar entre los más grandes de Venezuela.

Publicado en El Nacional, el jueves 20 de abril de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario