jueves, 30 de marzo de 2017

¿Pablo Sandoval y cuántos más?

El Emergente
Ignacio Serrano

Boston Red Sox v Philadelphia Phillies
Pablo Sandoval / Zimbio.com
Pablo Sandoval parece ser el candidato venezolano más claro a conseguir un regreso en 2017, una cosecha positiva después de un mal año.

Todas las pistas apuntan hacia el Panda. Primero, porque ha sido uno de los bateadores más consistentes en los juegos de exhibición. Y luego, claro, porque su desempeño en desde 2015 ha sido decepcionante.

Sandoval la sacó el miércoles, para llegar a 5. Nadie ha conectado más cuadrangulares que él en el Spring Training de los Medias Rojas. También cruzó de largo por las 20 empujadas, líder remolcador en la Liga de la Toronja, y mantuvo su average sobre .350, otra muestra de consistencia, ya con 60 turnos.

Hay razones para dudar del carabobeño. Su motivación parece prenderse y apagarse de cuando en cuando, lo que le ha llevado a sufrir drásticos altibajos.

El talento está allí. Llega a la nueva zafra con .451 de slugging, lo que le ubica en la novena posición de todos los tiempos entre sus compatriotas con al menos 2.000 apariciones legales. Lo mismo ocurre con su average de .287 puntos.

Tiene .790 de OPS, igual que José Altuve, mejor que Edgardo Alfonzo, Melvin Mora y Martín Prado. A pesar de los malos tiempos, y aunque una parte de la fanaticada no lo crea, sigue siendo uno de los mejores toleteros nativos en las Grandes Ligas.

También es uno de los más polémicos, por lo que ha vivido, y claro que está a prueba. Por eso no había sido ratificado por su alto mando como dueño de la esquina caliente bostoniana.

Sandoval se ha ido a la banda contraria consistentemente este mes, al batear a la zurda. Eso es vital cuando se juega en el Fenway Park. Y ha estado conectando mejor la pelota a la derecha, algo que no ha podido hacer con regularidad desde que salió de San Francisco. Con el entusiasmo que muestra y su actual condición física, es candidato a rebotar alto.

Aníbal Sánchez comienza en el bullpen de los Tigres de Detroit, luego de algunas pésimas salidas primaverales. También es candidato, gracias al cambio que hizo en su mecánica y los resultados que de inmediato consiguió.

Tiene 33 años de edad, tres más que el Panda. En teoría, ya comenzó la bajada en la curva competitiva. Pero desde que ajustó el ángulo del brazo en la entrega hacia el home ponchó a 16 en 14 innings, con un boleto y dos hits, sin jonrones ni carreras.

Sánchez fue el líder de la Liga Americana en efectividad, hace cuatro zafras. Si es cierto que el nuevo windup va a ayudarle a recuperar su vieja forma (y en 2013 fue el abridor con menos jonrones permitidos en promedio) podría rondar una efectividad de 3.50, lo que ciertamente sería un regreso.

Hay otros candidatos. Félix Hernández acaba de completar su mejor pretemporada. Llega al torneo regular con 2.18 de efectividad, contando el Clásico Mundial. Parece haber recuperado millaje en la recta y su capacidad ponchadora.

Jhoulys Chacín tiene el campo abierto en San Diego, con un estadio favorable a los lanzadores y el rol de número uno en la rotación. Está sano y fuerte. Debería ser un año de vuelta al tope.

También es el caso de David Peralta. Luego de un 2016 plagado de lesiones, está saludable. Disparó 19 triples en las dos justas anteriores, con .301 de average y .842 de OPS, cuando las lesiones no le afectaron. Él completa la media decena de posibles regresos para el torneo que comienza.

Publicado en El Nacional, el jueves 30 de marzo de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario