Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

viernes, 3 de febrero de 2017

Posdata: Tiburones de La Guaira

El Emergente
Ignacio Serrano

El breve lapso que transcurrió entre la semifinal y la final no permitió dedicar a los Tiburones un repaso postrero, un último vistazo a su desempeño en la temporada 2016-2017, la primera con Oswaldo Guillén al mando.

Esta es, pues, la posdata al campeonato ya ido, la última columna pendiente sobre los protagonistas de este complicado campeonato, marcado por las carencias económicas.

La Guaira sufrió como pocos el bajón en las tribunas y gradas. Peleó la eliminatoria, buscando cerrar bien, y eliminó a los Tigres de Aragua en el juego del comodín, avanzando a la semifinal.

Cerraron entre los cuatro elencos más destacados de la zafra, tras perder contra los favoritos Cardenales de Lara. Pero no basta eso ante una sequía histórica que ya va por las tres décadas.

La fase regular comenzó bien, dentro de todo. Los salados nunca se desprendieron, pero la rotación fue suficientemente buena mientras Greg Ross mantuvo el paso que enseñó William Cuevas.


Lo de Cuevas fue excepcional. Sin duda, el tiburón del año. Si bien Ross se apagó y no aparecieron otros brazos comparables, el as venezolano mantuvo siempre su dominio sobre los rivales. Al despedirse, en diciembre, era el dueño de la Triple Corona.

Si Edgmer Escalona no se fractura en México, quizás habría aparecido a tiempo otro abridor solvente que ayudara a clasificar sin apremios. Pero la falta de brazos complicó a los litoralenses, que terminaron diciembre pidiendo la hora, viendo marcharse a los prospectos que sacaron la cara y cruzando los dedos para que la eliminatoria no se los llevara a ellos, junto al Caracas o al Magallanes.

Quizás Guillén hizo magia. Tal vez tiene más méritos de los que le hemos asignado. Porque esos salados sin iniciadores estables, que fueron perdiendo, además, pieza tras pieza en su staff, tampoco batearon tanto.

Los promedios de los bates guairistas estuvieron más o menos en la media de la liga, sí. Pero faltaron extrabases.

Con ese lineup que puso un OBP por arriba de lo adecuado, hacían falta más jonrones. Allí hay una asignatura pendiente para el receso entre campañas. Solo hubo un slugger verdadero presente en el orden de bateo, a lo largo de la justa: Brock Stassi, en la primera mitad, y Brian Burgamy, en la segunda, aunque el Cafecito Martínez ayudó en algo al incorporarse, sin ser jonronero.

Fueron demasiadas carencias para salir indemnes. Pero incluso así, los litoralenses terminaron entre los cuatro mejores.

Sí, quizás fuera la mano motivadora de Guillén, que sacó provecho de lo poco que tenía.

Pero también puede verse el vaso medio vacío: los Tiburones estuvieron entre los clubes que menos ayuda recibieron de sus grandeligas. Por una u otra razón, faltaron piezas fundamentales que antes venían, como Carlos Sánchez, Edubray Ramos, Salvador Pérez, Luis Sardiñas, Grégor Blanco, Odúbel Herrera, incluso Francisco Rodríguez...

Al no llegar esos, pidieron paso los jóvenes. Endrys Briceño, Omar Carrizales, Yonathan Daza, Ricardo Pinto, Helmis Rodríguez asumieron roles importantes y no deslucieron.

Los bates importados dejaron un excelente OPS de .835, pero el pitcheo extranjero cerró con una mediocre efectividad de 4.61, lo que es un aspecto a analizar con autocrítica. De todos modos, puede que en las ausencias nativas estuviera la gran diferencia entre ir más lejos o no. La Guaira llegó renqueando a enero, casi sin fuerzas, y para colmo perdió al Cafecito cuando más falta hacía. ¿Por qué tanto desapego? ¿Fatalidad, simplemente? ¿Qué pudo hacer la gerencia que no se hizo?

La presencia de Guillén prometía más y ciertamente creó la ilusión de que era posible terminar ya con la sequía de títulos. En sus manos está ahora intentar mover los hilos para diseñar un nuevo plan de vuelo que permita aplicar el aprendizaje que deja esta nueva caída, esta posdata de los escualos en la justa 2016-2017.

Publicado en El Nacional, el viernes 3 de febrero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

12 comentarios:

  1. Con esa directiva tan pesetera ese equipo no promete sino 30 años más sin ver a linda. El mismo Burgamy ya cuando estaba casi recuperado y con ganas de ayudarles fue despedido para seguir trayendo jugadores bagazos como ese tal Alonso Harris, los pitchers de softbol uno más malo que el otro, pero son baratos para ellos. Como hizo falta que los grandes ligas jugaran, un año que pudo jugar Carlos Sánchez, Luis Sardiñas los cuales hacen buena batería, tenían ganas de jugar pero no hubo acuerdo económico. La cantidad de pitchers muertos que tienen son el jamón de la liga, Cova, Mavare, Escalona, Ortiz, Noguera, Ramón Ramírez y un largo etc. Dan pena. Mejor no sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay muchos de esos peloteros que no jugaron por el desacuerdo economico porque querian cobrar en dolares y por supuesto eso es improbable en este pais!!!

      Eliminar
  2. Pedro no se que viste, pero Mavare lo hizo mal?.
    La directiva no tiene excusa, lo mejor que pueden hacer es no hablar buscando de justificar, ojalá y no lo hagan por que se van a ver peor, ose que calladitos se ven mejor!!!

    ResponderEliminar
  3. No nombran a Heiker Meneses uno de lo jugadores que dio el salto de calidad mas impresionante en la liga, paso a ser un jugador que en su mejor temporada habia bateado 28 hit a uno de 63, en 7 temporadas anteriores acumulaba 16 extrabases y en solo la temporada 2016-2017 pasada tuvo 20 extrabases con 16 dobles, la nota negativa de Meneses fue su descenso ofensivo en los play-off, pero ya sabe Tiburones que puede contar con esa pieza para la proxima temporada

    ResponderEliminar
  4. No nombran a Heiker Meneses uno de lo jugadores que dio el salto de calidad mas impresionante en la liga, paso a ser un jugador que en su mejor temporada habia bateado 28 hit a uno de 63, en 7 temporadas anteriores acumulaba 16 extrabases y en solo la temporada 2016-2017 pasada tuvo 20 extrabases con 16 dobles, la nota negativa de Meneses fue su descenso ofensivo en los play-off, pero ya sabe Tiburones que puede contar con esa pieza para la proxima temporada

    ResponderEliminar
  5. Apartando lo de la JD, esta fue la realidad de tiburones en el terreno y pienso que se sobrevivió, gracias al manager, que tuvo que meter al ingenio, pero asi no se obtienen resultados.

    ResponderEliminar
  6. LA DIRECTIVA TIENE QUE AFLOJAR DINERO Y PACTAR CON LOS CABALLOS DEL EQUIPO EN ESPECIAL CUEVAS, GUERRA, EL KIT, JEANMAR Y RAMOS

    ResponderEliminar
  7. Una palabra que recojo de este articulo: EL DESAPEGO. Tanto de los Jugadores caballos ò grandes ligas que no mostraron ningùn interès - ya se habla de cambio de salvador perez a magallanes - asì como de nosotros los fanaticos que no llenamos ni las tribunas. Para el jugador que si participa, creo puede crea desànimo. Y si le agregas èsta directiva pesetera.... bueh....

    ResponderEliminar
  8. Que comentarios tan sinsentido y de profunda ignorancia

    ResponderEliminar
  9. Lamentablemente nuestro querido equipo cayó en manos de unos caballeros que no dudo tienen intenciones de hacer cosas para que el equipo sea campeón pero para ellos al final todo es un negocio y además están aprendiendo de béisbol sobre la marcha porque ellos eran (o siguen siendo, no lo sé) empresarios de otra rama. Esta temporada además fue la más difícil a nivel económico así que desde el vamos podíamos olvidarnos de los Grandes Ligas, bien sea para pagar en dólares o en bolívares a un tasa razonable. Carlos Sánchez asomo algo entre líneas en un tuit. No les extrañe que lo terminen cambiando para los Tigres por dos o tres pitchers como los cambios en que llegaron Renyel Pinto y Addys Portillo que nadie sabe dónde andan. Lamentablemente seguiremos esperando mientras sigan con el ensayo y error.

    ResponderEliminar
  10. Leer estos comentarios da risa realmente creen que figuras criollas no juegan por un tema económico? En serio? Cuanto creen que gana un grandes ligas de regular juego? Ningún equipo aquí está en capacidad de pagar eso los que juegan lo hacen por un compromiso más personal que otra cosa....sencillamente no quisieron jugar y el mismo Carlos Sánchez asomo que no le gustó como se trataron unos temas (el de Alex Cabrera quizá?) en fin el tema de los criollos no tiene discusión en cuanto a los importados eso si es un tema dónde hay que poner más que dinero alguien que sepa de esto.... Los cambios de jugadores deben ir orientados tipo el de Danry Vázquez se cambió por alguien que no se asegura pueda jugar a tiempo completo....ya Salvador expresó su deseo de jugar en Valencia pues que empiecen las negociaciones de esas situaciones hay que sacar provecho igual si Carlos Sánchez quiere ir a Maracay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno yo pediría a Tocci y a un lanzador como Hurtado a cambio de Carlos Sánchez.
      Por Salvador Pérez (considerando que el Magallanes se engolosina con este tipo de peloteros) podrían pedir a Lisson y al chino Flores. O un par de prospectos incluyendo a Arraez, por ejemplo.

      Eliminar