sábado, 18 de febrero de 2017

Esta Vinotinto sin vinotinto

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para venezuela clasico mundialEdwin Zerpa, presidente de la Federación Venezolana de Beisbol, soltó una afirmación categórica, aunque poco fundamentada, al decir el año pasado que los nuevos uniformes de la Selección Nacional tendrían un color diferente debido a que “el vinotinto es pavoso”.

Hasta allí llega la capacidad autocrítica de alguna dirigencia, deportiva o política. Lo malo que sucede no es culpa de quienes están involucrados en la conducción. Lo malo es culpa de terceros, así sea por motivos metafísicos.

Vinotinto es el nombre de los equipos patrios debido a que ese es el color registrado por el Comité Olímpico Venezolano ante el Comité Olímpico Internacional. Es cierto que el fútbol le dio popularidad como sustantivo, pero su uso se remonta a décadas atrás, a los tiempos en que expediciones locales participaron por primera vez en competencias regionales.

Zerpa ha podido ofrecer otra explicación. Hablar de la comercialización, por ejemplo; de la necesidad de vender nuevas camisetas y gorras, incluso de rescatar la combinación de amarillo, azul y rojo que otras veces vistieran las novenas de beisbol amateur en lances internacionales.

Así que estamos ante una Vinotinto sin vinotinto, que seguirá siendo llamada de ese modo, puesto que es la Selección Nacional, así como las selecciones nacionales argentinas se llaman Albiceleste, las de Brasil son la Canarinha, las de Uruguay son la Celeste o las de México el Tri, por el tricolor de ese país.

No es pava lo que ha afectado a Venezuela en el Clásico Mundial de Beisbol. Aunque pareciera. La polémica ha acompañado a los nuestros desde el primer equipo conducido por Luis Sojo, a veces de manera injusta, como aquellas críticas contra Giovanni Carrara y Robert Pérez, y a veces de manera justificada, como cada quien, sin duda, podrá recordar.

Ha sido un sino fatal que comenzó en 2005, la víspera de la edición inicial, y que siguió en 2009, en 2013 y ni hablar ahora.

¿Cuánto de los malos resultados tienen que ver con este aire enrarecido? Porque, si bien lo de 2006 pudo deberse a un exceso de confianza, producto de no saber lo realmente difícil que resultaría el torneo, lo que vino después ha sido un debate desgastador, por una u otra razón. ¿Cuánto de esa diatriba se ha convertido en un peso que ha influido en el desempeño último de los criollos? ¿Llegaron con la moral intacta a aquella semifinal contra Corea del Sur, en la que lanzó Carlos Silva en vez de Félix Hernández? ¿Medió de algún modo en la eliminación temprana de la última edición?

Más importante todavía: ¿puede pesar eso en el rendimiento de esta ocasión?

Una hilera de desencuentros volvió a jalonar la estructuración de la Vinotinto, desde que el año pasado estaba todo casi arreglado para nombrar a Oswaldo Guillén como estratega.

Todos en el alto mando han jugado un papel en lo que desde entonces ha sucedido. Esperemos que no sea irreparable.

Los errores ocurren y nadie trabaja para perder. Sería tonto afirmar lo contrario. Sin embargo, ¿quedará el aprendizaje?

Leyendo y escuchando las quejas de tirios y troyanos, parece que con una mejor comunicación de los requerimientos, necesidades y planteamientos de todos, las crisis no se habrían sucedido y no habríamos llegado a este punto donde todavía surgen duras críticas a lo interno.

Ojalá en adelante sólo nos una el deseo de celebrar a esta Vinotinto, incluso esta que no tiene vinotinto. Y que lo vivido sirva para no volver a tropezar con la misma piedra, nunca más.

Publicado en El Nacional, el sábado 18 de febrero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

19 comentarios:

  1. Creo hay algo pavoso en todas las ediciones, y un punto en común en todos los otros torneos que se deberían cambiar pronto para revertir la tendencia @edwinzerpa

    ResponderEliminar
  2. Hombrecillo infeliz... (con el perdon de Ignacio) Pavosos no seraqn otros eternos en los cargos?

    ResponderEliminar
  3. Por este tipo de cosas es por la cual no ganamos nada, por estar pendiente de supersticiones y toda clase de esptipices. Así el uniforme sea un guayuco que se traigan el torneo y ya. Osea que si quedan campeones le darán la razón al señor zarpa y si pierden fue porque el señor cambio el úniforme como si se a ganado mucho usando el vinotinto.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja si la van a cambiar, cambienla, pero no por esa razón de la pava, por que es ridícula!!!

    ResponderEliminar
  5. No creo en pava, pero tampoco estoy de acuerdo con ese nombre de vino tinto que suena mas a borracho, la comparacion con uruguay argentina y brasil no tiene razon, eso son los colores de sus banderas y la nuestra no lo tiene ni siquiera bajo la sombra,

    ResponderEliminar
  6. Aaaahh no será que hubo un subconsciente vino-tinto= borrachera en el clásico? Jajaja

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso que más allá del color esta el apego por lo que nos ha identificado hasta ahora, en el ámbito deportivo. El vinotinto.
    En mi opinión particular he dejado claro que me gusta el color vinotinto.
    Pero tampoco voy a ver con malos ojos que nuestra selección vista los colores patrios.
    Pero vamos al punto. Que es lo que realmente NOS disgusta es el hecho que sean estos sujetos (politizados) quien cambien los colores y de paso den esas declaraciones supersticiosas.

    Yo estoy seguro que si los peloteros o protagonistas del espectáculo, Hicieran un conscenso entre ellos, y son quienes proponen el cambio de colores.
    Todos nosotros los veríamos con buenos ojos. Nos agradaría a la mayoría y nos sentiríamos igual de identificados que siempre.
    Por eso Yo no puedo ver con malos ojos estos nuevos colores, por en si este no es el objeto de las diferencias.
    No es nada positivo estar tomando cada declaración, cada desicion, cada noticia polémica. Para estar complicando más la de por si ya difícil situación de nuestra selección. Ojo. Hablando de ausencias de lanzadores.
    Señores, no ataquemos nuestros colores patrios, no ataquemos a nuestros peloteros por vestirlos.
    Vamos apoyarlos con mucha consciencia y mucho orgullo. El objetivo es GANAR dejemos de seguirles el juego a los que siempre nos maltratan a punto de poder.
    Hagamos como los buenos bailarines, tomemos el paso a cualquier música que se toque.
    Seamos ganadores!!!!

    ResponderEliminar
  8. Vinotinto es mas bonito, pero está bien que se usen los colores de la bandera, es lo lógico.

    ResponderEliminar
  9. El vinotinto es una tradición, y no se cambian los colores solo por caprichos y por complacer a un muerto!

    ResponderEliminar
  10. De verdad sin palabras quede con esta cuestión del uniforme.. pueden tener el uniforme de los YANKEES DE NEW YORK pero si la ofensiva, defensiva y pitcher no hace el trabajo no ganarán un juego.INDEPENDIENTEMENTE del uniforme que tengan.. para un ejemplo los actuales campeones en las grandes ligas. Mucho tiempo pasaron para que cachorros de Chicago ganarán un campeonato pero quedaron campeones con su uniforme tradicional..

    ResponderEliminar
  11. Parte de una persona sin argumentos. Estamos empavados por una mala diligencia, "amiguismo", complicidad. Igual seguimos apoyando a nuestra selección y sabemos que nustros jugadores darán lo mejor de si

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. DIOSSSS!! Cada pais tiene en sus selecciones nacionales, un color que la identifica, el cual NO NECESARIAMENTE es el o los de su bandera nacional. Por ejemplo, dos botones. ITALIA Y ALEMANIA. Nuestra dirigencia deportiva LAMENTABLEMENTE siempre han PADECIDO sujetos como el SR. ZERPA,
    Hasta la era de Richard Paez DT de la seleccion de futbol, VENEZUELA no tenia un color fijo que la identificara en sus representantes deportivos.
    El color de la camiseta es muy importante, pues representa su identidad.
    Hasta presidentes de la republica se creyeron con el derecho de cambiar el color oficial del pais. COSAS DE MENTES SUBDESARROLLADAS.

    ResponderEliminar