miércoles, 25 de enero de 2017

Violencia en el estadio… una vez más

El Emergente
Ignacio Serrano

Está mal que un grupo de salvajes hostigara a José Pirela en Barquisimeto, durante la visita de las Águilas, al inicio de la final. Fue una agresión cobarde, que puso en riesgo su condición física.

Está mal que otro grupo de salvajes actúe con igual o mayor violencia, arrojando objetos al terreno en Maracaibo, al devolver los Cardenales la visita a los rapaces.

Está mal que los peloteros pierdan la paciencia tantas veces, al punto de que hoy sean capaces de gritar, gesticular e incluso lanzar cosas a la tribuna, alegando que también son humanos y que, por lo tanto, se justifica actuar “en defensa propia”.

Está mal que 1.000 oficiales de policía no puedan mantener en cintura los ánimos de 20.000 asistentes y que los clubes no garanticen que sus 400 o 500 empleados de seguridad tengan entrenamiento específico para actuar ante sucesos lamentables como estos.


Está mal que el representante de un equipo, nada menos que su presidente, no modere su molestia y llegue a acusar a la divisa contraria de haber instigado a los agresores, infiltrando agitadores en las gradas.

Está mal que la liga (tanto las novenas como su directiva) sólo atiendan el problema de la violencia cuando está desatado el incendio, olvidando las medidas preventivas hasta que la crisis se desata otra vez.

Está mal que los medios de comunicación se limiten a repetir pudendamente la frase que reduce a “un pequeño grupito” el estropicio que durante décadas hemos presenciado aquí y allá.

Tendría que ser una fiesta y ha resultado un escándalo. Todos deberíamos sentir vergüenza por lo sucedido en esta final. Y deberíamos sentir mayor vergüenza por mirar sucesos como estos a través de la óptica partidista. Los pájaros rojos se negaron a jugar el lunes, pero mañana pueden ser los rapaces en Barquisimeto o cualquier otro elenco en Caracas, Valencia, Guatamare o Puerto La Cruz. Luchar contra la violencia no admite medias tintas. Es un asunto de principios.

El problema no es la supuesta infiltración de agitadores visitantes en las gradas del home club. El problema puntual, en todo caso, es que la divisa local está obligada a que no haya tumultos ni agresiones. Y el problema mayor es que nada se hace para evitar la reiteración de los hechos. Peor todavía es ver que protagonistas del espectáculo reaccionen con la misma virulencia de los fanáticos, olvidando que el bien del deporte está por encima de banderías.

¿Qué pasó con esos que arrojaron cosas a Pirela en Barquisimeto? ¿Quedaron identificados o se les permitirá el acceso a nuestros estadios, nuevamente? Porque si no hay un castigo real, seguirán agrediendo a más peloteros.

¿Qué pasó con los violentos de Maracaibo, más allá de que algunos estuvieron un rato detenidos en las jaulas de la policía? ¿Tomaron nota de ellos, para que no vuelvan a entrar al parque?

¿Qué hay con las sanciones a los equipos? ¿Hasta cuándo se permitirá el espiral de violencia, dejando que los peloteros gesticulen, griten y arrojen objetos a la gente?

Lo sucedido debería causar vergüenza a dirigentes, jugadores, fanáticos y comunicadores. En esta Venezuela donde todos, desde el Gobierno hasta el último ciudadano, buscan en el otro al culpable de sus propios errores, ya es tiempo de asumir cada quien su parte y empezar a trabajar juntos en una solución.

Publicado en El Nacional, el miércoles 25 de enero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

12 comentarios:

  1. Por culpa de esos desadaptados deje de ir al estadio a ver juegos de la lvbp desde hace como 15 años ya que si tu por casualidad eres fanático del equipo contrario al equipo de casa eso para ellos es como una herejía y debes recibir insultos y agresiones de todo tipo,es un mal que no es de ahora recuerdo que aquí en Barquisimeto la final del 74 el último juego no se pudo terminar por la violencia de la fanaticada

    ResponderEliminar
  2. Hola Ignacio, buenos días, soy Pedro Luis González del diario Noticiaaldia.com, podrías colocarme los créditos en la foto, dado que soy el autor de la misma... disculpa los inconvenientes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. creo que no se puede ignorar tampoco, que es casi una tradición ya, que las plazas en donde se ven estos episodios de violencia y agresiones de fanaticos, son Barquisimeto y Maracaibo. Deberían hacer como en el futbol, cerrar esa parte de la grada que agreda y asi al equipo le duele en los bolsillos, y prestan mas atención a resguardar el espectáculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FALSO....sigues en lo mismo q cuestiona con razón Eduardo...no podemos mirar el hecho con el dedo acusador.....esta situación se repite en todas las sedes desde hace año y en todos los deportes

      Eliminar
    2. FALSO....sigues en lo mismo q cuestiona con razón Eduardo...no podemos mirar el hecho con el dedo acusador.....esta situación se repite en todas las sedes desde hace año y en todos los deportes

      Eliminar
    3. Jajaja coño en todas las sedes? Recuerdame cuantas veces han confiscado o suspendido juegos en Maracay, Valencia, Pto La Cruz o Guatamare en los ultimos 15 años?

      Eliminar
  4. Total acuerdo con articulo no busquemos culpables busquemos la solucion. Yo he visto muchos años aqui en Barquisimeto como en una oportunidad Sandoval el Kunfu Panda insulto a un fanatico y hasta lo invito a pelear en las afueras del estadio y lo volvi a ver en ese primer juego aca con el Zulia un jugador insulto a un fanatico aqui repufiamos eso y hasta Gregorio Valles el animador hace llamados de buen comportamiento antes de cada juego y pedimos respeto para los jugadores. Lo de Pirela se repudio y sacaron del estadio a los causantes pues la misma fanaticada los señala. Todos debemos ser mas tolerantes y respetuosos.

    ResponderEliminar
  5. mientras no haya un precedente como perder un juego x forfeit en una final se va a seguir repitiendo, recuerden q el ser humano es el unico animal q tropieza 2 veces con la misma piedra.

    ResponderEliminar
  6. totalmente de acuerdo con tu nota Ignacio...espero q no vengan las mismas voces d siemore a decir q esta sede q es la otra...q es el zuliano ...q es el larense, etc...no reconociendo q el problema es globa y abarca sedes, fanáticos, jugadores , dirigentes , liga, medios, en fin todos los actores del espectáculo podemos aportar ....

    ResponderEliminar
  7. muy bueno el articulo y lo apoyo por que no volvi a un estudium por lo mismo te insultan te bañan de cerveza y hasta te afrecen coñazos y diculpen la palabra hay que buscar la concertacion entre todos por que si no la anarquia se apoderara de los deportes saludos desde barquisimeto hogar de los cardenales de lara

    ResponderEliminar