Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

domingo, 29 de enero de 2017

¿Qué pasó con los Cardenales?

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para cardenales de lara¿Qué pasó con los Cardenales de Lara? ¿Por qué el gran favorito, que cerró atropellando en la ronda eliminatoria, cayó de modo tan contundente en la final?

Las series cortas dan para eso, podrá responderse. En un duelo al mejor de siete encuentros puede imponerse cualquiera, sin que necesariamente prive el roster más potente. Aquellos Medias Blancas que ganaron en 2005 no eran el mejor equipo de las Grandes Ligas, antes de la Serie Mundial, pero la ganaron porque jugaron mejor que nadie.

Tal respuesta es muy válida, pero no permite rescatar mayor cosa, con vistas a dar el último paso que directiva, cuerpo técnico, jugadores y afición desean dar: la conquista del campeonato.

Era difícil derrotar a las Águilas, del modo que jugaron los rapaces. Tuvieron un sólido pitcheo abridor, el relevo hizo el trabajo y prácticamente todos batearon, sin contar esa defensiva que evitó carreras, capitaneada por Freddy Galvis.

Lo ocurrido ante los Bravos, sin embargo, sugiere un patrón. Cuando alguien apretó a los pájaros rojos, haciendo las de rutina y poniendo por delante un pitcheo eficaz, los alados sufrieron.

Los insulares carecían de figuras, pero eran rápidos, con buenos guantes y eficientes monticulistas. Bastó eso para tomar tres veces la ventaja en su serie y extender el duelo al séptimo encuentro.

Los Tiburones no ofrecieron tal resistencia, por carecer de pitcheo. Pero al llegar los aguiluchos, de nuevo se trancó la maquinaria ofensiva, con el añadido de que los lanzadores fracasaron estrepitosamente en los primeros dos cotejos, comprometiendo allí el destino de la final.

¿Cuánto afectaron las ausencias de Luis Valbuena, Manuel Piña y Luis Avilán? Zulia también tuvo bajas, pero lo de los crepusculares fue capital, ciertamente, especialmente al perder dos bates (y dos líderes) como Valbuena y Piña.

Quizás con el receptor no habrían implosionado los serpentineros, aunque nunca podrá comprobarse. Tal vez con el inicialista habrían llegado los rallys que faltaron en el tercero y el quinto juegos. Es especulación, sin embargo. Lo que no pasó, no podrá evaluarse jamás.

La segura llave de dobleplays, en cambio, tuvo parpadeos que no habían ocurrido. ¿Fruto de la juventud? Y salvo Jesús Montero, la sequía fue casi total en el plato, lo que impidió intentar jugadas, robar bases a Jesús Flores y forzar la barra. Porque ¿cómo intentar robos, si los bateadores no se embasan?

A eso habría que agregar el desplome de Hassán Pena en el tercer duelo, sentenciando de muerte la serie.

Lara se veía bien, a pesar de las bajas. Desde noviembre había ganado tres de cada cuatro compromisos, a un paso arrollador que se sostuvo por el trabajo de sus estupendos abridores. Puede que la rotación llegara cansada al momento en que más se le necesitaba, visto que tres de sus integrantes trabajaron desde octubre y superaron los 60 episodios. Tal vez eso explique el bajón de Raúl Rivero y Jorge Martínez, pero será imposible precisarlo, debido, nuevamente, al carácter azaroso de las series cortas.

Hay que cuidarse de los pájaros rojos. Su récord de ganados y perdidos desde la justa 2015-2016, su cosecha de pitchers criollos, esos importados que han ido “venezolanizando” y los movimientos que ha hecho la gerencia han permitido formar un grupo realmente competitivo.

Han logrado que valiosos jugadores como Rangel Ravelo, Paulo Orlando, Dayán Díaz, Thiago Da Silva y ahora posiblemente Martínez echen raíces en Barquisimeto. Han hecho cambios atinados, como últimamente lo fueron los de Piña y Vargas. Han recuperado para la LVBP a Montero. Han conseguido el oro del Caribe, al conformar una rotación eminentemente nativa. A pesar de los malos resultados que sufrieron en los 24 meses anteriores, venían fraguando una bien diseñada novena, que no se metió en la final por casualidad.

Así como fue una fiesta el triunfo de las Águilas, fue una lástima que unos Cardenales tan bien ensamblados no completaran su objetivo. Pero así es el beisbol.

Publicado en El Nacional, el domingo 29 de enero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

12 comentarios:

  1. Burnas tardes. Aparte de todo lo que mencionaste. Los cardenales se metieron presión. Y en eso Zulia fuel rl que hizo lal trabajo al quitarsr presion diciendo que los favoritos eran los cardenales. Esas son las pequeñas cosas que sumando de a poquito al final siempre sr veran los resultados.

    ResponderEliminar
  2. No hay manera de lucir bien cuando se pierde y no se luce mal cuando se gana.
    Zulia Jugo una excepcional post-temporada.. 12 de 14. Esta vez los refuerzos fueron para fortalecerse y no para tapar unos cuantos huecos.
    Desde hace tiempo la clave para ganar campeonatos es mantener un equipo solvente con pocas bajas y tino en la selección de refuerzo.
    Zulia tenía buena defensa y con los refuerzos se hicieron mejor.
    Zulia tenía buen staff de pitcheo y con los refuerzos se hicieron mejor.
    Zulia tenía una ofensiva solvente y con los refuerzos se hicieron mejor.

    Eso es todo.

    ResponderEliminar
  3. Este es un negocio... sin bonificaciones u otros estímulos el bate se pone pesado y duelen los brazos... los dueños del Cardenales no sienten el equipo y menos a la fanaticada.
    Algún dia, ese mecate reventara

    ResponderEliminar
  4. Toda esa paja que escribieron en El Nacional no justifica como jugaron los dos primeros juegos de la final con Zulia practicamente REGALARON los dos juegos parecian niños jugando y pareciera que ese articulo del Nacional fuera un guion que mando a publicar la directiva del Cardenales, fue una gran decepcion.

    ResponderEliminar
  5. Importa como se termine y zulia termino encendido desde todo punto de vista

    ResponderEliminar
  6. Raul Rivero en la Post-temporada baja mucho su rendimiento, Pena fue muy buena adicion pero fallo en un momento clave que hubiese traido de vuelta a la pelea al cardenales después de la debacle de los dos primeros partidos,Franklin Morales fue una decepción,Phips aportó pero fue intermitente, Querecuto y Vargas por momentos le pego la presión a la defensiva, Vargas aportó muy poco a la ofensiva, Valbuena Y PIÑA que estaban calientes con el bate hubiesen ayudado a Jesus Montero en el bateo,pero el año que viene tenemos el aliciente de que la serie del caribe se juega en tierra Larense y esperamos sacar provecho de la experiencia vivida y conquistar el quinto titulo tan ansiado

    ResponderEliminar
  7. En mi humilde opinion, las postemporadas se deciden en la actualidad, en el draft de sustituciones y las incorporaciones de otras ligas, alli creo estuvo el fallo de Lara, teniendo quizas el mejor picheo del torneo toma dos cerradores y un relevista, en las siguientes rondas tampoco fueron acertados, los super tigres de aragua, sin el Chato ni los dos relevistas que trajeron del caribe posiblemente el año anterior no pasaban a la final, y Zulia hizo lo propio este año con Valdez, Ronnie, Lievly y compañia.

    ResponderEliminar
  8. Todo muy cierto lo que escribieron excepto que Zulia tenía una ofensiva respetable. Mas nada alejado de la realidad en diciembre no le daban un palo a nadie, y allí vieron como perdieron posiciones. Gracias a las estupendas escogencias de su directiva es que sacaron el campeonato, los jugadores lo ganaron pero sin esas decisiones y escogencias en los draft jamas hubieran conseguido el título

    ResponderEliminar
  9. Hermanos y la humildad que hay que tener los cardenales ya se sentian campeones y no es asi eso es juego a juego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si claro es que los cardenaleros son maracuchos!!!

      Eliminar
  10. Es mucho más cómodo juzgar a posteriori que a priori, señor Ignacio Serrano, aunque recuerdo que desconfié de esa estrategia de Lara de buscar refuerzos sobre todo para el bullpen (pitcheo de relevo), sobre todo en el primer draft. Algunos analistas sugieren que, si tienes un carro de leña ofensiva, lo recomendable es meterle más leña todavía y olvidarte un poco de lo que haga el pitcheo. Por supuesto, eso dista mucho de ser una garantía de éxito en una postemporada. También habría que retroceder al día del draft y repasar qué había exactamente disponible en cada ronda. Pero no dejo de pensar, por comparación, en Endy Chávez, Ronny Cedeño o Mario Lisson, aportando en todos los innings con defensa y/o bateo para Águilas, mucho más de lo podía dar hasta el mejor de los relevistas en unos pocos episodios. Igual siempre es bueno recordar que sólo puede ganar uno de 8 equipos. Gran temporada para Cardenales, con la guinda del noble tributo de su afición al Cachi Salazar.

    ResponderEliminar