Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

miércoles, 18 de enero de 2017

Cuatro managers y una corona

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para luis dorante cardenales¿Notaron quién era el manager más joven entre los cuatro que se metieron en estas semifinales de la LVBP? Curiosamente, fue el único que ya tiene una corona en su haber. Se trata de Omar López, el piloto de los Caribes.

López es también el que tuvo la trayectoria más corta entre los cuatro como pelotero activo. Jugó en el beisbol organizado hasta 1998, es decir, hasta los 21 años de edad. Como ha pasado con otros casos célebres (Buddy Bailey, por ejemplo, y también Omar Malavé o Marco Davalillo), alguien le sugirió que colgara los spikes muy temprano y que se dedicara a sacar provecho de esa otra habilidad como instructor que ya asomaba en él.

No se equivocaron con el antiguo antesalista magallanero, como tampoco con Bailey, Malavé o Davalillo: los cuatro han sido galardonados como Manager del Año en la LVBP, lo que no deja de ser otra curiosa coincidencia que les hermana.

Oswaldo Guillén fue el mayor de todos los técnicos semifinalistas. Nació en 1964 y cumplirá 53 años de edad el viernes. A pesar de eso, ya se sabe que no tenía mayor trayectoria como dirigente en la pelota criolla, pues todo su recorrido había sido en las Grandes Ligas.

A Guillén le tendrán de vuelta los Tiburones en la 2017-2018, salvo que ocurra algo inesperado. También podrían repetir los otros tres, visto lo sucedido en este torneo y más allá del resultado final, tomando en consideración las limitaciones que escualos e indígenas tuvieron con su staff de pitcheo al encarar la etapa decisiva.

He aquí otro detalle llamativo. Aunque Luis Dorante es el técnico con más trayectoria y Lipso Nava está en su primera zafra a tiempo completo, luego de una campaña en la que tuvo interinamente las riendas de las Águilas, los dos timoneles son contemporáneos. Según el registro de Baseball Reference, nacieron el mismo año, en 1968, apenas separados por un mes, aunque el sitio Pelota Binaria fecha el nacimiento de Dorante un poquito antes, en 1966.

Tres de ellos fueron infielders en su época como jugadores activos. El único con otra posición fue el encargado de Lara, que fue principalmente un receptor.

El palmarés de Dorante tiene muchas páginas. Entre 1999 y 2007 condujo al Pastora y Anzoátegui, con una pausa para llevar a los Gigantes del Cibao durante tres campeonatos en la República Dominicana. Volvió a la LVBP, para mandar a Margarita y al Zulia, y se marchó otra vez a Quisqueya, para asumir el cargo con los Toros del Este.

Desde hace dos justas maneja al Lara y a partir de 1995 ha sido manager en las menores o coach en las Grandes Ligas. Por cierto, todo su camino como pelotero fue con La Guaira, el club al que este martes eliminó.

El ex catcher tiene una deuda consigo mismo, que espera pagar dentro de algunos días: en el Caribe únicamente ha estado en una final, fue con el Cibao y la perdió.

Nava fue el más longevo en el diamante, lo que puede verse como otra sorpresa. Guillén anunció su retiro en 2000, cuando contaba 36 años de edad. En cambio, el mandamás de los rapaces jugó hasta los 38, cuando puso fin a su camino y buscó nuevos roles. ¿Y saben cuál fue su último equipo aquí? Precisamente Caribes, la divisa a la que le tocó sacar de camino en su anhelo de llegar a su primera final en Venezuela.

Ese es el perfil de estos cuatro pilotos que protagonizaron en la semifinal.

Publicado en El Nacional, el miércoles 18 de enero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

3 comentarios:

  1. Tengo Entendido que Luis Dorante en su Epoca de Jugador activo era Infielder!!! asi lo tengo en un cromo de la epoca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un receptor muy bueno defensivamente. Pero un out regalado a la hora de tomar un bate.

      Eliminar
  2. Dorante fue receptor mi pana. Saludos Alejandro

    ResponderEliminar