Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 26 de enero de 2017

¿Cuándo será el próximo escándalo en nuestra pelota?

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para violencia aguilas cardenales finalNo pregunten si algún día se repetirán los sucesos de violencia que hemos presenciado en esta final de la LVBP. La duda real es cuándo sucederán otra vez.

No había estadios más sucedidos ni seguidores más peligrosos que los ingleses. ¿Recuerdan a los hooligans? Fueron una peste que recorrió Europa. ¿Han escuchado de ellos en los últimos años? No. ¿Han visto cómo se juega al fútbol en Inglaterra? Con rejas de un metro de alto, separando al público de los jugadores a muy corta distancia. ¿Y por qué?

Los hinchas de la Premier no son mejores ni peores personas que nosotros. De hecho, sus destrozos hace dos décadas eran mucho peores que lo visto hasta ahora en nuestros diamantes. Pero algo sucedió que marcó la diferencia: las autoridades futboleras diseñaron una campaña para erradicar la violencia del deporte, incluyendo la siembra de valores, el trabajo conjunto con las fuerzas policiales y la represión puntual.

La campaña invocó la necesidad de actuar correctamente, cada ciudadano en su papel, respetando al adversario, al espectáculo y la propiedad privada. Incluyó también un diseño especial de acceso y mantenimiento del orden en los escenarios. Y muy importante, le puso rostro y apellido a los violentos.

Los líderes de las barras bravas, primero, y los infractores individuales que aparecieran ocasionalmente, todos fueron identificados. Se les prohibió entrar a los parques. Y para evitarlo, sus fotografías y nombres fueron colocadas en las taquillas y accesos, de modo que pudieran ser reconocidos y retirados de inmediato. Los vándalos, además, pagaron también con cárcel.

Así se erradicó en Inglaterra la peste de los hooligans.

El problema de nuestro beisbol es mucho menor y más fácil de controlar. Pero el único modo de evitar una desgracia es tomar previsiones.

La violencia es endémica en la LVBP. En menos de dos semanas, una botella de vidrio fue lanzada desde la tribuna del Universitario y cayó a los pies del umpire principal; José Pirela fue agredido a pedradas en Barquisimeto, en plena final; decenas de personas arrojaron hielos, botellas y otros objetos al terreno, en Maracaibo, y peloteros respondieron lanzando de vuelta los proyectiles.

En los años recientes hemos escuchado cánticos groseros y agresiones verbales desde las tribunas. Hemos visto intentos de ataques físicos, personas tirando objetos contundentes al campo. Peloteros han subido a pelear con el público en Margarita y Puerto La Cruz, o han empujado y a veces golpeado a los árbitros. Los hemos visto devolver el ataque de los violentos y una vez hasta hubo quien lanzó un termo de agua a los asientos de la derecha, en Caracas.

Peor ha sido la violencia de los propios dueños del espectáculo. Propietarios de equipos culpando de desórdenes en su propio parque a directivos visitantes. Ejecutivos ordenando cerrar el estacionamiento interno a sus colegas o a peloteros contrarios. Burlas en el sonido interno, aupadas desde la oficina. Mofa en las redes sociales contra sus pares de otras divisas.

Esto es grave e inaceptable. Y viene pasando en los últimos años. Es fácil entender entonces por qué continuará la violencia en los estadios.

Los hooligans fueron un problema mucho mayor. Pero un día toda Inglaterra decidió hacer su tarea para erradicarlos. ¿Cuándo empezaremos en Venezuela?

Publicado en El Nacional, el jueves 26 de enero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. buen dia cuando se respete al equipo contrario y se tomen medidas drasticas pero de verdad no al mas pen...

    ResponderEliminar
  3. buen dia cuando se respete al equipo contrario y se tomen medidas drasticas pero de verdad no al mas pen...

    ResponderEliminar
  4. buen dia cuando se respete al equipo contrario y se tomen medidas drasticas pero de verdad no al mas pen...

    ResponderEliminar
  5. Excelente comentario Ignacio, muy bueno señalar lo de los locutores internos! muchas veces el local propicia la situacion

    ResponderEliminar
  6. Muy acertado todo pero no estoy de acuerdo en igualar insultos y gritos y demas con las agresiones fisicas

    ResponderEliminar
  7. Se debe erradicar de plano , identificar a los violentos y no permitirles la entrada a ningún estadio de la liga ,crear conciencia y campañas en TV para que la familia en pleno vuelva a los estadios

    ResponderEliminar
  8. Primero deben evaluar los estadios.
    Identificar donde están sucediendo estas cosas con más frecuencia, todas las fanáticada no presentan el mismo comportamiento y esto hay q separar y reseñarlo.
    Una campaña de valores tiene q llegar a cada estadio, a cada fanático.
    Pero la cosa es por donde comenzar.
    Todos los q disfrutamos el béisbol, veremos con buenos ojos estas iniciativas..

    ResponderEliminar
  9. de acuerdo Ignacio....la campaña debe ser general y q abarque a todos los sectores.....si seguimos con el tema q unas sedes si son violentas y otras no sin aceptar la realidad seguiremos en la misma situación. ..

    ResponderEliminar
  10. de acuerdo Ignacio....la campaña debe ser general y q abarque a todos los sectores.....si seguimos con el tema q unas sedes si son violentas y otras no sin aceptar la realidad seguiremos en la misma situación. ..

    ResponderEliminar
  11. Ignacio un poco tendencioso tu comentario contra las Águilas, me extraña de ti , tu eres un periodista serio y con alta credibilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendencioso? Pero si esta hablando de una realidad! O donde fue el ultimo espectáculo? Hermano no sr trate de lavar las manos acusando al escritor de este artículo de querer generar una matriz de opinión contra las aguilas. Esta columna es su aporte como periodista y es mas bien, una invitación a crear una conciencia colectiva que ayude a mejorar el espectáculo. Todos somos respinsables, los violentos y los que callamos!
      Asi mismo, hay que emtender de una vez por todas, que uno no paga una entrada para insultar a un pelotero o al fanático adverso por que cuando alguien comete un error en la oficina no llega nadie a lanzarle un botellazo. Asi pues debemos entender que vamos a disfrutar un espectáculo y nada más. Sino mejoramos como sociedad entonces no tenemos derecho a quejarnos del país que tenemos y para eso cada uno debe poner su granito de arena.

      Eliminar
  12. En Maracaibo a diferencia de Barquisimento no se lanzaron objetos contundentes contra oos jugadores.Hay videos que prueban la intensión d los larenses de que se produjwse una confiscación

    ResponderEliminar
  13. En Maracaibo a diferencia de Barquisimento no se lanzaron objetos contundentes contra oos jugadores.Hay videos que prueban la intensión d los larenses de que se produjwse una confiscación

    ResponderEliminar
  14. Sin animo de polemizar, no importa si es una caja de fosforo o una botella o una piedra, lo triste es la actitud agresiva en los diferentes parques. Hay algo que llama la atencion. El comentarista o periodista debe ejercer su trabajo como tal y no hacerse el willy, no lo digo por Ignacio, al menos ha tenido el valor de escribir sobre eso. Los comentaristas narradores tambien deben criticar fuertemente sobre ese mal.

    ResponderEliminar