lunes, 23 de enero de 2017

Aprendiendo a entrenar a tu hijo

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler

¿Recuerdas el primer día que tuviste a tu hijo en tus brazos? Además de sentir alegría y esas sensaciones difíciles de explicar, vinieron aprendizajes que no habías experimentado. Por más internet y Google, sólo otro padre, otra madre o un doctor podían ayudarte, mientras ajustabas tus habilidades desconocidas sobre la atención a un bebe.

Al poco tiempo, sin darte cuenta podías hacer todas estas cosas sin pensarlo:
Identificar los pañales y sus tallas
Usar las toallitas húmedas
Ponerle los baberos
Elegir el tipo de leche para él o ella
Esterilizar los teteros
Bañarlo y saber qué jabón usar
Ponerle la crema corporal para bebés
Conocer sobre cunas, coches, sillas y andaderas
Sacarle los gases
Saber las horas y la frecuencia de su comida
Saber las horas de su sueño
Saber qué ropa usa para dormir y salir
Y un largo etcétera, ¿verdad?

Este proceso ocurrió día a día, de forma repetida. Unos están relacionados, otros no. Algunos se dan de forma simultánea y otros de modo secuencial. No puedes sacarle los gases al niño mientras lo vistes, es mejor cortarle las uñitas dormido que despierto… detallitos así te hacen mejor padre y madre.

La naturaleza nos enseña, y ella es una excelente maestra para el campo deportivo.

Queremos que nuestro hijo mejore su velocidad de carrera, ¿cierto? Tomemos conciencia del ejemplo del bebe.

Debe ser un proceso día a día, de forma repetida, durante meses. El niño no tiene conocimiento previo de cómo se entrena para mejorar la velocidad, al igual que usted no tenía conocimiento previo de cómo ser padre. Es necesario saber que no puedes hacer todo al mismo tiempo. Sin duda alguna, tus apoyos en este proceso son los entrenadores de tu hijo y, si me lo permites, este humilde servidor: Camino a Las Grandes Ligas.

Evaluemos entonces:

¿Pisa en punta de pie?

Normalmente no lo hace. Los ejercicios que mejoran esta técnica son los ejercicios de escaleras coordinativas. Estos ejercicios se hacen primero caminando, luego de forma dinámica y después a la máxima velocidad posible. Se hace con ambas manos en cintura, luego con una mano libre y otra en cintura y finalmente moviendo ambos brazos. Se hacen ejercicios con desplazamiento frontal, lateral, de espalda y después combinado.

¿Usa los brazos en armonía con las piernas?

Normalmente no lo hace de forma consciente. Puede mejorarlo de la siguiente forma: haciendo ejercicios de braceo sin desplazamiento y luego con desplazamiento, se pueden hacer con peso y sin peso.

Dentro de los ejercicios sin desplazamiento tenemos: de pie con piernas paralelas, con una pierna adelante y otra atrás, de rodillas, con una rodilla en piso y apoyando un pie al frente en el piso, sentado con piernas extendidas. Luego que domina el movimiento de los brazos sin peso, se le da una mancuerna liviana y continúa trabajando.

¿Sube la rodilla en la zancada?

Normalmente no lo hace, le falta fuerza. Es normal, debemos usar ejercicios estáticos y dinámicos, con peso corporal y con resistencia externa.

Entonces, tenemos ejercicios estáticos, en el mismo sitio, sin caminar, sin desplazarse, con manos en la cintura:

Sube solo la rodilla derecha por tiempo o repeticiones, luego la izquierda.
Sube de forma alterna, una y una.
Luego sube con saltos, el conocido skipping.

Ahora incorporamos un brazo
Mano derecha en cintura, mano izquierda con codo flexionado aproximadamente a 90 grados
Subir rodilla derecha y llevar mano izquierda al frente y arriba, bajar la rodilla llevar la mano abajo y atrás. Hacerlo por tiempo, luego cambiar de lado.

Después de pasar un tiempo en esto pasas a trabajo dinámico o con desplazamiento, caminando y luego trotando, hasta que llegues a la carrera.

En este resumido y simple ejemplo vemos como una técnica de carrera se puede dividir en pequeños elementos que la componen y mejorar cada uno por separado.

Es un grave error corregir todos los elementos al mismo tiempo en estas edades. Enfócate en una sola cosa y trabaja las otras. En el ejemplo de carrera, enfócate en la pisada en punta de pie, sigue trabajando la elevación de rodillas y el uso de los brazos.

Al cabo de un tiempo veras cómo el niño corre, haciendo bien y de forma integrada cada elemento aislado por razones didácticas.

Queridos padres y madres, sé que quieren, al igual que yo, que sus hijos mejoren, y que mejoren rápido. La intención de estos conceptos antes de pasar a la fase practica es porque es necesario, como dice Bryan Tracy, abrir un surco mental que conduzca al entendimiento de nuevos procesos para generar cambios de nuestros pensamientos, ya que, citando a Jurgen Klaric, la pasión sin conocimiento puede traer muchos errores.

¡Un gran abrazo! 

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario