jueves, 1 de diciembre de 2016

Entrenar es un modo de formar en valores a los niños y jóvenes

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler


Acompáñame a entrenar a tu hijo o tu pelotero, mínimo 2 veces por semana, con objetivos claros y precisos, como programar el año de entrenamiento buscar fechas y semanas.

Los centros educativos son nuestra mejor referencia para tener una idea de cómo llevan nuestros hijos los procesos de enseñanza. Ahí vemos las progresiones de los contenidos de cada materia, cómo van de lo simple a lo complejo y dentro de un periodo de tiempo definido.

Para el deporte, las cosas son iguales. El beisbol es un deporte como todos los demás, que tiene un proceso de aprendizaje. Para ello contamos con unos materiales (bate, pelota, guante, conos, ligas, como mínimo).

Tenemos un calendario, que incluye los días de práctica, las horas de práctica, los días de juego y los meses que durará la temporada.

Ahora, ¿cómo establecemos las responsabilidades de los niños, sin causarles sensaciones adultas de estrés? Sencillo, planifiquemos con él mismo el proceso escolar y de entrenamiento. Dale participación activa y consciente a tu hijo. De esa forma estarás usando el deporte para crear un valor: la responsabilidad.

Paso 1. Sentado junto a tu hijo tendrás un calendario con los meses de clases y el calendario del equipo. Adicionalmente, en una hoja, en una pizarra en casa, tendrás los días de la semana con una referencia de las horas del día. (Anexo al final la hoja con este formato; si gustas usarlo, descárgalo gratis sin costo.)

Paso 2. En la hoja de la semana colocarás las actividades junto a sus horas, sin muchos detalles. Por favor hazlo simple.

Por ejemplo. Debes despertar a las 6:30 am, estarás en el colegio desde las 7 am hasta la 1 pm. Almuerzo y descanso de 2 a 4 pm. Revisión de tareas y estudios en casa de 4 a 6 pm. Tiempo libre para actividades varias de 6 pm a 10pm. A las 10 pm a dormir.

Difícilmente los niños duerman a las 9 pm, pero bueno, ese ajuste es diario.

Paso 3. Identifique los días de práctica con el equipo y la duración de la misma.

Paso 4. Cuente con su hijo las semanas que durará el torneo, dígale cuantas prácticas tendrá en ese tiempo.

Paso 5. Pregúntele a su hijo si le gustaría mejorar, si le gustaría ser mejor pelotero.

Paso 6. Si la respuesta es negativa, no se alarme, déjelo ser. Finalmente es honesto. Use el beisbol como medio de socialización y desarrollo personal, vea el vaso medio lleno en el asunto. Si la respuesta es afirmativa, continúe con lo siguiente.

Paso 7. Su hijo dará los primeros pasos de responsabilidad consigo mismo. La independencia personal comienza por ahí. Usted le dirá que si desea mejorar como pelotero “debemos” (hable en plural para que el niño sienta su apoyo) organizar dos horas en la semana, para entrenar extra.

Según su tiempo laboral, traslados y sus propias circunstancias, use una estrategia para inducirlo a que seleccione la opción que más le favorece a usted, que él quizás no entenderá aún.

Pregúntele: ¿Quieres hacer la hora extra al terminar la práctica? ¿Otro día diferente a la práctica?

En función de la respuesta, deje que su hijo sea quien escriba ese horario en el calendario semanal: una hora, dos veces por semana, entrenamiento extra de preparación física para mejorar como pelotero.

Al terminar este horario, su hijo sabrá lo siguiente:

1. Cuántos y cuáles meses estará con el equipo.

2. Cuántas prácticas tiene a la semana y qué días

3. Cuántas prácticas totales tiene con el equipo en ese tiempo.

4. Cuántas prácticas extra de preparación física tiene en ese tiempo.

Con esta información, se inicia un proceso mental con carga cognitiva y emocional, donde tú y tú hijo se comprometen a cumplir unas actividades en un periodo.

¡Ojo! Esto no debe ser una carga negativa para ninguno de los dos. Cuando su hijo no disfrute esto, pare. Y si usted no lo disfruta, pero su hijo si, pues ya sabe, por los hijos todo.

En este tiempo usted verá que un día llueve, otro día el tráfico no le dejo llegar, otro día está enfermo, otro día salió un viaje y así vendrán varios imprevistos. Pero usted tiene un plan con su hijo y sirve de guía.

Le recomiendo que tenga un calendario donde su hijo pueda tachar los días en los que entrena con su equipo, y los días de entrenamiento extra. Recuerde que estamos usando el deporte como un medio de formación integral de su hijo. No hay nada mejor que ver los logros de un hijo después de un esfuerzo, bien sea que saque A en un examen del colegio o que corra más rápido, lance más fuerte, etc.

Con la tecnología luchando como la distracción, es nuestro deber como padres balacear el juego con las responsabilidades simples del hogar y las actividades que agraden a nuestros hijos. Podemos alcanzar un equilibrio en la formación continua que ellos requieren.

¡Un abrazo!


 Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada