domingo, 20 de noviembre de 2016

¿Quién será el próximo grandeliga venezolano?

El Emergente
Ignacio Serrano

La cuenta regresiva para conocer el nombre del próximo bigleaguer venezolano quizás comenzó este fin de semana.

El plazo para proteger peloteros en el roster de 40 antes del draft de la Regla 5 venció el viernes. Todos los jugadores que quedaron fuera de las nóminas grandes son elegibles para ser seleccionados en diciembre, si cumplen los requisitos mínimos.

En el caso de los criollos, que saltan al profesional siendo adolescentes, la raya se marca al sumar cuatro temporadas en las menores. Y hay varios nativos con ese recorrido y con suficiente experiencia como para ser tomados ahora.

Hagamos memoria: es la vía a través de la cual llegaron a las Mayores Johan Santana y Endy Chávez, Tomás Pérez y Odúbel Herrera. La mayoría de los que han sido adquiridos en el draft han hecho realidad el sueño de jugar en la MLB. Sólo un puñado ha sido devuelto a su elenco original en el Spring Training, al no mostrar suficiente madurez.

¿Habrá algún elegido esta vez? Porque hay opciones.

El derecho zuliano Yonny Chirinos es una. Viene de lanzar en Doble A con los Rays, tiene buena estatura, herramientas y compostura. Se mostró acá con los Bravos de Margarita y se vio bien. Ponchó a más de un rival por inning y se despidió entre los líderes en efectividad.

Chirinos tiene un recorrido impecable en las menores, con 2.76 de efectividad en cuatro campañas. Quizás le falte maceración, pero nos recuerda a Carlos Monasterios, tomado en su momento por los Dodgers de Los Ángeles.

El Jesús Zambrano de la zafra pasada con el Magallanes habría sido otra alternativa, pero no ha podido replicar ese acierto en el norte, últimamente, y acaba de ser enviado a la paralela por los Navegantes. Pero está Alejandro Chacín, de los Tigres de Aragua.

Chacín viene de una estupenda cosecha en Doble A, con 1.78 como relevista, y no ha permitido carreras con los bengalíes aquí. En sus siete años en las granjas ha ponchado largamente a más de un rival por inning, con buenos promedios y cierta tendencia a los boletos, que es el único punto en contra.

Carlos Tocci es otro felino que ahora es protagonista. Ha sido consistente con el madero y puede defender las tres praderas exteriores, aunque apenas estuvo en Clase A avanzada y parece necesitar madurez.

Tocci nos recuerda algo a William Cañate, a quien en su momento adquirieron los Azulejos de Toronto en el draft de la Regla 5, pensando en darle tiempo después, para desarrollar sus notables herramientas.

El proceso de Cañate se cortó, sin embargo, al perder un año entero en la banca de los canadienses. Y el maracayero parece necesitar también de más tiempo para aumentar la fuerza y aprender a robar bases con frecuencia, lo que es todo un arte. Un caso similar, por ejemplo, al de Yonathan Daza, de los Tiburones de La Guaira, que tampoco fue protegido.

¿Y qué tal Balbino Fuenmayor? Si sigue dando jonrones con los Caribes, quizás adelante su hora. Cerró con fuerza 2016, después de un lento inicio, motivado a la cirugía en la rodilla. Quién sabe.

Varios bigleaguers que han sido sacados del roster también son elegibles, ojo. Ramón Flores, Rafael Ortega u Oswaldo Arcia podrían volver a las Mayores por esta vía, como hizo Deolis Guerra hace un tiempo, aunque es menos probable, porque acaban de estar en el mercado.

Es el momento de las apuestas y Chacín luce como el más claro candidato. Ya veremos en diciembre.

Publicado en El Nacional, el domingo 20 de noviembre de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada