miércoles, 30 de noviembre de 2016

La sorpresa de Breyvic Valera

El Emergente
Ignacio Serrano

Breyvic Valera no podrá ganar el premio que más merece esta temporada.

El baloncesto entrega anualmente un galardón al basquetero que mayores progresos ha hecho entre una campaña y otra, pasando de un rol secundario al papel protagónico. La pelota no, aunque la idea ha sido acariciada por Héctor Cordido y su equipo de Numeritos Gerencia Deportiva, la empresa que tiene bajo su cargo la organización del proceso de escogencia de los galardones anuales en la LVBP.

Valera ha sido muy útil en Margarita, desde que irrumpió en el lineup de los Bravos, en la zafra 2013-2014. Fue segundo en la votación al Novato del Año aquella vez, detrás del ganador Carlos Sánchez, ayudando en el cuadro y el outfield.

De ese entonces data su fama de versátil. Aquí ha defendido todas las esquinas, salvo la receptoría y la inicial, y en las menores también ha usado el mascotín, en primera base.

Cuesta entender cómo ha mantenido su bajo perfil, al punto de haber sorprendido a muchos cuando tomó por asalto el liderato de bateo en Venezuela, desplazando al magallanero Luis Arráez.

Porque Valera también fue noticia hace un par de semanas, cuando los Cardenales de San Luis decidieron protegerle en el roster de 40, lo que puso a este carabobeño, nacido hace 24 años, un paso más cerca de las Grandes Ligas.

Este nativo de Montalbán comienza la recta final de la ronda eliminatoria con una sólida línea ofensiva de .379/.440/.634, que incluye 9 dobles, 5 triples, 6 jonrones, 8 robos y 20 impulsadas.

Todas esas cifras son topes personales, a excepción de los tribeyes; necesita dos más para igualar su mejor registro allí. Su OPS también es inédito para él, con 1.074.

Ha bateado para poder, ha corrido las bases, ha mostrado contacto. Ha hecho un poco de todo. Por eso, es el toletero con más carreras creadas en el campeonato actual.

Ese índice es uno de nuestros favoritos en el nuevo análisis. Fue creado ante la pregunta acuciosa sobre cuál es la participación de cada bateador en las carreras de su equipo. Para ello, Bill James tomó cientos de escuadras, decenas de torneos en las Grandes Ligas, y buscó la frecuencia de los sencillos, los dobles, los triples, los robos, los elevados de sacrificio, los boletos, los jonrones, los outs robando y así sucesivamente, hasta definir una fórmula con altísima capacidad de acierto.

James “deconstruyó” con esas estadísticas la cifra global de anotadas en cada novena. Y halló que luego, al hacer el proceso inverso y aplicar la fórmula, esta responde con mínimo margen de error al total de rayitas de esa escuadra, una vez sumado el aporte en carreras creadas de cada integrante del roster.

Parece complicado, pero es fascinante. Permite comparar a los bateadores de contacto con los jonroneros, a los que anotan con los que remolcan. Y Valera tiene 40,4 carreras creadas, según el cálculo de PelotaBinaria.com. Es líder en la LVBP, por encima de Denis Phipps (38,2) y con buena ventaja sobre José Tábata (32,0) y Reynaldo Rodríguez (31,6), que ocupan el tercero y el cuarto lugar.

Este sorprendente paleador no salió de la nada. Su average de por vida en las menores es de .302, con .358 de OBP, y en Venezuela tiene .310, con .816 de OPS.

Son los números de alguien que debería haber ganado varios premios ya. Veremos qué le depara enero.

Publicado en El Nacional, el miércoles 30 de noviembre de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada