jueves, 3 de noviembre de 2016

Joey Gallo y lo peor de octubre

El Emergente
Ignacio Serrano

Los dos finalistas de la temporada pasada comenzaron noviembre en la última posición de la tabla de clasificaciones. ¿Quién iba a decirlo?

No es una tragedia. Aunque se lea feo, son seis los equipos que asisten ahora a los playoffs de la LVBP, por lo que el margen de error es más amplio. Lo que importa es la diferencia respecto al sexto puesto.

La diferencia entre Aragua, Magallanes y esa sexta plaza era mínima, al escribir estas líneas. Pero no queda duda de que, en lo colectivo, ambos equipos representan lo más bajo del primer mes de campeonato.

La ofensiva de felinos y turcos carga con buena parte de la responsabilidad en tan lento inicio. Los Tigres pusieron un OPS combinado de .647, el peor de la liga, y los Navegantes apenas superaron eso, con .696.

Es por ello que la lesión de Joey Gallo dolió tanto en Valencia. En apenas tres juegos le dio un rostro diferente a la nave, gracias al swing con que dio 40 o más cuadrangulares dos veces en las menores.

La pérdida de Gallo también debe ser vista como uno de los momentos bajos de octubre. Era el importado de mayor cartel en la 2016-2017, uno a la altura de Troy Glaus, Barry Bonds o Andruw Jones en su momento. No se ven a menudo esas figuras en el Caribe, y menos en esta Venezuela en crisis. Seguirle los pasos era la promesa de una fiesta para todo amante del beisbol.

De esos rosters salen los principales nombres cuyo desempeño al comienzo decepcionó. Es seguro que el ex grandeliga Diego Moreno esperaba otro estreno con los filibusteros, y Ronald Belisario no pudo ser consistente con los bengalíes.

También el caraquista Mike DeMark, despedido a poco de comenzar la batalla, resultó otro golpe contra la pared, luego de ser efectivo como cerrojo en la zafra anterior.

El affaire Alex Cabrera ocupó un capítulo aparte. Posiblemente no hayamos oído todavía lo último sobre este tema, pero el Samurái cerró el mes con .091 de average y fuera del roster de los rayados, luego de que se trenzara con la LVBP en una disputa en cuanto a si debía o no cumplir con el reglamento y someterse a la prueba antidopaje.

¿Vendrá otra decisión de los tribunales? Es probable que sí, vistos los antecedentes, aunque de nuevo habría que hacer votos porque las decisiones deportivas se mantengan en el ámbito deportivo, para bien de las instituciones.

El despido de Henry Urrutia también fue una sorpresa negativa. Se fue molesto, porque esperaba más, y ciertamente había motivos para considerar decepcionante su salida de los Leones, luego de lo hecho en la justa pasada.

El colombiano Ernesto Frieri, ex cerrador de los Ángeles de Los Ángeles, pasó por las Águilas sin saber que había pasado. Fue dado de baja tras dos relevos arriba y un par de desempeños en la paralela, al considerar la gerencia del Zulia que era un riesgo permitirle recuperarse aquí de una cirugía en el codo.

Habría que incluir entre las decepciones de octubre el anuncio de Paulo Orlando, que desistió jugar con los Cardenales de Lara en una quinta campaña. Iba a ser el importado con mejor desempeño este mismo año en las Grandes Ligas, donde dejó un average de .302 y 24 tubeyes en casi 500 apariciones en el home.

Gallo y Orlando no lucirán su talento en lo que queda de torneo. Para los demás, noviembre ofrece una nueva oportunidad.

Publicado en El Nacional, el jueves 3 de noviembre de 2016.

4 comentarios:

  1. Buenos días Ignacio, Mike DeMark es el actual cerrador de Cardenale

    ResponderEliminar
  2. El nombre correcto del cerrador despedido del Caracas es Mark Montgomery...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto es Mark Montgomery y no fue nada efectivo la temporada pasada como cerrojo por cierto, tambien lo cesantearon por bajo rendimiento.

      Eliminar
  3. Para mi lo peor de este mes fue Alex Cabrera, ese tipo es una vergüenza para la pelota venezolana, se ha demostrado en reiteradas oportunidades que no juega limpío, que ha usado drogas para mejorar su rendimiento, da arrechera como este tipo posee el récord de baudilio con más homeruns en una temporada sabiendo que lo obtuvo con trampa,el y el Narco enchufao de Carlos Guillen son una verguenza para la liga.

    ResponderEliminar