jueves, 20 de octubre de 2016

Venezuela, el draft internacional y el espejo de Puerto Rico

El Emergente
Ignacio Serrano

El próximo golpe al beisbol venezolano se llama draft internacional.

El espejo de Puerto Rico es un aviso atemorizante. La Isla del Encanto perdió su lugar de honor como potencia beisbolera cuando la MLB decidió incluir a sus jugadores en el draft colegial, que abarca peloteros de Estados Unidos, Canadá y Borinquen.

La situación no es alentadora. Venezuela toda vive una crisis que afecta el día a día de los ciudadanos. Las dificultades para conseguir alimentos y especialmente la creciente inseguridad personal llevaron a que se marcharan una a una las 23 organizaciones de Grandes Ligas que tenían academias en el país.

De aquella madeja que sostuvo la hoy desaparecida Venezuelan Summer League queda solamente un puñado de campamentos de menor tamaño. Centenares de puestos de trabajo se han perdido.

Hemos abundado en las consecuencias de esa estampida: los grandes prospectos siguen firmando, porque son talentos inocultables; pero los que no impresionan a los scouts se quedan fuera, al no tener dónde demostrar que sí tienen con qué triunfar.

Recordemos nombres: José Altuve, Magglio Ordóñez, Luis Valbuena, Edubray Ramos, Alexi Amarista y muchos otros estarían condenados en la nueva realidad. ¿Qué nombres estamos perdiendo hoy? ¿A cuántos jóvenes desconocidos nunca veremos florecer? ¿Y cuántas familias lo están sufriendo?

Puede entenderse la decisión de los clubes, al mudar sus operaciones a la República Dominicana. El draft, en cambio, es una imposición de la gran carpa y parece difícil que no sea una realidad en uno o dos años, como adelantan reportes publicados en Estados Unidos.

El golpe será por la parte superior de la pirámide. Quiere el comisionado Rob Manfred limitar el dinero que se entrega a los muchachos que firman cada 2 de julio como agentes libres.

Su posición es parte de un negocio. Espera reducir los costos de los equipos. El problema está en las consecuencias, más allá de la sombra que de entrada se asoma en el espejo de Puerto Rico.

Los primeros afectados serán los talentos adolescentes, sus familias y las academias privadas donde se forman. Pero eso posiblemente impactará todo el sistema que se ha construido en paralelo al sistema oficial.

Esos agentes privados no sólo han consolidado sus emprendimientos; además, han llenado en parte el vacío dejado por la marcha de las divisas del beisbol mayor. Hasta crearon una liga de verano dedicada a sus jóvenes jugadores.

Decía esta semana Ben Badler, afilado analista de Baseball America, que las oficinas de las Grandes Ligas no entienden lo que pasa en el Caribe. Pensando en abaratar sus presupuestos, posiblemente asesten un duro golpe a la constante generación de peloteros.

Es natural que piensen en sus carteras. Por eso, es necesaria una reacción de los agentes afiliados a la MLBPA, el sindicato que agrupa a los bigleaguers, y muy especialmente de los propios grandeligas latinoamericanos, que hoy son una tercera parte del total.

MLB no mejoró las condiciones de alojamiento en sus academias regionales ni acabó con la práctica de tratos indignos por caridad, como  denunciaron investigadores como Arturo Marcano en su momento. Lo hizo porque hubo un movimiento de opinión pública eficaz.

Dependerá de los propios jugadores capear esta grave amenaza.

Publicado en El Nacional, el jueves 20 de octubre de 2016.

1 comentario:

  1. Seria bueno que explicaras un poco esto del draf internacional, ya que hay mucha gente -incluyendome- que no manejo mucha informacion sobre el tema, basicamente lo que entiendo es que no se pueden firmar peloteros menores de 18 años, y que los mismos serian drafteados una vez cumplida esa edad, lo que tendria ciertas consecuencias graves para el beisbol del caribe y tambien para la gran carpa pero a largo plazo.

    - Muchas familias que ponian su futuro en estos jovenes de 16 años con la esperanza que firmaran y estos pudieran echarle una mano posteriormente.

    - En vista de que tendrian que esperar hasta los 18 años para poder draftear es complicado que puedan llegar al draft con el entrenamiento adecuado ya que serian 2 años mas que deberian dedicarle 100% al entrenamiento y la situacion de hoy dia permite a muy pocas personas darse ese lujo, tanto aqui como en todo el Caribe.

    - En unos años se veria como baja el numero de GL Latinos (vease el caso de Puerto Rico) lo que indudablemente bajaria el nivel de la MLB.

    - Habria exodo de peloteros hacia ligas europeas, nacionalizacion de los mismos y mejor representacion europea en los clasicos mundiales (en caso de mantenerse).

    A priori son las primeras consecuencias que veria sobre este draft, donde seguramente habran muchas mas.

    ResponderEliminar