jueves, 13 de octubre de 2016

¿Será Odrisamer Despaigne el próximo Vidal Nuño?

Por Ignacio Serrano
Publicado en BeisbolPlay.com.ve

Vidal Nuño llegó a Venezuela sin bombos ni platillos, hace un año. Han debido sonar, ojo, porque traía consigo un currículo brillante para un importado de la LVBP. Pero el estadounidense venía de lanzar para equipos de poca exposición, en la costa oeste de Estados Unidos, y llegaba a una urbe menos bulliciosa que Caracas, que no concentra tantos medios de comunicación.

Nuño dejó algunas cosas en claro, apenas se uniformó con los Tigres de Aragua. Por ejemplo, que su apellido se escribe con ñ, a pesar él ser angloparlante. Y claro está, dejó en claro su dominio abrumador sobre los contrarios.

El derecho ya se había mostrado con las Águilas del Zulia, tres años antes. Esa vez lanzó bien. Dejó 2.56 de efectividad en 22 juegos como relevista con 24 ponches y apenas 6 boletos en 25.0 innings. Pero lo que hizo con los felinos eclipsó aquello.

Inició siete encuentros y ganó cinco. Dejó 1.98 de efectividad. Apenas dio cinco bases por bolas en  41.0 tramos. Sólo le sacaron un jonrón. Tuvo un brillante FIP de 1.35 y 0.95 de WHIP.

Nuño habría competido por el premio Carrao Bracho al Pitcher del Año si se hubiera quedado un poco más. Los Marineros de Seattle no se lo permitieron. Venía de trabajar como abridor y relevista con los D’backs de Arizona y los propios acuáticos en 2015 y estos últimos contaban con él para la siguiente campaña. Tenía que descansar.

Es entendible que los felinos intentaran extender el permiso para que se quedará un poco más. Y hoy, con la contratación del cubano Odrisamer Despaigne, cabe preguntarse si la oficina aragüeña encontró a alguien que llene las formas para ser considerado el sucesor del zurdo californiano.

Despaigne ha sido uno de los últimos extranjeros en pactar con los centrales y será uno de los últimos en reportarse, dentro del grupo de los contratados para la primera mitad. Pero, al igual que Nuño el año pasado, trae un equipaje que entusiasma.

Entre 2014 y 2016 lanzó 69 encuentros en las Grandes Ligas. Fue abridor de los Padres de San Diego en el primero de esos años y en parte del siguiente. Paso luego a los Orioles de Baltimore y finalmente a los Marlins de Miami. Y aunque no tuvo un buen torneo en la MLB esta vez, es alguien que todavía busca su lugar en el mejor beisbol del mundo, lo que nuevamente puede beneficiar a los Tigres.

El Despaigne de 2014 sería un legítimo as en la LVBP. Todavía tiene 27 años de edad. No hay motivo para descartar un regreso a su mejor nivel. Al menos mientras lanzó este año en Triple A puso números adecuados, más allá de lo hecho a su paso por Baltimore y Miami.

La importación de los Tigres tiene nombres importantes. Los cubanos Dariel Álvarez y Armando Rivero brillaron en la pasada zafra. Austin-Bibens-Dirkx llega para su sexta campaña, con bien ganada leyenda de guerrero. Marcus Walden fue uno de los mejores lanzadores de la segunda mitad en la 2015-2016 y de nuevo llegará para la recta final.

Despaigne, sin embargo, sobresale por encima de todos, por su trayectoria. Y si puede ser el mismo pitcher que una vez despuntó con San Diego, causará impacto. Como Nuño en su momento.

Ignacio Serrano

Publicado en BeisbolPlay.com.ve, el miércoles 5 de octubre de 2016. Aquí puedes leer el original.

Encuentra más información de los ocho equipos, las posiciones, líderes y muchísimo más con sólo registrarte gratuitamente en BeisbolPlay.com.ve. Y suscríbete para ver todos los juegos de tu equipo, desde octubre hasta enero.

1 comentario:

  1. Disculpe hermano pero en su excelente nota dice que Nuño es derecho cuando realmente es zurdo. Saludos crack.

    ResponderEliminar