lunes, 24 de octubre de 2016

¿Qué le espera a Wilson Ramos?

Por Ignacio Serrano
Publicado en BeisbolPlay

¿Cuál es el futuro de Wilson Ramos? ¿Qué le espera al receptor que tan buena temporada tuvo en 2016 y que, para su infortunio, terminó en un quirófano, con la rodilla derecha operada?

El astro valenciano no podrá jugar con los Tigres de Aragua. Ya parecía difícil su incorporación, por la carga de trabajo que acumulaba y porque en breve se declarará agente libre. Después de someterse al bisturí, eso está descartado.

Ramos no podrá jugar durante un período que se alargará por entre seis y ocho meses. Es mucho. Con todo a favor, estará de vuelta en las Grandes Ligas a finales de mayo o comienzos de junio.

Es muy delicada la rotura del ligamento cruzado anterior. El carabobeño también fue intervenido en los meniscos, pero la experiencia demuestra que esto último es un mal menor. La preocupación está en lo primero.

La consecuencia inicial está en su estatus laboral. Se pierde la campaña 2016-2017 en la LVBP y muy posiblemente el gran contrato multianual al que legítimamente aspiraba.

Es improbable que alguna divisa le ofrezca ese acuerdo. Su salud ahora es una incógnita, así que probablemente deberá conformarse con un acuerdo por 2017, que le permita mostrarse recuperado. Posiblemente se trate de un pacto semejante al de su compatriota Henderson Álvarez con los Atléticos de Oakland, con un salario base no muy alto, más incentivos por rendimiento.

Tampoco es seguro que continúe en Washington. Los Nacionales pueden ver en él una buena opción con vistas a la recta final, invirtiendo relativamente poco, pero las consecuencias que vienen habitualmente con una cirugía del ligamento cruzado anterior pudieran llevarle a otro destino, inexorablemente.

La posición de Ramos es un condicionante. Un careta debe pasar de dos a tres horas hincado detrás del home, cada día. Es mucho el esfuerzo en las rodillas. Por lo tanto, incluso estando sano en junio, podría necesitar que le llevaran con cuidado por un tiempo más.

Ese es el motivo por el que un equipo de la Liga Americana pudiera ser la mejor opción para él. Con su ofensiva, nadie rehusaría a tenerle como bateador designado, pese a que su mayor reputación hasta ahora había sido la defensa.

Sus números en 2016 son su gran respaldo. Si actuando como receptor disparó 22 cuadrangulares, empujó 80 carreras y bateó para .307/.354/.496, con .850 de OPS, es de esperar que resulte un buen aporreador si sólo debe ocuparse de hacer swing, prescindiendo de los aperos.

Incluso eso será un reto, sin embargo, porque deberá primero fortalecer la rodilla. Víctor Martínez dio el ejemplo.

El guayanés fue operado por la misma lesión en el Spring Training de 2012. Se pasó toda la zafra rehabilitándose y se preparó físicamente en el siguiente receso invernal. Regresó en grande en 2013.

En 2015 fue operado en la rodilla por segunda vez. Volvió ese mismo año, pero se quejó a menudo de que no había tenido tiempo suficiente para fortalecer la pierna, lo que afectó su bateo. Dejó pobres números, que en 2016 revirtió, al estar completamente sano y físicamente apto.

Ese es el desafío que afronta Ramos, ya descartada su actuación con Aragua. Para su fortuna, aún es joven: acaba de cumplir 29 años de edad.

Ignacio Serrano

Publicado en BeisbolPlay.com.ve, el lunes 17 de octubre de 2016. Aquí puedes leer el original.

Encuentra más información de los ocho equipos, las posiciones, líderes y muchísimo más con sólo registrarte gratuitamente en BeisbolPlay.com.ve
El sitio te ofrece columnas exclusivamente dedicadas a cada equipo, con la firma de reconocidos analistas, como Augusto Cárdenas, Fernando Arreaza y Pedro Ricardo Maio.

También puedes suscribirte para ver todos los juegos de tu equipo, desde octubre hasta enero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada