lunes, 24 de octubre de 2016

Ojo con los chamos y la cirugía Tommy John

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler 

Jugar en más de un equipo puede meter a tu hijo en una lista creciente de operaciones de Tommy John en adolescentes.

The Wall Street Journal publicó el 6 de junio de 2016 un artículo donde se detalla el incremento de cantidad de intervenciones quirúrgicas en el codo de niños y adolescentes, algo que está alarmando a la comunidad del beisbol.

La famosa operación denominada Tommy John está siendo realizada a jóvenes entre los 15 y 19 años, cifra que pudiese aumentar de no hacer los correctivos que se deben aplicar desde los 12-13 años, que es cuando comienzan los procesos que finalizan en quirófano en las edades mencionadas.

Antes, hablar de esto era referirse al beisbol profesional.

American Journal of Sports Medicine expresa que existe un crecimiento anual de 9 por ciento entre 2007 y 2011. Este porcentaje puede ser modificado si países beisboleros latinos tuvieran una estadística de estas situaciones.

Estos números no incluyen lesiones de hombro, que también son significativamente altas.

Ante esta situación, ha habido diferentes investigaciones, diferentes personalidades sumándose en las posibles soluciones. Incluso la MLB recomienda a los lanzadores menores de 13 años lanzar solo recta y cambio de velocidad, y para que los lanzadores mayores de 13 años puedan usar pitcheos rompientes deben dominar primero los dos anteriores.

Dentro de las posibles causas que pueden mandar a tu hijo a un quirófano están:

Pitchar en varios equipos.

Lanzar sin conteo de pitcheos.

Pitchar en días consecutivos.

Pitchar en más de un juego el mismo día.

Pitchar más de 8 meses al año.

Pitchar con fatiga.

Si tu hijo es muy bueno, revisa cómo lo usan. Que él termine de lanzar un juego y luego vaya a una posición de campo, que lance todos los fines de semana, que vaya como refuerzo y siga lanzando, que supere una cantidad de lanzamientos por inning o por juego, son variables que hay que supervisar.

Se dice que es necesario un plan de fortalecimiento además de los descansos y recomendaciones antes mencionadas. En ese sentido, Camino a Las Grandes Ligas está elaborando una propuesta de entrenamiento para niños de 12 años en adelante, con ejercicios de ligas o bandas de resistencia para todos los jugadores, sin importar las posiciones.

Las necesidades a esta edad son comunes. Evite especializar a su hijo en una posición desde temprano.

El doctor James Andrews, cirujano ortopédico y presidente de la junta del Instituto de Medicina Deportiva de América, expresa que si su hijo juega varios deportes o incluso solo uno, en este caso el béisbol, no debe especializarse en un solo deporte o una sola posición hasta que estén en el último año de la escuela secundaria.

Está la urgencia, por otro lado, de que a los 16 años de nacido tu hijo tiene la edad justa y limitante para firmar al profesional.

Te pregunto: ¿Quieres que tu hijo llegue a esa edad sano o no? Entonces, no desesperes. Recuerda la columna anterior: más no siempre es mejor.

Sé paciente, brinda apoyo al juego y a la competencia, sin descuidar la preparación física. Respeta los tiempos de trabajo y descanso.

Prepara en la semana a tu hijo para su juego del fin de semana. Si está enfermo, si le duele el brazo, si tiene molestias, si anda con alguna limitante física que podemos denominar ligera, tómate cinco segundos, respira, piensa y luego decide. Tu hijo siempre querrá jugar, pero eres tú quien toma la decisión, capacitándose en los riesgos de jugar sin estar completamente sano.

Además, supongamos que no pasa nada, ¿qué mensaje le manda a su hijo dicha situación? Pues que con poco esfuerzo se puede obtener beneficios, un mensaje que no es cierto.

He visto niños con operaciones y entrenadores que se me acercan con esta situación.

Hace poco estuve en Bogotá, dando una charla, y conocí a un chico con 16 años y dos operaciones de hombro. Este niño no forma parte de las estadísticas de The Wall Street Journal.

A tu hijo puede pasarle igual si no haces los ajustes. Esto es una realidad que nos invita a pensar, reflexionar y ajustar nuestras acciones.

¡Un gran abrazo!

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

1 comentario:

  1. Cada vez que leo un reportaje acerca de este tipo de recomendaciones no hago mas que alabar esos pitcher de otrora que pitcheaban a cada momento como "CARRAO" BRACHO a esoso no les daba ni resfriado jejejejeje

    ResponderEliminar