lunes, 17 de octubre de 2016

¿Estamos viendo lo mejor de Arcenio León?

El Utility
Gerardo Boscán Villasmil

En temporadas pasadas, la figura de Arcenio León era una de las más llamativas dentro del clubhouse Jorge Miquilena, en el estadio Luis Aparicio “El Grande”.

No solo era llamativo por su talento para lanzar rápidas rectas a casi 100 millas por hora, también por su forma de ser, como buen zuliano, dicharachero, conversador, escandaloso y siempre con bromas que jugar a peloteros, técnicos o visitantes.

En la temporada 2016-2017 el acostumbrado Arcenio León es otro. Ya no es tan bullicioso, acostumbrado a ponerle música al equipo con el potente sonido de su vehículo, un sonido tan potente que se escuchaba desde el estacionamiento hasta el terreno de juego. Lógicamente, no era música de relajación, cualquier cosa que motivara a bailar era bienvenido.

“Te llega un momento como el que estoy viviendo ahora donde tengo que estar más concentrado y preparado para hacer las cosas”, reconoce sin titubeo el derecho de 30 años cumplidos en el mes de septiembre. “Tengo que estar listo para saber lo que hay y que no hay que hacer”.

En apenas 10 días de temporada ya suma su máxima cantidad de rescates en una temporada en la pelota venezolana. Aún muy lejos de los 34 que logró en México, una experiencia que él mismo reconoce como sorpresiva.

“Nunca imaginé ser cerrador en ningún lado”, confiesa con razón después de sumar apenas siete rescates en 126 juegos lanzados como relevista. “Siempre estuve entre el séptimo y octavo episodio, o muchas veces el cuarto o quinto tramo”, recordó. “Aprendí mucho en México, fue muy difícil lanzar allá”.

A pesar que lo dijo, logró dejar 36 rescates en 42 oportunidad, con 53 ponches y 21 boletos en 62.2 episodios, dejando una efectividad de 3.30 y WHIP de 1.21, todo con los Acereros del Norte de Monclova.

“El caso en México es que debes hacer siempre el trabajo. No hay espacios para una mala semana como aquí. Si no haces el trabajo en cuatro salidas te dan tu release y te mandan a casa”. 

Acá en Venezuela no es que van a esperarlo, pero tiene algo a su favor y es la tranquilidad que tiene su puesto como cerrador asegurado.

“Está haciendo un trabajo extraordinario”, expresó Lipso Nava, mánager de los rapaces. “No es que voy a reventarle el brazo pero, mientras siga haciendo lo que me ha mostrado, debo dejarlo ahí, pero debe entender que tengo otros que también quieren  y pueden hacer el trabajo”.

En los próximos días se unirá al roster el colombiano Ernesto Frieri con experiencia en Venezuela y con pasado de cerrador en las Grandes Ligas. Más adelante se unirán Leonel Campos y Silvino Bracho, quienes terminaron jugando arriba con los Padres de San Diego y Cascabeles de Arizona, respectivamente.

“Lo mejor de Arcenio ha sido la mentalidad”, le respalda su nuevo coach de bullpen, el exgrandeliga zuliano Edwin Moreno. “Lo importante de su trabajo es que está enfocado en rescatar los juegos y en lo que debe hacer en el terreno. Ha madurado más y está mentalizado en lo que debe hacer en el encuentro”.

León sabe que el momento que vive podría significar su último para alcanzar el sueño de llegar a las mayores como lo hizo su primero Danilo León, quien le sirvió como mentor y técnico por par de temporadas.

“Lo primordial es la concentración durante el juego de pelota, enfocarse en lo que debe, eso lo va a llevar a grandes ligas el año que viene”, expresó Moreno con seguridad.

“Desde que estoy con Águilas del Zulia he pasado por varios momentos donde no he comenzado bien y la gente eso lo ve y te lo hace saber”, comenta de sus picos más bajos, como el año pasado cuando no pudo hacer el trabajo debido a una lesión en el hombro que le costó, incluso, poder lanzar por más de la mitad de la temporada con en la sucursal triple A de los Cachorros de Chicago.

“Ahora he comenzado bien y lo principal es tener, y ganarme, la confianza del manager y el pitching coach”, analizó.

León se siente seguro de sí mismo, tanto, que en un tono muy humilde asevera que aún no está al ciento por ciento de sus condiciones.

“Tuve varias semanas sin lanzar y el brazo aún está como fastidiado. La afición y los periodistas están acostumbrados a ver mi recta en los 98 ó 99 millas por hora, pero creo que ese punto llegará en un par de semanas más”, dice muy tranquilo.

“No es lanzar duro, sino strikes. Lanzarla donde él quiere y debe poner, esa es la base primordial, sobre todo tarde en los juegos en el rol que tiene. Lanzar strike para no darle chance de regresar (al rival) en los juegos”, explicó nuevamente Moreno, quien lo ve de cerca día a día.

“En México trabajé mucho con Adrián Guerra en la parte física, siempre estuvo pendiente de mí, como buen venezolano, para poder estar en forma. No tengo mi recta acostumbrada pero eso me ha ayudado a lanzar mejor, mientras regresa un pitcheo que sé va a mejorar mi repertorio en momentos de apremio. El cambio, como digo, ha sido más mental que otra cosa”.

León espera que las propuestas de trabajo en los Estados Unidos lleguen. “Ya de hecho hay una de los Cascabeles de Arizona pero aún no me decido porque ellos me dijeron que si firmaba tendría que lanzar un día sí y descansar otro y creo que eso me sacaría de ritmo. Y la verdad estoy disfrutando mucho lo que hoy vivo”.

El dato:
El pitcheo relevista de las Águilas del Zulia ha tolerado tres carreras en 19.1 episodios en lo que va de temporada en el estadio Luis Aparicio “El Grande”, para una efectividad de 1.41. En cinco juegos en la carretera, los apagafuegos toleraron 12 anotaciones en 13.2 episodios, para una efectividad de 7.90.

3 comentarios:

  1. Pero el dia inaugural Dennis Phipps se la saco por la banda contraria con las bases llenas en el chico carrasquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que verga con nosotros los fanaticos zulianos que solo vemos lo negativo, por que no ves que el hombre a salvado varios juegos. Este es el ano a la cargaaaaaaaaa

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar