martes, 11 de octubre de 2016

El sufrido epílogo de Rougned Odor

El Emergente
Ignacio Serrano

Rougned Odor tuvo una temporada clamorosa. Apartando el episodio vivido en Arlington con José Bautista, que le puso en el centro de las tensiones, tuvo un desempeño sobresaliente.

No olvidemos que tiene 22 años de nacido y que, además, es camarero, una posición que requiere más agilidad que musculatura.

Ese muchacho disparó 33 jonrones en 150 juegos. Miguel Cabrera es el único venezolano que ha conectado tantos cuadrangulares a esa edad. Sacó 33 en 2004, a los 21, y nuevamente 33 en 2005, a los 22.

Odor estuvo mejor que el aragüeño, y eso ya es mucho que decir, considerando que Cabrera va raudo hacia Cooperstown.

Por entonces con los Marlins de Miami, el nativo de Maracay disputó 160 encuentros en el primer año y 158 en la siguiente campaña. Ambas veces consumió 685 apariciones legales. Significa que promedió un vuelacercas cada 20,76 viajes al plato.

Odor lo hizo en menos compromisos y también en menos apariciones. Necesitó 632, por lo que sacudió un bambinazo cada 19,15 oportunidades.

¿No es sorprendente? Ambos comparten el récord de tablazos antes de cumplir los 23 años de edad en la expedición nacional. Pero el intermedista lo hizo en menos choques, en menos apariciones y defendiendo la adulterina.

Sólo José Altuve y Cabrera anotaron más veces que él entre los representantes del patio. Pisó el plato 89 veces. Fue cuarto en slugging en la embajada venezolana, con .502.

Dejó varios topes. Ningún camarero ha dado más jonrones a su edad, contando todas las nacionalidades, y superó el registro absoluto de Edgardo Alfonzo para intermedistas venezolanos.

Únicamente Alfonzo, dos veces, y Altuve han superado los .500 en slugging entre los jugadores criollos de la segunda base.

Por supuesto que le quedan cosas por mejorar. Apenas da sus primeros pasos, literalmente. Está en proceso de aprendizaje, en muchos sentidos.

Únicamente tomó 19 boletos. Es muy poco, especialmente considerando que en 2015 acumuló más, en menos apariciones. De hecho, se unió a Andrés Galarraga como los únicos con una cosecha superior a 30 cuadrangulares y menos de 20 transferencias.

Esa curiosidad merece más detalle: no hay otros peloteros con un torneo así, contando a estadounidenses, latinos, asiáticos, a todos los bigleaguers de la historia. Apenas Galarraga y él.

Su promedio de embasado, en consecuencia, fue pobre. Cerró con .271 de average y únicamente .296 de OBP. Con esa fuerza, puede ser de ayuda como sexto o séptimo bate, pero no mucho más arriba, dado lo poco que se pone en circulación.

Su OPS también sufrió, debido a ello. Aunque tuvo un slugging brillante, la suma de ese promedio y del OBP dio .798, que es muy bueno para camareros, pero no lo esperado en alguien que sacó tantos batazos del campo.

También tiene una tarea pendiente con el guante. Según Fangraphs, tuvo un UZR negativo, aunque Baseball Reference le da un factor de alcance superior a la media de sus colegas en 2016.

Tan buena cosecha, tan promisorio inicio en las mayores, no merecía ese final. Para los Azulejos, fue justicia poética que su error, precisamente, le diera la clasificación a Toronto y eliminara a Texas.

Pero aunque sea esa la memoria que quede por ahora, esta de Odor tiene que ser recordada como una de las más brillantes cosechas para joven venezolano alguno en la MLB.

Publicado en El Nacional, el martes 11 de octubre de 2016.

4 comentarios:

  1. Los errores son parte del juego, además no fue un simple error, si analizan el video el disparo que el recibe de elvis andrus para forzar en segunda no fue el mejor, fue muy bajito lo que permitió retrasar un poco el pivot y que se acercará el corredor que venía de primera hacia segunda, lo que obligo a odor hacer el lanzamiento hacia la primera base con el corredor encima. De verdad rouner oddor felicidades por tremenda temporada y tienes mucho caminó por delante para seguir triunfando..

    ResponderEliminar
  2. Creo que tiene razon el sr. Aramis.. Tambien hay que decir que el batazo no fue nada comodo para completar el dobleplay. Elvis tuvo que buscar el rolling a su derecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda el disparo de Andrus no fue el mejor. Un camarero más experto, pronto Odor será considerado como tal, hubiese tomado el tiro sobre segunda, se olvida del doble play y se vira hacia la tercera a ver la ubicación del corredor.

      Eliminar
  3. En el 2015 fueron los errores de elvis y ahora odor que negativa coincidencia para eliminar a texas y los mismos azulejos

    ResponderEliminar