viernes, 1 de julio de 2016

Miguel Cabrera vs. Barry Bonds, parte dos

El Emergente
Ignacio Serrano

Bonds antes y después de 1999
Miguel Cabrera a los 33 años de edad es comparable con Barry Bonds a los 33 años de edad. Quedó probado en la columna de ayer. Tenía más jonrones, tubeyes, empujadas, average, casi el mismo OBP y slugging, menos anotadas, triples, robos y similar OPS.

Son peloteros de perfiles diferentes. El Bonds de 1998 era uno de los jugadores más completos de todos tiempos, con su amigo y contemporáneo Ken Griffey Jr., aunque el venezolano se defienda bien con sus cuatro títulos de bateo y la Triple Corona.

Eso vino a cuento por las palabras que el ex slugger dedicó al criollo esta semana, al ser interpelado por la prensa de Detroit, en la visita de los Marlins a los Tigres.

¿Mantendrá Cabrera la paridad? Posiblemente no. Los últimos años de Bonds fueron sus más productivos, pese a que la naturaleza manda otra cosa.

Jeff Pearlman, periodista e investigador estadounidense, publica en su libro Ámame, ódiame; la construcción de un antihéroe, que el extraordinario toletero zurdo decidió comenzar a doparse en el receso invernal de 1998, tras ver la carrera por el récord de jonrones entre Mark McGwire y Sammy Sosa.

En un capítulo narrado extraordinariamente, Pearlman describe la cena de Navidad que la familia Bonds compartió con la familia Griffey, donde el astro de los Gigantes confesó a su amigo que estaba harto de que jugadores con menos talento que ellos se llevaran las palmas y el reconocimiento, debido a los esteroides.

Griffey estuvo en contra. Pero su interlocutor llevó a la práctica su proyecto, ganó musculatura y por eso se rompió un ligamento en el codo, en el Spring Training de 1999. Ese año perdió casi 60 juegos, debido a la lesión.

Poco después entró en contacto con Balco y se hizo cliente del laboratorio. Ilegalmente (pues el consumo de agentes dopantes está penado por la ley estadounidense) tomó esteroides y hormona de crecimiento humano sistemáticamente. Así quedó probado ante el Gran Jurado. A diferencia de Jason Giambi, Marion Jones y otras súper estrellas, alegó ser inocente, con la excusa de haber tomado todas esas sustancias bajo engaño de su entrenador.

Todo eso está expuesto en los archivos del proceso legal y es contado de manera palmaria en el libro Juego de sombras, de Mark Fainaru-Wada y Lance Williams. Bonds nunca demandó ni desmintió a estos, como tampoco a Pearlman.

Es a partir de 1998 que comienza la mejor etapa de Bonds. Antes de los 34 años de nacido ya era un potencial miembro de Cooperstown, con .290/.411/.556 y 411 jonrones. A partir de los 34, ligó para .316/.505/.712, con 351 vuelacercas.

Todo pelotero debe declinar a partir de los 34 o 35. La hormona de crecimiento humano es segregada hasta los 18 o 20 años de edad. La producción de testosterona comienza a caer a los 30, por lo que también cae la posibilidad de crear músculo. Es lo natural. Nos pasa a todos.

Nadie ha dado más bambinazos que Bonds en la MLB a partir de los 34. Le saca casi un centenar de ventaja a Hank Aaron (274). Siguen luego Rafael Palmeiro (255), Babe Ruth (244) y Andrés Galarraga (230).

Esa producción irreal, contranatura, convirtió a Bonds en el rey del cuadrangular y le da números sin par, que Cabrera muy probablemente no va a alcanzar.

Bonds tiene razón, en ese sentido: nadie le llega ni cerca.

Para bien o para mal.

Publicado en El Nacional, el viernes 1° de julio de 2016.

3 comentarios:

  1. Repito el mismo comentario, Bonds ya tenia numeros que solamente requeria redondear para obtener su boleto en Primera Clase directo al Salon de la Fama, quizas llegar a 500 jonrones que lo hubiese alcanzado sin doparse y con otros buenos numeros que ya tenia eran meritos suficientes para estar junto a Ken Griffey Jr.en el mismo recinto.

    Una verdadera lastima para este deporte, que uno de los jugadores mas completos de la historia no pueda llegar a ese nicho.

    ResponderEliminar
  2. No tengo dudas que Bonds se dopó ...y con intención ... ese análisis de Ignacio es elocuente, nadie solo Bonds con los años en vez de mermar mejoró su desempeño

    ResponderEliminar
  3. No tengo dudas que Bonds se dopó ...y con intención ... ese análisis de Ignacio es elocuente, nadie solo Bonds con los años en vez de mermar mejoró su desempeño

    ResponderEliminar