miércoles, 6 de julio de 2016

Junior Guerra y Willson Contreras, dos novatos de postín

El Emergente
Ignacio Serrano

Se fue la primera mitad de temporada y 16 novatos venezolanos vieron acción. ¿A quién le ha ido mejor? ¿Cuáles son los reclutas sobresalientes? ¿Podrá alguno aspirar en noviembre a contarse entre los premiados de 2016?

Ramón Flores ha sido el más activo. Encabeza la lista con 74 juegos y es quien suma más apariciones en el home, 211, seguido por Rafael “Balita” Ortega, con 130.

Ninguno de los dos ha bateado lo suficiente como para garantizar una titularidad definitiva. Flores amaneció el martes con .235/.308/.290 y Ortega con .238/.273/.303.

Los reclutas nativos han jugado un papel discreto, en general. Ramón Cabrera se quedó como segundo receptor de los Rojos, pero tiene .596 de OPS. Ronald Torreyes ha sido el utility de los Yanquis, aunque con .222 de average. José Peraza ha en Cincinnati más de lo previsto, pero con una línea de .242/.277/.242.

Tres rostros que asoman sonrientes. Uno de ellos, Albert Suárez, acaba de ser enviado a Triple A, medida circunstancial, por la cercanía del Juego de Estrellas y ya que los Gigantes no necesitarán un quinto abridor hasta la tercera semana de julio.

Suárez ha sido una sorpresa feliz, con 3.72 de efectividad y marca de 3-1, yendo del bullpen a la rotación y lanzando con consistencia cada cinco días.

Junior Guerra le ha eclipsado, porque ha sido capaz de ir más lejos por encuentro y porque, a diferencia de su compatriota, ya no es una solución de continuidad, sino un legítimo integrante de su staff de iniciadores.

Lo de Guerra es notable. Su historia, divulgada hasta la saciedad, es inspiradora. Que hace dos años estuviera en Italia y hoy sea el verdugo de Max Scherzer resulta un sueño hecho realidad.

El derecho de los Cerveceros es el Novato del Año entre los criollos en esta primera mitad, si es que tal cosa existe. Muestra una marca de 6-1. Los lupulosos han ganado 10 de sus 12 incursiones. Tiene 2.93 de efectividad y una efectividad ajustada de 143, o lo que es igual, ha estado 43 por ciento mejor que el promedio de la liga.

Guerra ha ido in crescendo con cada comienzo. Ya tiene 76.2 innings. Quiere decir que en un par de juegos alcanzará el mínimo necesario para disputar el liderato de efectividad en la Liga Nacional.

Sus números, en cierto modo, son comparables a Kenta Maeda y superan a Steven Matz y Jon Gray, los abridores bandera entre los reclutas de 2016. Pero necesita mantener el paso para completar la difícil tarea de plantarle cara a Corey Seager y Aledmys Díaz, los bateadores más sobresalientes de la promoción actual. No es imposible. Ya veremos en septiembre.

Willson Contreras ha surgido como el madero más sonoro entre los novicios venezolanos. En menos de un mes, ha ganado protagonismo y titularidad, gracias a una línea de .309/.406/.636 y esos 5 jonrones que suma en apenas 55 turnos.

Seager y Díaz le llevan dos meses de ventaja. Para ser Novato del Año en noviembre, tendría que seguir dando cuadrangulares a ese ritmo, que es algo casi insostenible.

Sólo por jugar, sacamos cuentas: el campocorto de los Dodgers proyecta 34 vuelacercas, el cubano de los Cardenales daría 22 y Contreras cerraría con 35. Sorprendente, ¿verdad?

Proyecciones aparte, queda algo claro: Guerra y Contreras son las caras refrescantes del beisbol venezolano en 2016.

Publicado en El Nacional, el miércoles 6 de julio de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada