sábado, 30 de julio de 2016

El caso del Universitario sigue abierto, entre versiones no oficiales

El plazo fijado por la LVBP para la firma de un acuerdo de alquiler por el estadio Universitario vence este domingo, en medio de versiones no oficiales sobre la posibilidad de que el lunes se llegue al fin de la novela, iniciada semanas atrás, cuando la Fundación UCV pidió renegociar el contrato de cuatro años que se firmó antes de la temporada pasada.

Oscar Prieto Párraga, presidente de la liga, ha dicho que los ocho clubes se reunirán entre el martes y el miércoles para decidir las sedes alternas de los Leones de Caracas y los Tiburones de La Guaira, si no está resuelto el asunto.

Versiones publicadas por dos periodistas de distintos medios, Carlos Duarte y Pedro Hernández, señalan que la Fundación UCV espera poder poner en papel un pacto a más tardar el lunes.

El viernes hubo nuevas reuniones, de acuerdo con esos reportes.

Las fuentes de la Fundación UCV consultadas por ambos no revelan algo nuevo, en cuanto a que las autoridades universitarias ven como un avance que siete de los nueve puntos en discusión ya están resueltos.

El nudo está en que los dos aspectos que quedan por definir son cruciales para las divisas, como ya expusieron a mediados de semana los voceros del sector rentado, al revelar que esas dos eras las trabas que impiden la rúbrica: el VIP y los concesionarios de comida.

Las novenas han expresado que ninguno de esos aspectos estaba antes contemplado en el contrato de alquiler.

Duarte y Hernández publicaron versiones no confirmadas formalmente por FundaUCV, pero que, según fuentes de ese despacho, contradicen las cifras dadas por el sector profesional esta semana por el alquiler y mantenimiento del escenario.

La diatriba, pues, continúa. Se espera que la llegada del profesor Francisco Bechara, presidente de la Fundación, intensifique las conversaciones durante el fin de semana.

Bechara se encontraba en viaje fuera del país.

Ignacio Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada